En la actua­li­dad todos hemos escu­cha­do hablar del défi­cit de aten­ción que afec­ta a los niños, limi­tan­do su desem­pe­ño en la escue­la, o aso­cia­do a cier­to com­por­ta­mien­to gene­ral­men­te deno­mi­na­do hiper­ac­ti­vi­dad. Pero, ¿de qué se tra­ta un défi­cit de aten­ción con hiper­ac­ti­vi­dad?

Se le deno­mi­na de este modo a una pato­lo­gía carac­te­ri­za­da por una inca­pa­ci­dad para sos­te­ner la aten­ción, que se acom­pa­ña común­men­te por un com­por­ta­mien­to alta­men­te inquie­to, poten­cial­men­te impul­si­vo y que está cla­ra­men­te des­ajus­ta­do de lo espe­ra­do para la edad y del con­tex­to.

Otra carac­te­rís­ti­ca impor­tan­te a men­cio­nar es que no se tra­ta de una pato­lo­gía en la cual exis­ta una dis­mi­nu­ción inte­lec­tual. Esto es cla­ve, ya que el niño posee una capa­ci­dad inte­lec­tual nor­mal, pero no ha desa­rro­lla­do sufi­cien­te­men­te la habi­li­dad de con­cen­trar­se y sos­te­ner un com­por­ta­mien­to esta­ble has­ta com­ple­tar una tarea o resol­ver una situa­ción o para rea­li­zar cier­tos queha­ce­res del hogar.

En defi­ni­ti­va, se tra­ta de un tras­torno del desa­rro­llo, espe­cí­fi­co de la capa­ci­dad para sos­te­ner la aten­ción y que pue­de limi­tar enor­me­men­te el desem­pe­ño aca­dé­mi­co de un niño, que a pesar de todo, posee un nivel de inte­li­gen­cia nor­mal.

Por otra par­te, se ha detec­ta­do un sobre­diag­nós­ti­co impor­tan­te de este tipo de pato­lo­gía en nues­tra socie­dad. Se deno­mi­na sobre­diag­nós­ti­co al hecho de cali­fi­car a un niño con défi­cit de aten­ción, con o sin hiper­ac­ti­vi­dad a par­tir de su com­por­ta­mien­to y no a tra­vés de prue­bas espe­cia­les que pue­den dife­ren­ciar con mayor pre­ci­sión las cau­sas reales de ese com­por­ta­mien­to obser­va­do.

¿Qué otras cau­sas pue­den pro­vo­car com­por­ta­mien­tos simi­la­res?

Cier­tas cau­sas socia­les, eco­nó­mi­cas, emo­cio­na­les o cul­tu­ra­les pue­den pro­vo­car com­por­ta­mien­tos de simi­la­res carac­te­rís­ti­cas (com­por­ta­mien­to des­aten­to, intran­qui­li­dad) pero no corres­pon­der a un défi­cit de aten­ción.

Este aná­li­sis es crí­ti­co, por­que en un caso se tra­ta con psi­co­fár­ma­cos y en el otro no. Cuan­do la cau­sa es pre­do­mi­nan­te­men­te orgá­ni­ca, cere­bral (una defi­cien­cia en la velo­ci­dad de desa­rro­llo de deter­mi­na­das regio­nes cere­bra­les) se tra­ta con deter­mi­na­dos psi­co­fár­ma­cos, pero cuan­do las cau­sas son de otra índo­le, éstos son inefi­cien­tes, o peor aún, per­ju­di­cia­les.

¿Cómo se pue­den deter­mi­nar con mayor cer­te­za las cau­sas de una defi­cien­cia aten­cio­nal?

La medi­da más sim­ple y rápi­da, es una eva­lua­ción neu­ro­cog­ni­ti­va, que con­sis­te en una serie de prue­bas de desem­pe­ño a tra­vés de las cua­les se pue­de obser­var y valo­rar el ren­di­mien­to de un niño cuan­do debe, por ejem­plo, aten­der, memo­ri­zar, o razo­nar, para obte­ner una pun­tua­ción obje­ti­va. Esta prue­ba se com­pa­ra con un gru­po de niños de la mis­ma edad, y se deter­mi­na un por­cen­ta­je de defi­cien­cia.

Los chi­cos que efec­ti­va­men­te tie­nen un tras­torno por défi­cit de aten­ción rin­den un 30% por deba­jo del pro­me­dio espe­ra­do para la edad, como míni­mo.

Aho­ra, cuan­do se eva­lúa a  un niño por­que que en el cole­gio no copia las tareas, se dis­trae con cier­ta faci­li­dad, por­que tie­ne un com­por­ta­mien­to dis­rup­ti­vo, o muy  inquie­to, pero que rin­de ade­cua­da­men­te en las prue­bas de aten­ción, no hay una defi­cien­cia aten­cio­nal obje­ti­va. Los resul­ta­dos esta­rían indi­can­do que las fluc­tua­cio­nes aten­cio­na­les no lle­gan a ale­jar­se en un por­cen­ta­je sufi­cien­te de lo espe­ra­do para la edad, por­que las cau­sas no son deri­va­das del desa­rro­llo del cere­bro, sino que res­pon­den a cau­sas ambien­ta­les, com­por­ta­men­ta­les, emo­cio­na­les, socia­les, o una mez­cla de estas. Y la solu­ción no pasa­rá por el uso de medi­ca­men­to, sino por una estra­te­gia más com­ple­ja, que invo­lu­cra mucho más a la fami­lia, los docen­tes y los pro­fe­sio­na­les opor­tu­na­men­te ocu­pa­dos en la edu­ca­ción y en el cre­ci­mien­to del niño.

Las alte­ra­cio­nes en el com­por­ta­mien­to se acom­pa­ñan de difi­cul­tad para con­cen­trar­se, inquie­tud, desobe­dien­cia por moti­vos emo­cio­na­les, preo­cu­pa­ción, ansie­dad, hábi­tos de estu­dio insu­fi­cien­tes o sim­ple­men­te fal­ta de inte­rés o moti­va­ción. La fal­ta de inte­rés sue­le ser con­fun­di­da con una defi­cien­cia aten­cio­nal.

Tam­bién pode­mos men­cio­nar que, algu­nos niños con défi­cit de aten­ción obje­ti­vo, cal­cu­la­do a tra­vés de prue­bas obje­ti­vas, pue­den con­cen­trar­se rela­ti­va­men­te bien en algu­nas acti­vi­da­des, como por ejem­plo los jue­gos de video, los cua­les son capa­ces de pro­vo­car en el cere­bro peque­ños “dis­pa­ros de dopa­mi­na” (reac­cio­nes de pla­cer) que man­tie­nen al niño con expec­ta­ti­vas y deseos de con­ti­nuar jugan­do, con­vir­tién­do­se, en algu­nos casos, en una ver­da­de­ra adic­ción.

Un niño que ha gene­ra­do una cier­ta adic­ción a estas acti­vi­da­des ten­drá aún mayo­res difi­cul­ta­des para inte­re­sar­se en otras, prin­ci­pal­men­te en el ámbi­to esco­lar.

Se tra­ta enton­ces de un pro­ble­ma muy com­ple­jo, que en prin­ci­pio debe ser bien diag­nos­ti­ca­do, y en segun­do lugar exi­gi­rá un cui­da­do espe­cial, con­tro­la­do y cen­tra­do en favo­re­cer el desa­rro­llo de las habi­li­da­des nor­ma­les espe­ra­das para la edad.

Un diag­nós­ti­co rápi­do, no obje­ti­vo, o que pier­da de vis­ta la valo­ra­ción exac­ta de las con­di­cio­nes con­tex­tua­les, socia­les, emo­cio­na­les y viven­cia­les del niño, pro­vo­ca­rá un nivel de efec­ti­vi­dad muy bajo de cual­quier tra­ta­mien­to, con con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das, pér­di­da de tiem­po, pér­di­da en la cali­dad de adqui­si­ción de nue­vos cono­ci­mien­tos, y que pue­de pro­pi­ciar el desa­rro­llo de un adul­to “dise­je­cu­ti­vo”, como lo deno­mi­nan algu­nos auto­res. Un adul­to dise­je­cu­ti­vo es aquel que por diver­sos moti­vos no tra­ta­dos ade­cua­da­men­te en el trans­cur­so de su desa­rro­llo, lle­ga a deter­mi­na­da edad con difi­cul­ta­des para orga­ni­zar­se, aten­der, resol­ver de mane­ra opor­tu­na, apro­ve­char opor­tu­ni­da­des, y con ries­go de gene­rar todo tipo de adic­cio­nes.

Afor­tu­na­da­men­te, cada vez más pro­fe­sio­na­les se encuen­tran en con­di­cio­nes de rea­li­zar o soli­ci­tar eva­lua­cio­nes neu­ro­cog­ni­ti­vas obje­ti­vas, que per­mi­tan dis­cri­mi­nar un défi­cit de aten­ción con­cre­to, de un com­por­ta­mien­to inade­cua­do cau­sa­do por otras con­di­cio­nes, y brin­dar tra­ta­mien­tos opor­tu­nos y orien­ta­ti­vos para el pacien­te, fami­lia­res y docen­tes.

Las defi­cien­cias aten­cio­na­les, al tra­tar­se de una habi­li­dad, pue­den ser tra­ta­das con fár­ma­cos, pero tam­bién con ejer­ci­cios cog­ni­ti­vos: ejer­ci­cios de aten­ción y con­cen­tra­ción, que le “ense­ñan” al cere­bro a pres­tar aten­ción, duran­te el tiem­po con­si­de­ra­do nor­mal.

Jor­ge Qui­ro­ga
Licen­cia­do en psi­co­lo­gía.
Maes­tría en neu­ro­psi­co­lo­gía clí­ni­ca en Hos­pi­tal Ita­liano, Bue­nos Aires.
Vocal de SONEPSA, Socie­dad de Neu­ro­psi­co­lo­gía de Argen­ti­na.

155360455
turnos@licjorgequiroga.com
www.licjorgequiroga.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here