Nadie duda que el 20 de julio es sinó­ni­mo de cele­bra­ción, fes­te­jo y emo­cio­nes. La mayo­ría sabe que ese día salu­da­rá, se reuni­rá y qui­zás le com­pra­rá rega­los a sus ami­gos, pero son pocos los que cono­cen el ori­gen y los hechos que moti­va­ron esta fecha.

El crea­dor fue Enri­que Ernes­to Feb­bra­ro, un den­tis­ta argen­tino que un 20 de julio de 1969, mien­tras obser­va­ba des­de su casa de Lomas de Zamo­ra la lle­ga­da del hom­bre a la Luna, se ins­pi­ró en Neil Arms­trong y com­pa­ñía para cele­brar la amis­tad. Este psi­có­lo­go, doc­tor en filo­so­fía, pro­fe­sor de his­to­ria, músi­co y locu­tor enten­dió que el acon­te­ci­mien­to her­ma­na­ba a todas las per­so­nas, más allá de color, reli­gión o ideo­lo­gías.

En un mun­do que por enton­ces no tenía desa­rro­lla­das las comu­ni­ca­cio­nes como en la actua­li­dad, Feb­bra­ro no con­ta­ba con dema­sia­das opcio­nes. En con­se­cuen­cia, deci­dió escri­bir una car­ta para jus­ti­fi­car su idea y envió 1000 que lle­ga­ron a 100 paí­ses.

Viví el alu­ni­za­je del módu­lo como un ges­to de amis­tad de la huma­ni­dad hacia el uni­ver­so y al mis­mo tiem­po me dije que un pue­blo de ami­gos sería una nación imba­ti­ble. ¡Ya está, el 20 de julio es el día ele­gi­do!”, argu­men­ta­ba en su escri­to.

Pro­ba­ble­men­te, de no per­te­ne­cer al Rotary Club, no le hubie­ra resul­ta­do sen­ci­llo lle­gar a tan­tos des­ti­na­ta­rios del res­to del mun­do. Lo cier­to es que le con­tes­ta­ron 700 per­so­nas, a quie­nes les pare­ció una exce­len­te idea. De ahí en ade­lan­te, en Argen­ti­na, comen­zó a cele­brar­se el Día del ami­go todos los 20 de julio. Un fes­te­jo que tam­bién se repi­te en Bra­sil, Uru­guay, Chi­le y Espa­ña.

Inten­ta tra­tar a tus ami­gos, como te gus­ta­ría que ellos te traen”

¡Feliz día ami­gos!

 


Julio Alber­to Cor­tés

GERENTE GENERAL DALVIAN

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here