Si la pri­me­ra entre­ga de “13 Reasons Why”, adap­ta­ción de la nove­la de Jay Asher, dejó un ten­dal de con­tro­ver­sias y miles de fans en todo el mun­do, por su abor­da­je de pro­ble­má­ti­cas como el bull­ying, abu­so de dro­gas y depre­sión en ado­les­cen­tes, esta nue­va tem­po­ra­da gene­ró opi­nio­nes nega­ti­vas; ade­más de ser con­si­de­ra­da inne­ce­sa­ria, falli­da y explí­ci­ta. Los guio­nis­tas se salen de libre­to para con­ti­nuar la his­to­ria de Han­nah Baker (Kat­he­ri­ne Lang­ford) en la Cor­te, com­ple­ji­zan­do la inter­pre­ta­ción de los hechos. Tras deman­dar a Liberty High School, su madre (una sóli­da Kate Walsh) debe escu­char el tes­ti­mo­nio de com­pa­ñe­ros, ami­gos y con­se­je­ros esco­la­res, quie­nes ofre­cen su pro­pia ver­sión de la his­to­ria que Han­nah rela­tó en las cin­tas. A dife­ren­cia de los 13 pri­me­ros capí­tu­los, que invi­ta­ban a ser devo­ra­dos –por su rela­to poten­te e inte­li­gen­te mane­jo del sus­pen­so-, en los agre­ga­dos recien­te­men­te, ocu­rre lo con­tra­rio: el rit­mo narra­ti­vo se ralen­ti­za, los diá­lo­gos pier­den natu­ra­li­dad y la tra­ma se vuel­ve abu­rri­da y absur­da. A excep­ción del epi­so­dio final, cuya bru­ta­li­dad y cru­de­za solo sir­ve para anti­ci­par que habrá una ter­ce­ra tem­po­ra­da.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here