Gustavo Fernández uno de los creadores del proyecto Ayres, un reconocido inversor en el mercado inmobiliario, con obras realizadas en Dalvian , 5ta y 6ta Sección de la ciudad de Mendoza. Martín Giovanelli, arquitecto, autor de diversos emprendimientos en la provincia además de Ayres.

Como muchos inver­so­res de la últi­ma déca­da, apos­ta­ron a un pro­yec­to ambi­cio­so en un momen­to don­de la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca no era la más con­ve­nien­te y un hori­zon­te de inver­sión que no demos­tra­ba dema­sia­da segu­ri­dad en el mediano y lar­go pla­zo. Deci­di­mos rela­tar un poco de su expe­rien­cia en este ámbi­to.

¿ Por qué decidieron invertir en Ayres?

Pen­sa­mos en un pro­yec­to que fue­ra dis­tin­to, que no se encon­tra­ba en el mer­ca­do – ase­gu­ra Mar­tín Gio­va­ne­lli. Creí­mos que podía ser intere­san­te para un gru­po de per­te­nen­cia X, de gen­te que vive en el barrio y que tie­ne un hijo con ganas de inde­pen­di­zar­se, pero en un espa­cio segu­ro y cer­cano, que no sien­ta que se achi­ca su espa­cio con el que esta­ba acos­tum­bra­do – des­cri­be el arqui­tec­to. Unos de los temas que nos cau­ti­vó de Dal­vian es la exce­len­te aten­ción inte­gral de los ser­vi­cios que hacen a un nue­vo esti­lo de vida. La cer­ca­nía a la ciu­dad a 5 minu­tos del cen­tro de Men­do­za fue otro de los pun­tos que nos intere­só, si tra­ba­jás en el Gran Men­do­za, estás cer­ca y sin ries­gos de segu­ri­dad.

En base a su experiencia, ¿ cuáles son los beneficios de invertir acá?

Al con­tar con todos los ser­vi­cios que ofre­ce Dal­vian den­tro del con­jun­to resi­den­cial, redu­ci­mos la inver­sión en ame­ni­ties que gene­ral­men­te brin­dan los pro­yec­tos de esta cate­go­ría, como son el cen­tro médi­co, las acti­vi­da­des socia­les, gim­na­sio, res­tau­ran­te, caba­lle­ri­zas, can­cha de golf y otros ser­vi­cios, que per­mi­ten a nues­tros clien­tes dis­fru­tar de una cali­dad de vida de exce­len­cia. Hay un com­pra­dor que anda por los cerros en bici­cle­ta con sus hijos sin preo­cu­pa­ción gra­cias a la segu­ri­dad que brin­da nues­tro barrio. Tam­bién pode­mos men­cio­nar a otro com­pra­dor del empren­di­mien­to, que sien­do socio del Club Hípi­co, deci­dió seguir su acti­vi­dad depor­ti­va aquí y usar las caba­lle­ri­zas del Con­jun­to. Mar­tín ase­gu­ra, que “a la hora de rea­li­zar una inver­sión, la mar­ca Dal­vian tie­ne un peso muy impor­tan­te, es por ello que muchos de los com­pra­do­res fue­ron resi­den­tes del barrio, que a par­tir de su expe­rien­cia, depo­si­ta­ron su con­fian­za en un pro­yec­to como en Ayres. Barrios pri­va­dos hay muchos en Men­do­za, algu­nos pue­den copiar, pero la his­to­ria y la tra­yec­to­ria de Dal­vian, no se copian”.

¿ Piensan que habría sido viable realizar el proyecto en otro lugar?

En nin­gún otro lugar, con el valor agre­ga­do de la mar­ca y su esti­lo de vida. Cuan­do empe­za­mos la inves­ti­ga­ción de la inver­sión, no pen­sa­mos en otras opcio­nes, vini­mos direc­ta­men­te a Dal­vian.
 
Gus­ta­vo ¿ Influ­yó en la deci­sión el hecho de que seas resi­den­te?
Pue­de ser… es un lugar fan­tás­ti­co, estoy muy con­ten­to vivien­do acá, y ade­más ten­go el tra­ba­jo cer­ca – ríe Gus­ta­vo refi­rien­do a la cer­ca­nía de Ayres. He rea­li­za­do muchos pro­yec­tos en Dai­vian y siem­pre andu­vie­ron bien… La segu­ri­dad es lo más impor­tan­te no sólo para el resi­den­te, sino para el tra­ba­jo en gene­ral. Para el desa­rro­llo de la obra mis­ma, no nece­si­tás sereno, podés aco­piar mate­ria­les sin correr nin­gún ries­go, y estos pun­tos entre otros es lo que en cier­ta medi­da nos per­mi­te bajar cos­tos.

¿ Tienen pensado seguir invirtiendo en Dalvian?

Segu­ra­men­te estu­dia­re­mos nue­vas opor­tu­ni­da­des. La idea es seguir cre­cien­do con jun­tos.