La preo­cu­pa­ción por el futu­ro de las ciu­da­des no sólo se debe al aumen­to de la pobla­ción, sino tam­bién al impac­to que tie­ne ese incre­men­to sobre el medioam­bien­te. Según la ONU, los núcleos urba­nos con­su­men entre el 60 y el 80% de toda la ener­gía del pla­ne­ta pero, ade­más, gene­ran el 75% de las emi­sio­nes de gases con­ta­mi­nan­tes. Es decir que, si a estas ele­va­das can­ti­da­des les aña­di­mos toda­vía más habi­tan­tes, el impac­to sería devas­ta­dor si no se plan­tean medi­das. Por ello, la capa­ci­dad de crear espa­cios urba­nos más habi­ta­bles y el cui­da­do del entorno son los prin­ci­pa­les bene­fi­cios del con­cep­to Smart City.

Aun­que no exis­te una defi­ni­ción con­sen­sua­da de smart city o ciu­dad inte­li­gen­te, empre­sas, ins­ti­tu­cio­nes y exper­tos coin­ci­den en que son aque­llas ciu­da­des que apues­tan por mejo­rar la vida de sus habi­tan­tes y, a la vez, por la sos­te­ni­bi­li­dad. Así, por ejem­plo, el Libro Blan­co Smart Cities indi­ca que “el pro­pó­si­to final de una smart city es alcan­zar una ges­tión efi­cien­te en todas las áreas de la ciu­dad (urba­nis­mo, infra­es­truc­tu­ras, trans­por­te, ser­vi­cios, edu­ca­ción, sani­dad, segu­ri­dad públi­ca, ener­gía, etcé­te­ra), satis­fa­cien­do a la vez las nece­si­da­des de la urbe y de sus ciu­da­da­nos”. Se tra­ta, en defi­ni­ti­va, de encon­trar el equi­li­brio entre el bien­es­tar de los ciu­da­da­nos y la pre­ser­va­ción del entorno.

Los pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos enfo­ca­dos a la cons­truc­ción de ciu­da­des inte­li­gen­tes abar­can muchas áreas como la movi­li­dad, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la edu­ca­ción, la salud, la segu­ri­dad, el urba­nis­mo y un lar­go etcé­te­ra. En todos los casos, el obje­ti­vo es gene­rar bene­fi­cios para sus resi­den­tes. Los más visi­bles para los ciu­da­da­nos de las smart cities son:

Mejo­ran la movi­li­dad

Los trans­por­tes, los flu­jos de per­so­nas o la cir­cu­la­ción vial son algu­nos de los prin­ci­pa­les focos de aten­ción de las ciu­da­des inte­li­gen­tes. Las ini­cia­ti­vas, en este sen­ti­do, se cen­tran en mejo­rar el trá­fi­co de vehícu­los, dis­mi­nuir los atas­cos, faci­li­tar los des­pla­za­mien­tos en trans­por­te públi­co, evi­tar gran­des espe­ras, o dise­ñar espa­cios que favo­rez­can el des­pla­za­mien­to a pie de las per­so­nas.

Pro­mue­ven la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca

Exis­ten pro­yec­tos de smart city basa­dos en la efi­cien­cia a la hora de gene­rar, dis­tri­buir y con­su­mir ener­gía. Con estas ini­cia­ti­vas, las ciu­da­des logran redu­cir el gas­to en este con­cep­to, algo pal­pa­ble no sólo des­de el pun­to de vis­ta de la pobla­ción en gene­ral, sino tam­bién en los hoga­res.

Pre­ser­van el entorno

A tra­vés de ini­cia­ti­vas como la inver­sión en sis­te­mas que opti­mi­zan el con­su­mo de ener­gía, la crea­ción de espa­cios ver­des, la pro­mo­ción del coche eléc­tri­co o de las ener­gías reno­va­bles, las ciu­da­des inte­li­gen­tes cui­dan el medioam­bien­te. Esto ade­más reper­cu­te de mane­ra posi­ti­va en la salud de las per­so­nas y en la eco­no­mía de la pobla­ción.

Más habi­ta­bles

La pla­ni­fi­ca­ción de las ciu­da­des inte­li­gen­tes tie­ne por obje­ti­vo la como­di­dad de sus habi­tan­tes. La mane­ra de con­se­guir­lo pasa por múl­ti­ples ideas para mejo­rar la ges­tión del agua, que haya más segu­ri­dad, que exis­tan espa­cios abier­tos, reco­gi­da de basu­ras más lim­pias y menos moles­tas, más zonas ver­des y la pro­mo­ción de vehícu­los eléc­tri­cos.

Una ciu­dad inte­li­gen­te es aque­lla que apues­ta por sis­te­mas efi­cien­tes apli­ca­dos a sus infra­es­truc­tu­ras. La inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca es la cla­ve para desa­rro­llar pro­yec­tos que per­mi­tan opti­mi­zar la dis­tri­bu­ción de ener­gía, ges­tio­nar los resi­duos de mane­ra más lim­pia, redu­cir el con­su­mo de los hoga­res y orga­ni­zar mejor la cir­cu­la­ción de los vehícu­los. En defi­ni­ti­va, este tipo de ini­cia­ti­vas se apli­can sobre cual­quier aspec­to que influ­ye en la orga­ni­za­ción de un núcleo urbano.

¿Qué ciudades son las más inteligentes del mundo?

Hay dife­ren­tes pará­me­tros por los que se valo­ra más a una ciu­dad que otra. Para ello, se con­si­de­ran 10 dimen­sio­nes que son cla­ve: gober­nan­za, pla­ni­fi­ca­ción urba­na, ges­tión públi­ca, tec­no­lo­gía, medioam­bien­te, pro­yec­ción inter­na­cio­nal, cohe­sión social, movi­li­dad y trans­por­te, capi­tal humano y eco­no­mía.

New York
New York

Nue­va York

Como no podía ser menos, la “capi­tal del mun­do”, la ciu­dad de ciu­da­des, tenía que estar den­tro de este rán­king. Poco a poco, la ciu­dad de los ras­ca­cie­los va hacien­do su trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca que la ha con­ver­ti­do en uno de los mejo­res ejem­plos de smart city. Algu­nos ejem­plos de estos cam­bios que se están dan­do en Nue­va York son:

  • Sis­te­mas de alum­bra­do públi­co inte­li­gen­tes.
  • Medi­ción auto­má­ti­ca del agua en todos los edi­fi­cios de titu­la­ri­dad públi­ca.
  • La ges­tión median­te un sis­te­ma inte­li­gen­te del trá­fi­co de la ciu­dad.
  • Seña­li­za­ción auto­ma­ti­za­da inte­li­gen­te.
  • Apli­ca­ción del inter­net de las cosas en las resi­den­cias de ancia­nos.
  • LinkNYC: la más gran­de y rápi­da red muni­ci­pal de Wi-Fi.
  • Pues­tos de car­gas de móvil.
Barcelona
Bar­ce­lo­na

Bar­ce­lo­na

Bar­ce­lo­na es uno de los mejo­res ejem­plos de smart cities en Espa­ña. La ciu­dad con­dal, que fue nom­bra­da la ciu­dad más tec­no­ló­gi­ca en 2015, se encuen­tra den­tro de este selec­to gru­po de urbes. En lo que des­ta­ca Bar­ce­lo­na, más allá de ser un gran polo de atrac­ción tec­no­ló­gi­ca y la sede de muchas empre­sas del sec­tor -sin ir más lejos es don­de se cele­bra el Mobi­le World Con­gress- es en la gran can­ti­dad de métri­cas que se eva­lúan para mejo­rar los ser­vi­cios y la efi­cien­cia de estos; nive­les de rui­do, patro­nes de trá­fi­co, las sel­fies que se toma la gen­te y en qué sitios lo hace, entre otros fac­to­res, sir­ven para que des­pués se pue­dan esta­ble­cer de for­ma efi­cien­te:

  • Sis­te­ma de alum­bra­do públi­co
  • Ges­tión inalám­bri­ca del trá­fi­co
  • Herra­mien­tas de cohe­sión social

Ade­más, como en el caso de Nue­va York, Bar­ce­lo­na cuen­ta con una gran red públi­ca de WiFi con más de 450 pun­tos de acce­so que abar­can casi la tota­li­dad de la ciu­dad.

Londres
Lon­dres

Lon­dres

En el año 2011, la capi­tal del Reino Uni­do ini­ció sus andan­zas en un pro­yec­to que fina­li­za­rá en 2021 y que debe­ría ter­mi­nar mejo­ran­do enor­me­men­te la vida de sus ciu­da­da­nos. Gran par­te de ese pro­yec­to va enfo­ca­do a hacer una mejo­ra inte­gral de la red de trans­por­te públi­co, con­vir­tién­do­la en la mejor del mun­do. Ade­más, se han ins­ta­la­do infi­ni­dad de sen­so­res que cap­tan infor­ma­ción acer­ca de dis­tin­tos aspec­tos de la ciu­dad y sus habi­tan­tes.

Toda esa infor­ma­ción se reco­ge, se guar­da y se ana­li­za en la pla­ta­for­ma Lon­don Datas­to­re, des­de don­de dis­tin­tos desa­rro­lla­do­res tec­no­ló­gi­cos crean apps y otras herra­mien­tas que faci­li­tan la vida de todos los habi­tan­tes de Lon­dres.

Exis­ten ciu­da­des que tie­nen áreas más desa­rro­lla­das que las nom­bra­das ante­rior­men­te, pero al medir se tie­ne en cuen­ta todo un gru­po de fac­to­res que influ­yen en la deci­sión final. Año tras año, ciu­da­des de todo el mun­do bus­can moder­ni­zar­se con el obje­ti­vo de apos­tar a una mejor vida para sus habi­tan­tes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here