Gobier­nos de los más diver­sos colo­res polí­ti­cos tran­si­ta­ron el camino del con­sen­so y no logra­ron con­cre­tar­lo. Los cam­bios de visio­nes en el Vie­jo Con­ti­nen­te y en el Nue­vo no fue­ron sufi­cien­tes para comul­gar con una mis­ma idea. Dos déca­das de nego­cia­cio­nes debie­ron trans­cu­rrir has­ta que el Mer­co­sur y la Unión Euro­pea (UE) pudie­ran mate­ria­li­zar un acuer­do de libre comer­cio. El 28 de junio de 2019, el tra­ta­do vio la luz.

El ana­lis­ta inter­na­cio­nal Augus­to Gri­lli Fox fue con­sul­ta­do por ÚNICO para com­pren­der este hecho his­tó­ri­co. “Este acuer­do fue pro­duc­to de nego­cia­cio­nes de más de vein­te años, que fue­ron dán­do­se con dis­tin­tas apro­xi­ma­cio­nes”, expli­có. “La reali­dad es que se esti­ma que su eje­cu­ción abso­lu­ta se pro­du­ci­rá en ocho a diez años, por la can­ti­dad de nor­mas que pre­sen­ta este con­ve­nio y que deben apli­car­se para lograr una igual­dad de con­di­cio­nes”, aña­dió.

El perio­dis­ta des­ta­có que debe con­si­de­rar­se que los pla­zos de eje­cu­ción son exten­sos, pues­to que el Par­la­men­to Euro­peo debe apro­bar el tra­ta­do para que pue­da seguir su cur­so has­ta una pues­ta en vigen­cia ple­na. “En el caso del Mer­co­sur, el con­ve­nio debe ser apro­ba­do por el Par­la­men­to de cada país, ya que el Par­la­men­to del Mer­co­sur no defi­ne esa lógi­ca, por­que, de hecho, no está con­tem­pla­do como tal”, expli­có Gri­lli Fox. Todo lo ante­rior, advir­tió, solo podrá lle­var­se a cabo lue­go de un sen­ci­llo pero cru­cial paso: la tra­duc­ción del tra­ta­do a todos los idio­mas que se hablan en ambos blo­ques.

Bra­sil, foco de crí­ti­cas

En el últi­mo tra­mo del diá­lo­go intra­blo­ques, Argen­ti­na adqui­rió un papel de rele­van­cia, ya que estu­vo a car­go de la pre­si­den­cia pro tem­po­re del orga­nis­mo sud­ame­ri­cano duran­te el pri­mer semes­tre de este año. En julio el man­do pasó a Bra­sil, que se encuen­tra en la mira de algu­nos de sus pares del hemis­fe­rio nor­te por sus laxas polí­ti­cas medioam­bien­ta­les. De acuer­do con el inves­ti­ga­dor, estas últi­mas repre­sen­ta­ban “uno de los prin­ci­pa­les mie­dos de Euro­pa a la hora de gene­rar este con­ve­nio comer­cial con el Mer­co­sur”.

Las polí­ti­cas medioam­bien­ta­les de Bra­sil repre­sen­tan uno de los prin­ci­pa­les mie­dos de Euro­pa a la hora de gene­rar este con­ve­nio”.

Las prác­ti­cas ambien­ta­lis­tas bra­si­le­ñas fue­ron pues­tas aun más en tela de jui­cio con el cruen­to sinies­tro que aba­tió al Ama­zo­nas. “Fran­cia es el país que más cri­ti­có las demo­ras que tuvo el Gobierno de Bra­sil en actuar y, sobre todo, la fal­ta de cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos que había plan­tea­do Jair Bol­so­na­ro en el G20”, indi­có el ana­lis­ta. En la cum­bre de man­da­ta­rios que se cele­bró este año en Osa­ka, Japón, el pre­si­den­te del vecino país “se había com­pro­me­ti­do a ali­near­se a las lógi­cas ambien­ta­lis­tas inter­na­cio­na­les y, evi­den­te­men­te, el Gobierno está muy lejos de esta posi­ción”, seña­ló el perio­dis­ta.

Con res­pec­to a lo ante­rior, Gri­lli Fox des­ta­có el papel cla­ve que tuvo el pre­si­den­te de Chi­le, Seba­tián Piñei­ra, en el G7, even­to al cual fue invi­ta­do para par­ti­ci­par como expo­si­tor. El jefe de Esta­do habría sido esen­cial para impe­dir que se frus­tren los avan­ces del tra­ta­do, ya que, “apa­ren­te­men­te, le han dele­ga­do los víncu­los con Bra­sil para poder inter­ve­nir en las dife­ren­cias per­so­na­les que hubo entre Bol­so­na­ro y Macron”. Este últi­mo anti­ci­pó a fines de agos­to que no apo­ya­rá el acuer­do por con­si­de­rar que el lati­noa­me­ri­cano había men­ti­do en la cum­bre japo­ne­sa res­pec­to de su deber para con la bio­di­ver­si­dad.

El ana­lis­ta recor­dó que los dos fun­cio­na­rios men­cio­na­dos ante­rior­men­te han man­te­ni­do duros cru­ces en torno a los 20 millo­nes de dóla­res (18 millo­nes de euros) que había ofre­ci­do el G7 en ayu­da para com­ba­tir las lla­mas que han afec­ta­do al pul­món del pla­ne­ta. Fren­te a esta pro­po­si­ción, el man­da­ta­rio de Bra­sil “dijo que iba a reci­bir el dine­ro siem­pre y cuan­do Macron pidie­se dis­cul­pas por sus dichos”. Vale recor­dar que su par fran­cés había con­si­de­ra­do que los incen­dios cons­ti­tuían una cri­sis inter­na­cio­nal, pers­pec­ti­va que cau­só gran recha­zo en Bra­si­lia. La con­tra­ofen­si­va del sud­ame­ri­cano fue mofar­se de la pri­me­ra dama fran­ce­sa, lo cual recru­de­ció aun más el con­flic­to.

A los cues­tio­na­mien­tos de Fran­cia se suma­ron los de Irlan­da, que tam­bién mani­fes­tó que se opon­dría al tra­ta­do si Bra­sil no cum­plía con sus com­pro­mi­sos medioam­bien­ta­les. Si bien estos paí­ses fue­ron los prin­ci­pa­les detrac­to­res a la admi­nis­tra­ción de Bol­so­na­ro, no fue­ron los úni­cos que alza­ron su voz en Euro­pa. “En Espa­ña algu­nas cade­nas de super­mer­ca­dos han plan­tea­do tomar medi­das con­cre­tas en con­tra de pro­duc­tos bra­si­le­ños. Fin­lan­dia había pro­pues­to fre­nar las expor­ta­cio­nes de car­ne de Bra­sil a la Unión Euro­pea”, des­ta­có el inves­ti­ga­dor.

¿Com­pe­ten­cia des­leal?

Cuan­do se desa­rro­llan estos con­ve­nios —advir­tió Gri­lli Fox—, sur­gen crí­ti­cas par­ti­cu­la­res den­tro de los paí­ses pro­duc­to­res de deter­mi­na­dos pro­duc­tos. Tal es el caso de Fran­cia, Irlan­da y Espa­ña, que se des­ta­can por la pro­duc­ción de lác­teos, y que se verían riva­li­zan­do con Argen­ti­na y Bra­sil, de gran peso den­tro de esta indus­tria. Ante este esce­na­rio, los pro­duc­to­res euro­peos enten­dien­den que se gene­ra­ría una espe­cie de com­pe­ten­cia des­leal”. Esta últi­ma se jus­ti­fi­ca­ría, des­de la pers­pec­ti­va del Vie­jo Con­ti­nen­te, por la pre­sen­cia en Suda­mé­ri­ca de cos­tos más bajos y de un dólar más com­pe­ti­ti­vo.

Preo­cu­pa­cio­nes simi­la­res se ori­gi­na­ron en Men­do­za res­pec­to del vino. Tras el cie­rre del acuer­do, la pro­vin­cia se frag­men­tó en dos ban­dos. Un sec­tor con­si­de­ra que la ini­cia­ti­va poten­cia­rá la expor­ta­ción a la UE, mien­tras que otro teme que la com­pe­ten­cia con este con­ti­nen­te, el mayor pro­duc­tor de esta bebi­da a nivel mun­dial, le arre­ba­te a Argen­ti­na el mer­ca­do bra­si­le­ño y una bue­na por­ción del mer­ca­do interno.

Con res­pec­to a lo ante­rior, el ana­lis­ta remar­có que, “bien uti­li­za­do, este acuer­do pue­de abrir mer­ca­dos muy intere­san­tes”. En este sen­ti­do, recor­dó que “la mayo­ría de la pro­duc­ción viti­vi­ní­co­la de Men­do­za no está repre­sen­ta­da por los vinos de varie­tal, sino más bien por vinos de con­su­mo masi­vo”. Ello gene­ra la nece­si­dad de con­tem­plar, según expu­so, qué tipo de vinos se expor­ta­rán y qué están­da­res se apli­ca­rán. Tam­bién, de plan­tear­se cuál es el rol que se quie­re tener a nivel inter­na­cio­nal en este ámbi­to.

Para ejem­pli­fi­car su pun­to de vis­ta, citó el caso de Chi­le, que cuen­ta con “polí­ti­cas en mate­ria viti­vi­ní­co­la mucho más intere­san­tes que las nues­tras y con mucho más camino reco­rri­do”. Des­de su pers­pec­ti­va, esta ven­ta­ja no res­pon­de a una cues­tión de tiem­pos, sino de “una fal­ta de polí­ti­cas de Esta­do para poder gene­rar ven­ta­jas simi­la­res, lo cual se pue­de empe­zar a pro­yec­tar en el mar­co de este acuer­do”.

El desafío

Para la Argen­ti­na y el Mer­co­sur, en gene­ral, el tra­ta­do repre­sen­ta un mer­ca­do de más de 500 millo­nes de habi­tan­tes. Para la comu­ni­dad euro­pea, uno de más de 200 millo­nes de habi­tan­tes, pero con una capa­ci­dad de pro­duc­ción muy impor­tan­te en lo que hace a ali­men­tos y mate­ria pri­ma, lo cual repre­sen­ta opor­tu­ni­da­des varias”, deta­lló el ana­lis­ta. “¿Pue­de ser bueno? Sí. ¿Pue­de ser malo? Tam­bién. Están las herra­mien­tas dadas para que se pue­dan gene­rar y ges­tio­nar accio­nes muy con­cre­tas y muy posi­ti­vas en mate­ria eco­nó­mi­ca. De aquí en más, el desafío está plan­tea­do por ambos blo­ques y por los paí­ses que inter­vie­nen en ellos”, refle­xio­nó Gri­lli Fox.

Lic. Augus­to Gri­lli Fox
Perio­dis­ta, ana­lis­ta inter­na­cio­nal, docen­te e inves­ti­ga­dor.
Ins­ta­gram: @augustogrillifox
Fan page: Augus­to Gri­lli Fox
Twit­ter: @agrillifox

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here