Se tra­ta de pro­du­cir ali­men­tos sin resi­duos de agro­quí­mi­cos, fres­cos y nutri­ti­vos, uti­li­zan­do la menor can­ti­dad posi­ble de recur­sos exter­nos y res­pe­tan­do los ciclos natu­ra­les. Esto gene­ra, con el tiem­po, un equi­li­brio eco­ló­gi­co que resul­ta sus­ten­ta­ble en el tiem­po a nivel pro­duc­ti­vo y eco­nó­mi­co. El foco prin­ci­pal está pues­to en la ten­den­cia al con­trol de pla­gas y enfer­me­da­des con el uso exclu­si­vo de pro­duc­tos ino­cuos, tan­to para la fau­na bené­fi­ca como para el ser humano, y no con­ta­mi­nan­tes, en muchos casos de pre­pa­ra­ción case­ra con muy bajo cos­to. Otro pilar es la pro­duc­ción pro­pia de semi­llas, que per­mi­te tener una tra­za­bi­li­dad per­fec­ta del pro­duc­to, algo muy valo­ra­do actual­men­te en el ámbi­to de la ali­men­ta­ción cons­cien­te.

Ade­más, es un ejer­ci­cio posi­ti­vo para edu­car a los niños a recu­pe­rar o afian­zar la rela­ción con lo que come­mos y su impor­tan­cia. Aun­que no solo está apun­ta­do a niños, sino que es una acti­vi­dad apta para todo públi­co que brin­da la posi­bi­li­dad de cono­cer en pri­me­ra per­so­na cómo se crean nues­tros ali­men­tos, que son la fuen­te y base de nues­tra ener­gía, para valo­rar la natu­ra­le­za y a todas las per­so­nas que saben tra­ba­jar con ella.

Es, ade­más, un ejer­ci­cio ideal para enten­der que no es impo­si­ble mane­jar la agri­cul­tu­ra de una mane­ra más inte­li­gen­te y salu­da­ble para todos. Solo se nece­si­ta volun­tad e inge­nie­ría para sen­tir la satis­fac­ción de ser par­te del cam­bio inmi­nen­te en la con­cep­ción de la vida, don­de cada día es más cla­ro que res­pe­tar a la natu­ra­le­za es res­pe­tar­nos y es redi­tua­ble a todo nivel.

Por otro lado, es una bue­na razón para dis­fru­tar al aire libre, hacien­do ejer­ci­cio, para lue­go poder degus­tar ali­men­tos con un sabor incom­pa­ra­ble y lograr lle­var a cabo una die­ta equi­li­bra­da y salu­da­ble.

Mejo­ra las medi­cio­nes de nues­tra hue­lla de car­bono eco­ló­gi­ca, índi­ce medioam­bien­tal que mide el impac­to de nues­tras accio­nes en la capa­ci­dad del pla­ne­ta para reno­var sus recur­sos al ser­vi­cio de la huma­ni­dad. Per­mi­te la reuti­li­za­ción y reci­cla­do de diver­sos pro­duc­tos que has­ta hace poco se con­si­de­ra­ban basu­ra y gene­ra­ban un pro­ble­ma para las socie­da­des.

En esta épo­ca, tenien­do en cuen­ta las tem­pe­ra­tu­ras que esta­mos tran­si­tan­do, es reco­men­da­ble cul­ti­var: kale, ajo, zanaho­ria chan­te­nay, bró­co­li, habas, pue­rro, arve­jas, cebo­lla blan­ca, lechu­ga 4 esta­cio­nes, coli­flor, esca­ro­la, repo­llo, espi­na­ca, remo­la­cha, acel­ga, echa­lo­te, cebo­lla de ver­deo, cebo­lla rojo y/o raba­ni­to.

Agra­de­ce­mos muchí­si­mo la pre­sen­cia pacien­te y cons­tan­te de todos los pro­pie­ta­rios que par­ti­ci­pan en com­pa­ñía de sus fami­lias en este her­mo­so pro­yec­to.

¡Los invi­ta­mos a seguir cam­bian­do nues­tro futu­ro!

CONSULTÁ HOY
oficinadossa@dalviansa.com.ar
Tel.: (+54 261) 444 0847
0800 333 7788

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here