Estos fueron los sucesos que llevaron al movimiento independentista de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Conocer estas causas nos sirve para comprender nuestros orígenes.

La ciu­dad de Bs. As. des­de las inva­sio­nes ingle­sas había teni­do una impor­tan­te agi­ta­ción polí­ti­ca con amplio impac­to popu­lar. La mis­ma había con­sis­ti­do en un sig­ni cati­vo reclu­ta­mien­to de hom­bres para orga­ni­zar mili­cias en for­ma per­ma­nen­te. Esto no es un tema menor, ya que la revo­lu­ción que ges­tó el movi­mien­to del 25 de mayo de 1.810 no hubie­se sido posi­ble si los revo­lu­cio­na­rios no hubie­sen dis­pues­to de una orga­ni­za­ción arma­da, para poder sus­ti­tuir al Virrey Cis­ne­ros, repre­sen­tan­te de la coro­na espa­ño­la.
En Euro­pa se habían pro­du­ci­do acon­te­ci­mien­tos impor­tan­tes para el futu­ro de Amé­ri­ca: la Revo­lu­ción Fran­ce­sa y sus prin­ci­pios libe­ra­les, el avan­ce del impe­rio napo­leó­ni­co con la inva­sión de Espa­ña, la pri­sión del rey Fer­nan­do VII, la apa­ri­ción del movi­mien­to jun­tis­ta, las logias masó­ni­cas y la inde­pen­den­cia de los E.E.U.U. Estos hechos die­ron a los crio­llos las bases para pre­ten­der gober­nar­se a sí mis­mos y tra­tar de impe­dir que Napo­león absor­bie­ra a las colo­nias como par­te de sus domi­nios.
Estos acon­te­ci­mien­tos hicie­ron ver a los crio­llos revo­lu­cio­na­rios que era nece­sa­ria la libe­ra­ción de la colo­nia median­te una jun­ta pro­pia de gobierno para evi­tar caer bajo el domi­nio fran­cés. La ver­da­de­ra his­to­ria de la revo­lu­ción empie­za ese día.
Lo cier­to es que la Revo­lu­ción de Mayo tuvo cau­sas que movie­ron a los pue­blos de Amé­ri­ca a abra­zar con fe y per­se­ve­ran­cia el ideal de su eman­ci­pa­ción, cuyo ini­cio para los río­pla­ten­ses fue el movi­mien­to del 25 de mayo de 1.810. No enten­der­lo así, sería negar la Gue­rra de la Inde­pen- den­cia, la Cam­pa­ña de Los Andes y las pri­me­ras bata­llas nacio­na­les jun­to con los hom­bres in uyen­tes que de ese enton­ces per­mi­tie­ron alcan­zar el logro del pri­mer gobierno patrio.