Ha crecido hasta convertirse en una metrópolis cosmopolita, es el centro de la vida política, las actividades industriales y la tradición del país.

 SHEIkH ZAYED

Lla­ma­da común­men­te Gran Mez­qui­ta, es una de las mayo­res del mun­do y las más impre­sio­nan­te. Para poder acce­der es impres­cin­di­ble ves­tir pan­ta­lón lar­go y man­ga lar­ga.

EMIRATES PALACE Hotel

Aun­que teó­ri­ca­men­te hay que reser­var en alguno de sus res­tau­ran­tes para poder entrar, si lle­gás antes de las 12:00 o des­pués de las 16:00 no debés tener pro­ble­mas para hacer una visi­ta. Al reco­rrer el hotel te darás cuen­ta de por qué es el hotel más caro del mun­do.
shutterstock_186372251r
Este paseo ubi­ca­do fren­te al mar, ofre­ce una espec­ta­cu­lar vis­ta de la moder­na ciu­dad de Abu Dha­bi, es sin duda uno de los mue­lles de los más lujo­sos del mun­do. Per­fec­to para visi­tar­lo mien­tras cae la tar­de, es uno de los luga­res más entra­ña­bles de Dubai.

TODO TERRENO 

Subite a una 4×4 o a un came­llo y reco­rré el mar de fue­go que rodea a esta ciu­dad inigua­la­ble, sor­teá sus dunas y viví una expe­rien­cia espe­cial para aven­tu­re­ros.
shutterstock_264142163

DUBAI MALL 

Ingre­sá a unos de shop­pings más exclu­si­vos del mun­do, Par­te de su encan­to se cen­tra en la emble­má­ti­ca fuen­te y el acua­rio del lugar.

FERRARI WORLD 

Si sos un apa­sio­na­do por los moto­res no podés dejar de ir al úni­co par­que temá­ti­co de Ferra­ri del mun­do.
shutterstock_244099657r

GASTRONOMÍA Para degustar

Aun­que la gas­tro­no­mía de Dubái es bas­tan­te inter­na­cio­nal, tam­bién es cier­to que gran par­te de los res­tau­ran­tes sir­ven diver­sos pla­tos ára­bes ori­gi­na­rios de Orien­te Medio.
Las coci­nas liba­ne­sa, ira­ní y siria están pre­sen­tes en esta ciu­dad. Podés dis­fru­tar de una exqui­si­ta mix­tu­ra de sabo­res; si se tie­ne la opor­tu­ni­dad de ir a esta mag­ní­fi­ca ciu­dad no podés dejar de visi­tar Bud­ha bar, qui­zá pedir un deli­cio­so tab­bou­leh, mien­tras se dis­fru­ta un mez­zell (sur­ti­do de peque­ños pla­tos ser­vi­dos como entra­da) con chai z anja­beel (té de jen­gi­bre).