Al reci­bir la noti­cia de un emba­ra­zo, la pare­ja sue­le expe­ri­men­tar varia­dos sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. Son comu­nes la ale­gría, el entu­sias­mo, el temor. Ale­gría, por haber con­cre­ta­do par­te del anhe­lo de ser padres aún fal­tan­do toda­vía unos meses para que se com­ple­te. Entu­sias­mo, al ir hacien­do pre­pa­ra­ti­vos mate­ria­les, fami­lia­res, labo­ra­les, eco­nó­mi­cos, sabien­do que habrán de usar­se más recur­sos de todo tipo para dar sos­tén a la nue­va vida. Temor, al pre­gun­tar­se la pare­ja si será capaz de brin­dar todo lo nece­sa­rio para ese hijo, y si será sufi­cien­te. Enton­ces la ale­gría sue­le mode­rar­se y el entu­sias­mo enfriar­se ante la pre­gun­ta: “¿Sere­mos bue­nos padres?”. Por­que, por más que se diga que la pater­ni­dad es muy difí­cil de eva­luar, inter­na­men­te cada uno tie­ne pará­me­tros prees­ta­ble­ci­dos que mue­ven la agu­ja de “Malos” a “Bue­nos”.

Esos pará­me­tros tie­nen en par­te rela­ción con lo que ocu­rrió duran­te los años que se vivie­ron sin hijos, cuan­do las exi­gen­cias para con­si­de­rar a alguien “Buen Padre” eran altas, los jui­cios seve­ros y, como se verá tiem­po des­pués, has­ta injus­tos. La ima­gi­na­ción irra­cio­nal que hacía ver fácil la reso­lu­ción de muchos pro­ble­mas, la des­me­di­da con­fian­za en recur­sos que toda­vía no habían sido pues­tos a prue­ba, la sober­bia, etc., con­ven­cie­ron de que la pater­ni­dad sería una empre­sa rela­ti­va­men­te fácil. Cuan­to más se haya vivi­do en esa ubi­ca­ción, más dura pue­de ser lue­go la vida en la tie­rra de la pater­ni­dad. Esta nue­va geo­gra­fía en la que se entra con el naci­mien­to del pri­mer hijo, es más áspe­ra cuan­to menos capa­ci­da­des ver­da­de­ras haya­mos adqui­ri­do antes, cuan­to más temo­res incons­cien­tes haya­mos gene­ra­do, cuan­to más haya­mos creí­do en el “cuen­to de hadas”, cuan­to más haya­mos con­fia­do en que casi todo se solu­cio­na­ría con un gran cau­dal de amor o con sufi­cien­te dine­ro.

¿Sere­mos bue­nos padres? Es una pre­gun­ta que sue­le ato­si­gar, en vez de esti­mu­lar­nos a cam­biar. Qui­zá poda­mos pre­gun­tar­nos, en cam­bio: ¿Qué hacer para ser al menos mejo­res padres? ¿Pue­do ser buen padre con lo que soy, o debo cam­biar? Las refle­xio­nes que sur­jan en res­pues­ta a estos inte­rro­gan­tes, sin duda pue­den indi­car un camino intere­san­te para seguir avan­zan­do en pos de ser los mejo­res padres posi­bles para nues­tros hijos.

Dra. Pau­la Pra­di­nes

Médi­ca Pedia­tra, socia titu­lar de la Socie­dad Argen­ti­na de  Pedia­tría e inves­ti­ga­do­ra de la Cien­cia Logo­só­fi­ca.