Un grupo de cientí cos argentinos analizó la evolución de una extensa grieta en la Antártida. Sería de unos 5.900 kilómetros cuadrados, unas 30 veces la super cie de la ciudad de Buenos Aires.

El Minis­te­rio de Defen­sa infor­mó sobre la mag­ni­tud de este hecho, la cual pre­ci­só de la obser­va­ción des­de un avión de la Fuer­za Aérea en el mar­co de la Cam­pa­ña Antár­ti­ca de Verano 2016/2017. Los cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Antár­ti­co Argen­tino (IAA) sobre­vo­la­ron la Barre­ra de Hie­lo Lar­sen C, con el fin de regis­trar y ana­li­zar la evo­lu­ción de una exten­sa grie­ta.
En un comu­ni­ca­do este orga­nis­mo infor­mó que median­te el recono- cimien­to aéreo se pudo detec­tar que res­tan unos 20 kiló­me­tros de grie­ta para que la masa de hie­lo se frac­tu­re total­men­te y se des­pren­da hacia el mar. Según esti­ma­cio­nes rea­li­za­das por el IAA, la super cie des­pren­di­da sería de unos 5.900 kiló­me­tros cua­dra­dos, unas 30 veces la super cie de la ciu­dad de Bue­nos Aires.
La frac­tu­ra y des­pren­di­mien­to de gran­des masas de hie­lo podrían alte­rar el balan­ce entre el agua con­te­ni­da en el hie­lo con­ti­nen­tal de la Antár­ti­da y el océano cir­cun­dan­te, cau­san­do preo­cu­pa­ción por la esta­bi­li­dad de las pla­ta­for­mas de hie­lo en la región de la Penín­su­la Antár­ti­ca. Asi­mis­mo, ana­li­zan sus cau­sas y evo­lu­ción ante la posi­bi­li­dad de que pue­da estar vin­cu­la­do al cam­bio cli­má­ti­co glo­bal, aun­que aún no hay con­clu­sio­nes.
La exten­sa grie­ta mide unos 112 kiló­me­tros de lar­go, algo más de 90 metros de ancho y 530 metros de pro­fun­di­dad y muchos exper­tos lo atri­bu­yen como una con­se­cuen­cia más del cam­bio cli­má­ti­co por el cual debe­mos tomar con­cien­cia como res­pon­sa­bles direc­tos.