La cone­xión inte­rior-exte­rior es el man­tra de este estu­dio de arqui­tec­tu­ra que es uno de los pre­fe­ri­dos de los resi­den­tes de Dal­vian. Hace 25 años, des­pués de reci­bir­se de la Facul­tad de Arqui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Men­do­za, San­tia­go Mas­lup abrió con su socio el estu­dio y des­de enton­ces ha cre­ci­do de mane­ra inin­te­rrum­pi­da. Con un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, ofre­ce a sus clien­tes una res­pues­ta inte­gral a sus nece­si­da­des, des­de la com­pra del lote has­ta la solu­ción esté­ti­ca de las ins­ta­la­cio­nes. “Hace­mos arqui­tec­tu­ra direc­cio­na­da para clien­tes que nece­si­tan su pro­pia vivien­da y arqui­tec­tu­ra comer­cial; los inver­so­res bus­can que los ase­so­ra­mos siguien­do el esti­lo del estu­dio”, acla­ró San­tia­go.

El entorno y el con­tex­to de tra­ba­jo nos favo­re­ce, cono­ce­mos per­fec­ta­men­te el sis­te­ma y el regla­men­to”.

Arqui­tec­to San­tia­go Mas­lup

Mas­lup & Arqui­tec­tos tie­ne, ade­más, dife­ren­tes for­ma­tos de cons­truc­ción: direc­ción téc­ni­ca sobre la obra o admi­nis­tra­ción y geren­cia de la mis­ma. El estu­dio está con­for­ma­do por dis­tin­tos pro­fe­sio­na­les con tareas espe­cí­fi­cas y ya ha afian­za­do una rela­ción con Dal­vian y su admi­nis­tra­ción, tan­to así que un 80% de sus obras se desa­rro­llan allí. “El entorno y el con­tex­to de tra­ba­jo nos favo­re­ce, cono­ce­mos per­fec­ta­men­te el sis­te­ma y el regla­men­to”, con­fe­só el arqui­tec­to.

Ade­más del flui­do víncu­lo que el estu­dio tie­ne con el con­jun­to resi­den­cial, su esti­lo úni­co atrae a muchas per­so­nas que tie­nen un alto nivel de exi­gen­cia. Los con­cep­tos que mane­jan los pro­fe­sio­na­les se basan en una ten­den­cia mini­ma­lis­ta, con líneas muy rec­tas, pero inten­tan­do incor­po­rar la impron­ta del estu­dio con algu­nos ele­men­tos cáli­dos, como la pie­dra o la made­ra. Tal como mani­fes­tó San­tia­go, “lo que gus­ta mucho a la clien­te­la no es una ten­den­cia lineal mini­ma­lis­ta pura, fría, sino una que otor­gue cali­dez al hogar a tra­vés de mate­ria­les que, al mis­mo tiem­po, ten­gan una vejez dig­na”.

En cuan­to a los ven­ta­na­les y la luz, su uti­li­za­ción se lle­va al extre­mo. “Crea­mos gran­des ven­ta­na­les que gene­ran mucha flui­dez y mucha cone­xión con el exte­rior; las gran­des puer­tas de acce­so y los gran­des ven­ta­na­les son nues­tra mayor impron­ta”. De esta mane­ra, si la casa no posee gran­des dimen­sio­nes, este sis­te­ma da la sen­sa­ción de mayor ampli­tud.

Lo que gus­ta mucho a la clien­te­la no es una ten­den­cia lineal mini­ma­lis­ta pura, fría, sino una que otor­gue cali­dez al hogar a tra­vés de mate­ria­les que, al mis­mo tiem­po, ten­gan una vejez dig­na”

Flui­da y exa­ge­ra­da”, sin­te­ti­za y remar­ca el arqui­tec­to. Así es el víncu­lo con los patios y el afue­ra en gene­ral y, jus­ta­men­te, es la ten­den­cia que encan­ta a quie­nes eli­gen Mas­lup & Arqui­tec­tos. Una de las mar­cas regis­tra­das del estu­dio son los muros cie­gos. Se tra­ta de un ven­ta­nal —gene­ral­men­te ubi­ca­do en la habi­ta­ción don­de la fami­lia vive per­ma­nen­te­men­te— que pue­de escon­der­se com­ple­ta­men­te, gene­ran­do una inter­ac­ción con el exte­rior que es con­fu­sa ya que no hay una divi­sión. “Se pier­de la noción de cuál es el inte­rior y cuál es el exte­rior, eso lo logra­mos escon­dien­do las puer­tas ven­ta­na y evi­tan­do cual­quier ele­men­to de cor­te, llá­me­se esca­lón, viga, cor­te de cie­lo­rra­so o cor­te de viga, hay una con­ti­nui­dad tan­to de cie­lo­rra­sos, muros y pisos con mate­ria­les y con nive­les”, deta­lló a con­ti­nua­ción. 

Esta estruc­tu­ra es casi una con­di­ción para los clien­tes y se vie­ne rea­li­zan­do des­de 3 o 4 años o más. Lla­ma mucho la aten­ción ya que el ver­de se intro­du­ce de mane­ra con­tun­den­te en la coci­na o el living, revi­ta­li­zan­do los espa­cios y otor­gán­do­les una fres­cu­ra que tan solo pode­mos hallar en la natu­ra­le­za viva. Prue­ba de ello es la Casa 974, un este­reo­ti­po de esta ten­den­cia que lle­gó a las revis­tas más impor­tan­tes de arqui­tec­tu­ra.

Se lle­gó a esta solu­ción a tra­vés de una bús­que­da per­ma­nen­te y a la nece­si­dad de inno­var apli­can­do nue­vas tec­no­lo­gías que satis­fa­gan a los clien­tes. Quie­nes deseen que sus hoga­res sean cómo­dos, moder­nos, cáli­dos y fun­cio­na­les, no tie­ne más que mirar las obras de Mas­lup & Arqui­tec­tos, cuya filo­so­fía es la comu­ni­ca­ción cons­tan­te con los futu­ros habi­tan­tes de las vivien­das. “Nues­tro clien­te es la guía y quien incor­po­ra la impron­ta, jun­to con la nues­tra, de su casa”. “El pro­yec­to”, pro­si­guió San­tia­go, “debe ser fun­cio­nal­men­te ade­cua­do y eso se ana­li­za des­de un pun­to de vis­ta per­so­nal; cree­mos que el diá­lo­go es esen­cial para que el obje­ti­vo lle­gue a su fin de mane­ra correc­ta. Tene­mos la polí­ti­ca de inter­ac­tuar per­ma­nen­te­men­te con el clien­te”.

El pro­yec­to debe ser fun­cio­nal­men­te ade­cua­do y eso se ana­li­za des­de un pun­to de vis­ta per­so­nal; cree­mos que el diá­lo­go es esen­cial para que el obje­ti­vo lle­gue a su fin de mane­ra correc­ta.

Mane­ja­mos”, con­clu­yó, “un con­cep­to de inver­sión racio­nal con un pro­yec­to dife­ren­cial y cons­trui­ble que no sea una uto­pía. Damos, ade­más y para com­ple­men­tar el tra­ba­jo de arqui­tec­tu­ra, linea­mien­tos gene­ra­les de dise­ño inte­rior y de pai­sa­jis­mo para vivien­das uni­fa­mi­lia­res o mul­ti­fa­mi­lia­res, en eso nos hemos for­ta­le­ci­do y es lo que cono­ce­mos en deta­lle: cons­truir casa don­de los habi­tan­tes se sien­tan ple­na­men­te a gus­to”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here