Adul­tos y niños se suma­ron a los fes­te­jos de Noche de Bru­jas e hicie­ron del 31 de octu­bre una fecha espe­cial. Más de una casa asus­tó a los resi­den­tes con sus terro­rí­fi­cas deco­ra­cio­nes. Cala­ve­ras, fan­tas­mas, lápi­das, tela­ra­ñas y ate­rra­do­ras cala­ba­zas fue­ron las opcio­nes pre­fe­ri­das para las ambien­ta­cio­nes de las vivien­das en Hallo­ween.

Tam­po­co fal­ta­ron los dis­fra­ces, sobre todo entre los más peque­ños, quie­nes reco­rrie­ron las calles de Dal­vian hacien­do la típi­ca pre­gun­ta “¿tru­co o tra­to?”. Como todos los años, nues­tro resi­den­te Mario Cres­po reci­bió a chi­cos y padres con una tene­bro­sa carac­te­ri­za­ción, cara­me­los y músi­ca. Otros veci­nos tam­bién se entu­sias­ma­ron con la ini­cia­ti­va y les ofre­cían golo­si­nas a los chi­cos que reco­rrían el com­ple­jo resi­den­cial.

Nues­tra ofi­ci­na comer­cial tam­bién espe­ra­ba a los niños super­pre­pa­ra­da para la oca­sión. Las ins­ta­la­cio­nes estu­vie­ron deco­ra­das acor­de a la temá­ti­ca de Hallo­ween para reci­bir las visi­tas de quie­nes se acer­ca­ban por dul­ces. Noso­tros tam­bién qui­si­mos ser anfi­trio­nes en esta ate­rra­do­ra fes­ti­vi­dad y con­tri­buir a la diver­sión de todos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here