A raíz del incre­men­to de los casos de den­gue en el país, Dal­vian ini­ció el mes pasa­do una cam­pa­ña de fumi­ga­ción para pre­ve­nir con­ta­gios den­tro del com­ple­jo resi­den­cial. Las tareas de erra­di­ca­ción del mos­qui­to aedes aegy­pti, trans­mi­sor del virus, se lle­va­ron a cabo en los espa­cios ver­des pri­va­dos de uso común, a saber: Club Hou­se, can­cha de Golf, can­te­ros ubi­ca­dos en todo el fren­te del con­jun­to resi­den­cial y los bule­va­res.

RECOMENDACIONES PARA LOS RESIDENTES

Cui­dar­nos es tarea de todos. Por tal moti­vo, Dal­vian sugie­re tomar en cuen­ta las siguien­tes pre­cau­cio­nes para evi­tar con­ta­gios de den­gue:

Dar vuel­ta y cam­biar todo lo que acu­mu­le agua: los reci­pien­tes con agua son uti­li­za­dos por el mos­qui­to para criar sus hue­vos. Por tal moti­vo, es impor­tan­te vaciar­los, lavar­los bien y secar­los. Recor­dá dejar­los siem­pre dados vuel­ta o bajo techo.

Reno­var el agua de flo­re­ros y bebe­de­ros: esta suge­ren­cia res­pon­de a las mis­mas cau­sas de la reco­men­da­ción ante­rior, es decir, que el insec­to pue­de poner sus hue­vos en cual­quier obje­to que con­ten­ga agua. Por eso, si tenés flo­re­ros o bebe­de­ros para tus mas­co­tas, es impor­tan­te que día por medio los vacíes y los laves.

Lavar las cáma­ras de los desagües: son uno de los luga­res pre­fe­ri­dos del mos­qui­to. Por eso, es impor­tan­te que la cepi­lles y lim­pies fre­cuen­te­men­te.

Tapar los tan­ques de agua: si tenés en casa un tan­que o cis­ter­na que acu­mu­le agua en el exte­rior, tapa­lo com­ple­ta­men­te. En caso de no poder hacer­lo, cubri­los con un mos­qui­te­ro.

Tirar todo lo que no se usa: en los espa­cios al aire libre, sue­le haber cosas inne­ce­sa­rias y que pue­den resul­tar idea­les para que el mos­qui­to pon­ga sus hue­vos. A fin de evi­tar­lo, jun­tá todo lo que no uses, colo­ca­lo en una bol­sa y saca­lo para que lo reti­re el reco­lec­tor.

Cor­tar el pas­to: todos los luga­res que con­ser­ven agua pue­den ser­vir de cria­de­ro para el mos­qui­to del den­gue. Por eso, man­tén cor­to el pas­to de tu jar­dín, deja la super­fi­cie lim­pia y con­tro­la que tus  plan­tas no ten­gan agua acu­mu­la­da en las hojas.

Dal­vian les soli­ci­ta a sus veci­nos que per­mi­tan el acce­so de los ope­ra­rios encar­ga­dos de la fumi­ga­ción a sus jar­di­nes exte­rio­res y fon­dos. De este modo, logra­re­mos entre todos com­ple­tar la medi­da pre­ven­ti­va y man­te­ner el com­ple­jo resi­den­cial libre de den­gue.

Muchas gra­cias por cola­bo­rar con la salud de todos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here