Seguí estos consejos y ayudá a tu mascota a alcanzar un peso más saludable

No sole­mos pen­sar que nues­tras mas­co­tas nece­si­tan estar en for­ma, pero si bien 1 kilo de más pue­de sig­ni­fi­car con­se­cuen­cias míni­mas para una per­so­na, pue­den ser gra­ves para tu mas­co­ta. (1 kg de más en un Fox Terrier de 7 kg equi­va­len a 13 kg de más en un adul­to de 68 kg.)

En los perros y los gatos se reco­no­ce que el sobre­pe­so está aso­cia­do a varias enfer­me­da­des y hay evi­den­cias de que su esta­do mejo­ra con la pér­di­da de peso.

Los kilos extras fuer­zan el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar y res­pi­ra­to­rio, exa­cer­ban­do pro­ble­mas exis­ten­tes y crean­do nue­vos:

– Pro­ble­mas orto­pé­di­cos y trau­ma­to­ló­gi­cos: artro­sis, dis­pla­sia de cade­ra, osteoar­tri­tis.

– Menos tole­ran­cia al calor.

– Des­cen­so de vita­li­dad y difi­cul­tad de movi­mien­to.

– Aumen­ta la pre­dis­po­si­ción a con­traer enfer­me­da­des como la dia­be­tes.

– Aumen­to de la ten­sión arte­rial y mayor ries­go de enfer­me­da­des car­día­cas.

– Menos resis­ten­cia inmu­no­ló­gi­ca.

– Incre­men­to de ries­gos en ciru­gías.

– Ele­va la pre­sen­ta­ción de pato­lo­gías de la boca.

Cla­ves para la pre­ven­ción del sobre­pe­so

– Con­trol del esti­lo de vida.

– Evi­tar la sobre­ali­men­ta­ción, no exce­der­se al uti­li­zar comi­da como pre­mios.

– Aumen­tar la acti­vi­dad físi­ca de su mas­co­ta a tra­vés del paseo y el jue­go.

– Ele­gir el ali­men­to ade­cua­do para cada indi­vi­duo, de acuer­do a su raza, edad, acti­vi­dad físi­ca y con­di­ción cor­po­ral.

– Man­te­ner en el tiem­po estos bue­nos hábi­tos.

Con estas sim­ples reglas obten­dre­mos las siguien­tes ven­ta­jas:

– Man­te­ni­mien­to de la masa mus­cu­lar.

– Mejo­ra de la movi­li­dad.

– Bene­fi­cios para el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

– Refuer­za el víncu­lo mas­co­ta –pro­pie­ta­rio median­te el jue­go.

– Esti­mu­la­ción men­tal que lle­va a la mejo­ra del bien­es­tar y cali­dad de vida.

La salud de nues­tras mas­co­tas tam­bién se mide a tra­vés de lo que pue­den hacer: su capa­ci­dad de movi­mien­to, su ener­gía y la for­ma en que nos acom­pa­ñan en nues­tras vidas.

En con­clu­sión: más vale pre­ve­nir que curar. La salud y bien­es­tar de las mas­co­tas se pue­de mejo­rar de mane­ra nota­ble al pre­ve­nir el sobre­pe­so, antes que tra­tar­lo una vez ins­tau­ra­do.