La cons­truc­ción pro­du­ce un gran impac­to en el medio ambien­te a lo lar­go de su ciclo de vida.  El ago­ta­mien­to de la ener­gía, la pro­duc­ción de resi­duos, el con­su­mo de mate­rias pri­mas no reno­va­bles, son algu­nas de las tan­tas cau­sas que con­tri­bu­yen a muchos de los pro­ble­mas ambien­ta­les glo­ba­les. Si a esto con­tem­pla­mos la nece­si­dad de vivien­da en la actua­li­dad y su pro­yec­ción futu­ra, el pro­ble­ma alcan­za enor­mes mag­ni­tu­des.

En con­se­cuen­cia, es fun­da­men­tal replan­tear enton­ces el modo de cons­truc­ción actual y su man­te­ni­mien­to para poder satis­fa­cer la cons­tan­te y cre­cien­te deman­da habi­ta­cio­nal sin gene­rar mayo­res con­se­cuen­cias para el medio ambien­te.

Romi­na y Vane­sa Gan­dol­fo, Socias y Arqui­tec­tas de Gan­dol­fo Arqui­tec­tu­ra, men­cio­nan que no solo se debe bus­car lo nue­vo, la últi­ma tec­no­ló­gi­ca y lo más eco­nó­mi­co, sino que se debe intro­du­cir el con­cep­to de equi­li­brio entre vivien­da, ambien­te y sus habi­tan­tes.

Espe­cia­lis­tas sos­tie­nen que en este repen­sar de la arqui­tec­tu­ra se debe incor­po­rar el con­cep­to de sacri­fi­cio, es decir “para poder estar bien maña­na se nece­si­ta renun­ciar a algu­nas cosas hoy, para poder ser cui­da­do­sos maña­na se nece­si­ta inver­tir más, tam­bién eco­nó­mi­ca­men­te hoy”. Ade­más, sos­tie­nen que, para poder actuar res­pe­tuo­sa­men­te con el ambien­te, la eva­lua­ción del pro­yec­to no debe limi­tar­se a la arqui­tec­tu­ra, sino que debe incluir­se una eva­lua­ción eco­ló­gi­ca y bio­ló­gi­ca.

El gran desafío de los que actual­men­te se desem­pe­ñan y de las gene­ra­cio­nes futu­ras de pro­fe­sio­na­les está en saber pri­vi­le­giar aque­llas reso­lu­cio­nes que uti­li­zan cri­te­rios ambien­ta­les, con­si­de­rar la inci­den­cia de cada deci­sión y de la uti­li­za­ción de cada mate­rial en tér­mi­nos de con­su­mo de recur­sos, su impac­to en el entorno, la gene­ra­ción de resi­duos. Siem­pre des­de el momen­to de la extrac­ción de las mate­rias pri­mas, su uso, y final­men­te su des­truc­ción.

La incor­po­ra­ción de dife­ren­tes tec­no­lo­gías como sis­te­mas de calen­ta­mien­to de agua solar, pane­les foto­vol­tai­cos para la gene­ra­ción de ener­gía, sis­te­mas de cale­fac­ción geo­ter­mal, sis­te­mas de tra­ta­mien­to de aguas gri­ses entre otros, son algu­nas de las ten­den­cias que hoy ya se tra­ba­jan, las cua­les se com­ple­men­tan con for­mas  sim­ples y nobles tras­mi­tien­do una arqui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea con el uso de mate­ria­les natu­ra­les como meta­les, pie­dras, made­ras, que apor­tan en com­bi­na­ción con líneas moder­nas cali­dez y robus­tez.

Men­do­za cuen­ta con gran­des empren­di­mien­tos y Dal­vian es uno de los más impor­tan­tes, por su empla­za­mien­to cuen­ta con un gran poten­cial.  Su entorno de mon­ta­ña suma­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas loca­les gene­ra situa­cio­nes de lo más varia­das y múl­ti­ples solu­cio­nes arqui­tec­tó­ni­cas.

Nues­tras obras más emble­má­ti­cas son aque­llas don­de los terre­nos, por su topo­gra­fía han per­mi­ti­do plan­tear esque­mas fun­cio­na­les y for­ma­les más libres, don­de hemos teni­do la posi­bi­li­dad de poten­ciar al máxi­mo la uti­li­za­ción de recur­sos natu­ra­les apro­ve­chan­do las mejo­res orien­ta­cio­nes, la luz natu­ral, la radia­ción solar, la ven­ti­la­ción cru­za­da y don­de tam­bién hemos podi­do tra­ba­jar con mate­ria­les natu­ra­les, nobles e incor­po­rar nue­vas tec­no­lo­gías en rela­ción al cui­da­do del medio ambien­te y los recur­sos”

Cada pro­yec­to es un gran desafío don­de la rela­ción con los clien­tes, debe per­mi­tir enten­der gus­tos, nece­si­da­des y expec­ta­ti­vas para lograr un pro­yec­to en el que se refle­jen la per­so­na­li­dad del pro­pie­ta­rio y la impron­ta del estu­dio.

Una cien­cia que no tie­ne géne­ro

Con­si­de­ra­da tra­di­cio­nal­men­te como una pro­fe­sión típi­ca del géne­ro mas­cu­lino, tal vez por su víncu­lo con la cons­truc­ción y el tra­ba­jo pesa­do. . “La arqui­tec­tu­ra es cien­cia y es arte y como tal no tie­ne sexo y en con­se­cuen­cia se mate­ria­li­za en tan diver­sas for­mas, pro­pias de la crea­ti­vi­dad, la liber­tad y la sen­si­bi­li­dad con la que sea pen­sa­da y eje­cu­ta­da”; afir­ma Romi­na.

Si bien el rubro de la cons­truc­ción tie­ne un his­tó­ri­co desem­pe­ño mas­cu­lino, las muje­res avan­zan día a día en su labor, res­pal­da­das por la capa­ci­dad de lucha, la per­se­ve­ran­cia y mul­ti­fun­cio­na­li­dad.

Hoy en día, tan­to hom­bres como muje­res deben plan­tear­se metas y obje­ti­vos, y pro­yec­tar su pro­fe­sión de acuer­do a las prio­ri­da­des per­so­na­les. “Como arqui­tec­tas, hemos tra­ta­do de bus­car un equi­li­brio entre todos los roles que día a día desem­pe­ña­mos: pro­fe­sio­na­les, madres, espo­sas, etc. Esto nos ha per­mi­ti­do, ade­más de desa­rro­llar­nos en el ámbi­to labo­ral, expe­ri­men­tar un cre­ci­mien­to per­so­nal”; nos cuen­ta Vane­sa.

GANDOLFO Arqui­tec­tu­ra

Somos dos her­ma­nas que nos unió, ade­más del lazo san­guí­neo, una gran pasión por el dise­ño y la esté­ti­ca. Lue­go de reci­bi­das pudi­mos con­cre­tar nues­tro estu­dio par­ti­cu­lar incor­po­ran­do un equi­po de téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les con los que en for­ma con­jun­ta tra­ba­ja­mos para lograr los mejo­res resul­ta­dos. En Dal­vian comen­za­mos a tra­ba­jar en el año 2004 y lo hemos segui­do hacien­do en for­ma inin­te­rrum­pi­da has­ta la fecha con más de 30 obras rea­li­za­das.

www.gandolfoarquitectura.com

estudio@gandolfoarquitectura.com

Tel:+542614548827

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here