El virus ransomware causa un secuestro exprés de datos y pide un rescate para liberar el sistema. Estos resultados del ataque propiciado el pasado 12 de Mayo.

El mun­do expe­ri­men­tó la ira de un cibe­ra­ta­que coor­di­na­do con un virus ran­so- mewa­re cono­ci­do como Wan­naCry, el cual fue crea­do secre­ta­men­te por la Agen­cia Nacio­nal de Segu­ri­dad de EEUU. El ata­que cau­só que el Ser­vi­cio Nacio­nal de Salud de Gran Bre­ta­ña can­ce­la­ra las ciru­gías y que una gran can­ti­dad de ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das de Rusia y Chi­na se para­li­za­ran la mayor par­te del día.
Este ata­que man­tu­vo en vilo a gran par­te de la pobla­ción mun­dial, gene­ran­do páni­co en aque­llas empre­sas inter­na­cio­na­les y mul­ti­na­cio­na­les como Dis­ney, Plays­ta­tion Sony y Ash­ley Madi­son. Wan­naCry pedía por dis­po­si­ti­vo US$300 en bit­coin y recau­dó has­ta su des­ac­ti­va­ción un apro­xi­ma­do de US$ 100 mil en 158 tran­sac­cio­nes, lo que resul­tó en una con­se­cuen­cia bas­tan­te menor de lo que se espe­ra­ba tenien­do en cuen­ta la mag­ni­tud ini­cial de dicho ata­que.
Si bien los efec­tos nega­ti­vos fue­ron redu­ci­dos nal­men­te, este suce­so se tra­tó de un gran gol­pe a la segu­ri­dad de la infor­ma­ción en gran par­te del pla­ne­ta. El mun­do era muy dife­ren­te hace tres años, el inter­net de la cosas era un con­cep­to nacien­te pero cre­cien­te. Hoy en día es una preo­cu­pa­ción mayor.
Si no des­cu­bri­mos méto­dos más e cien­tes para com­ba­tir ame­na­zas per­ni­cio­sas como Wan­naCry, y si per­mi­ti­mos la crea­ción y el aban­dono de soft­wa­res inse­gu­ros, pode­mos espe­rar enfren­tar una gran cas­ca­da de ame­na­zas que tie­nen el poten­cial de cau­sar un sig­ni cati­vo daño digi­tal y físi­co, por­que la pró­xi­ma vez no ten­dre­mos tan­ta suer­te.