Con tan solo 28 años, Jonat­han Arga­ña­raz fue el úni­co coci­ne­ro argen­tino que tuvo la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­par en el con­cur­so más impor­tan­te de la gas­tro­no­mía juve­nil. Se tra­ta del San Pelle­grino Young Chef, patro­ci­na­do por la famo­sa agua mine­ral gasi­fi­ca­da. For­ma­do en Siba­ri­tas y el Ins­ti­tu­to Gas­tro­nó­mi­co Argen­tino (IGA), el joven lle­gó a jugar en las gran­des ligas de des­ta­ca­dos res­tau­ran­tes de Lima (Perú), Mar­be­lla (Espa­ña) y San­tia­go de Chi­le. En el últi­mo año, ha des­ple­ga­do su talen­to en la coci­na local en Nipo­ti Ris­to­ran­te.

Jonat­han se mues­tra inquie­to, desafian­te, curio­so y apa­sio­na­do por su arte. Estos atri­bu­tos le per­mi­tie­ron sor­pren­der en la final lati­noa­me­ri­ca­na de la cuar­ta edi­ción del pres­ti­gio­so cer­ta­men, que tuvo lugar en la capi­tal perua­na. El men­do­cino com­pi­tió en esta ins­tan­cia con otros 135 chefs de entre 18 y 30 años, quie­nes repre­sen­ta­ron a 12 regio­nes de 50 paí­ses dife­ren­tes. “Coco”, como lo cono­cen sus alle­ga­dos, logró con­sa­grar­se como uno de los 15 fina­lis­tas, jun­to con otros cole­gas de Perú, Bra­sil, Chi­le, Colom­bia y Méxi­co.

Me ins­cri­bí como meta per­so­nal y resul­tó ser una expe­rien­cia úni­ca. El nivel de los coci­ne­ros fue exce­len­te. Muchos de ellos ya tie­nen sus pro­pios res­tau­ran­tes y otros están super­apo­ya­dos por su país. Ade­más, res­ca­to la posi­bi­li­dad de haber podi­do com­par­tir dis­tin­tos momen­tos con chefs de todo el mun­do y lograr nue­vos ami­gos”, resal­tó el men­do­cino.

Si bien no logró lle­gar a la Grand Fina­le del San Pelle­grino Young Chef 2020, su par­ti­ci­pa­ción le dio iden­ti­dad a la coci­na argen­ti­na en este cer­ta­men de alto vue­lo. “Cum­plí mi meta, más allá de no haber supe­ra­do la eta­pa. Sim­ple­men­te, haber sido par­tí­ci­pe de este encuen­tro, que cada vez tie­ne más tras­cen­den­cia, y haber lle­ga­do a la final de la región lati­noa­me­ri­ca­na me enor­gu­lle­ce y me per­mi­te cre­cer per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te. Todo ello me movi­li­za a seguir per­fec­cio­nán­do­me y capa­ci­tán­do­me para ser cada día mejor en mi carre­ra”, sin­te­ti­zó Jonat­han.

La joven pro­me­sa de la gas­tro­no­mía local ini­ció este 2020 con nue­vos desafíos y una fuer­te apues­ta. Des­pués de haber­se desem­pe­ña­do como sous chef de Nipo­ti Ris­to­ran­te, deci­dió empa­car nue­va­men­te sus per­te­nen­cias y migrar hacia Áms­ter­dam. Allí se desem­pe­ña como chef de par­tie de un cono­ci­do res­tau­ran­te de los Paí­ses Bajos. “Tomar la deci­sión de vol­ver a vivir en el exte­rior, lejos de mi fami­lia y mis ami­gos, no es fácil. Pero hay muchas cosas que me movi­li­za­ron a embar­car esta nue­va aven­tu­ra: una mejor cali­dad de vida, pro­fe­sio­na­lis­mo, des­cu­brir mejo­res coci­nas, apren­der de otras cul­tu­ras gas­tro­nó­mi­cas e idio­mas y, por supues­to, un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, con­clu­yó Arga­ña­raz.

Cuen­ta regre­si­va para la gran final

Milán será la encar­ga­da de dar a cono­cer el nom­bre del mejor coci­ne­ro joven del mun­do. El cer­ta­men bus­ca nutrir el futu­ro de la gas­tro­no­mía pro­mo­vien­do a la pró­xi­ma gene­ra­ción de talen­to­sos coci­ne­ros. El Young Chef es una opor­tu­ni­dad para que todas las pro­me­sas culi­na­rias pue­dan com­pe­tir en un con­cur­so de alto nivel. Duran­te el pro­ce­so, cada par­ti­ci­pan­te reci­be la tuto­ría de un chef de su país para apren­der, capa­ci­tar­se, saber cómo comu­ni­car un pla­to en inglés fren­te a un jura­do inter­na­cio­nal y, por supues­to, lle­gar a la final y ganar una impor­tan­te beca.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here