Que­ri­do Vecino:

Recien­te­men­te inau­gu­ra­mos “La Huer­ta Orgá­ni­ca”, cons­trui­da para Usted y pen­sa­da como una her­mo­sa opor­tu­ni­dad fami­liar, social, natu­ral y eco­nó­mi­ca.

Poder sabo­rear nues­tras pro­pias ver­du­ras, ver­las cre­cer, hun­dir las manos en la tie­rra, con pasión y espe­ran­za, como lo hicie­ron todos los niños pre­sen­tes cuan­do nos aden­tra­mos al amplio espa­cio de los huer­tos lis­tos para ser sem­bra­dos, obser­van­do las mara­vi­llo­sas vis­tas de la ciu­dad de Men­do­za. Una tera­pia rela­jan­te y diver­ti­da para vivir en fami­lia, dis­fru­tar con los hijos y nie­tos, ami­gos y veci­nos del Barrio.

Plan­tar la pro­pia huer­ta es pen­sar y creer en el maña­na… entre­te­ner­se en con­tac­to con la natu­ra­le­za, esti­mu­lan­do la salud y bien­es­tar de sus seres que­ri­dos. No solo cul­ti­va lo que siem­bra, apre­cia el mila­gro de la vida implí­ci­to en la semi­lla, en el desa­rro­llo de la ges­ta­ción y en la degus­ta­ción de lo sem­bra­do…

Pue­de com­par­tir su huer­to con alguno o más veci­nos, ser ase­so­ra­do por una inge­nie­ra exper­ta en cono­ci­mien­to, en cali­dez y amor por su obra; encon­tra­rá la ama­bi­li­dad y dis­po­si­ción de quie­nes cui­dan y rie­gan la tie­rra para garan­ti­zar su cul­ti­vo.

Aníme­se… ade­más de plan­tas para comer ver­du­ra sana (sin fer­ti­li­zan­tes ni pes­ti­ci­das), son valo­res que tra­ba­ja­rá y com­par­ti­rá con dedi­ca­ción, esme­ro y ale­gría.


Julio Alber­to Cor­tes

Geren­te Gene­ral Dal­vian

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here