Per­ma­ne­cer en casa es, en los tiem­pos que corren, un sinó­ni­mo de estar a sal­vo, de cui­dar de uno y cui­dar del otro. Para muchos, gran­des y chi­cos, la como­di­dad del hogar pue­de resul­tar pla­cen­te­ra y ser apro­ve­cha­da para des­can­sar y poner­se al día en asun­tos pen­dien­tes. Sin embar­go, las per­so­nas menos seden­ta­rias pue­den ver­se afec­ta­das por el encie­rro y sufrir males­tar psi­co­ló­gi­co. Afor­tu­na­da­men­te, la situa­ción pue­de ser sobre­lle­va­da con sim­ples accio­nes.

La psi­có­lo­ga Ele­na San Mar­tín creó un bre­ve ins­truc­ti­vo con “con­se­jos psi­co­ló­gi­cos para perio­dos lar­gos den­tro de casa”. En el docu­men­to, la tam­bién edu­ca­do­ra social reco­men­dó man­te­ner­se acti­vo duran­te el ais­la­mien­to y pla­ni­fi­car una ruti­na dia­ria. Para ello, es esen­cial no solo defi­nir tareas y acti­vi­da­des, sino tam­bién esta­ble­cer hora­rios fijos para cada una de ellas.

Como com­ple­men­to de lo ante­rior, la espe­cia­lis­ta plan­teó que es nece­sa­rio “limi­tar el tiem­po que pasa­mos conec­ta­dos a la tec­no­lo­gía”. En defi­ni­ti­va, debe­mos “bus­car acti­vi­da­des manua­les y for­mas de pasar el tiem­po sepa­ra­dos de las pan­ta­llas”, sugi­rió. No obs­tan­te, reco­no­ció que los dis­po­si­ti­vos móvi­les nos per­mi­ten man­te­ner­nos uni­dos a nues­tros fami­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

Por otra par­te, San Mar­tín repa­ró en la impor­tan­cia de evi­tar la sobre­in­for­ma­ción, ya que pue­de gene­rar una gran ansie­dad. Por tal moti­vo, acon­se­jó no dejar la tele­vi­sión per­ma­nen­te­men­te encen­di­da y con­sul­tar las noti­cias solo en un momen­to con­cre­to del día ele­gi­do con ante­la­ción. Su cole­ga José Anto­nio Luen­go advir­tió en una entre­vis­ta que el con­su­mo exce­si­vo de los medios “pro­vo­ca una sobre­ex­ci­ta­ción que no es bue­na”.

La psi­có­lo­ga tam­bién refle­xio­nó sobre el males­tar que gene­ra el ais­la­mien­to en las per­so­nas. “Debe­mos cen­trar­nos cog­ni­ti­va­men­te no en que no nos dejan salir, sino en que, gra­cias a nues­tro sacri­fi­cio per­so­nal, esta­mos hacien­do un bien a los demás y la socie­dad”, reco­men­dó. En esta mis­ma línea, remar­có que todos deben pen­sar en que están “hacien­do algo que es esen­cial para el bien común”.

Los niños deben com­pren­der por qué no debe­mos salir de casa”, plan­teó San Mar­tín. En otras pala­bras, deben enten­der que el ais­la­mien­to no nace por mie­do al con­ta­gio, sino para pro­te­ger a las per­so­nas de salud frá­gil. Sus padres deben “hacer­les enten­der que esta­mos hacien­do un acto lleno de valor y sen­ti­do tras­cen­den­te”, remar­có la edu­ca­do­ra social.

A fin de faci­li­tar la con­vi­ven­cia en el hogar, la espe­cia­lis­ta acon­se­jó “tomar con­cien­cia de las difi­cul­ta­des que pue­den supo­ner estos días a nivel psi­co­ló­gi­co”. En este sen­ti­do, con­si­de­ró que todos los habi­tan­tes de la casa deben rea­li­zar un “acuer­do de paz” para cola­bo­rar y apo­yar­se mutua­men­te, y esfor­zar­se por hacer­les “la vida más lle­va­de­ra a los demás duran­te este tiem­po”.

Consejos para un home office productivo y sano

Con­ser­vá la ruti­na que man­te­nías cuan­do tra­ba­ja­bas fue­ra de casa. Des­per­ta­te y desa­yu­ná en el mis­mo hora­rio de siem­pre. Una de las cla­ves para empe­zar correc­ta­men­te la jor­na­da labo­ral es dejar el pija­ma de lado y ves­tir­se.

No tra­ba­jes en tu habi­ta­ción. Esco­gé un lugar para mon­tar tu nue­va “ofi­ci­na”. Recor­dá con­ser­var el espa­cio lo más lim­pio y orde­na­do posi­ble.

Man­te­né un con­tac­to flui­do con tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Si bien WhatsApp es una herra­mien­ta que les per­mi­te man­te­ner­se comu­ni­ca­dos de mane­ra rápi­da y sen­ci­lla, tam­bién es una vía de comu­ni­ca­ción infor­mal. Por eso, las mejo­res alter­na­ti­vas son el mail y las lla­ma­das.

Rea­li­zá una video­con­fe­ren­cia con el res­to de tus com­pa­ñe­ros de equi­po al menos una vez a la sema­na. Esta es una bue­na alter­na­ti­va para reem­pla­zar las reunio­nes de tra­ba­jo pre­sen­cia­les. Apro­ve­chá esta opor­tu­ni­dad para poner­te al corrien­te de las nece­si­da­des y los avan­ces de tus cola­bo­ra­do­res.

No per­ma­nez­cas mucho tiem­po sen­ta­do. Inten­tá inter­ca­lar el tra­ba­jo con algu­na acti­vi­dad que impli­que movi­mien­to. Levan­ta­te de la silla de tan­to en tan­to para esti­rar las pier­nas.

Res­pe­tá tus tiem­pos de ocio. En algún momen­to del día, el tra­ba­jo debe lle­gar a su fin para que pue­das dedi­car­te a otras acti­vi­da­des y com­par­tir tiem­po de cali­dad con tu fami­lia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here