Los pies de todo argen­tino deben pisar algu­na vez la capi­tal del país. Allí naci­mos como nación y, sien­do Men­do­za una pro­vin­cia del inte­rior, es una bue­na opor­tu­ni­dad para explo­rar el con­tras­te entre “la gran ciu­dad” y nues­tra desér­ti­ca tie­rra. Qui­zás la con­cen­tra­ción de edi­fi­cios vin­cu­la­dos al poder polí­ti­co que pre­sen­ta Bue­nos Aires revi­van en el turis­ta cuyano la vie­ja dispu­ta entre uni­ta­rios y fede­ra­les. Sin embar­go, no debe des­car­tar­se la posi­bi­li­dad de que el via­je­ro esqui­ve esos derro­te­ros his­tó­ri­cos, que lo lle­van a pasear por los atrac­ti­vos tra­di­cio­na­les, y pre­fie­ra orga­ni­zar su reco­rri­do en torno a una deter­mi­na­da temá­ti­ca, como la gas­tro­no­mía o el arte.

Con el arri­bo de las low cost a los aero­puer­tos nacio­na­les, con­cre­tar una esca­pa­da a la Capi­tal Fede­ral pue­de rea­li­zar­se por valo­res más ama­bles con la pro­pia eco­no­mía. Quie­nes bus­can opcio­nes con mayo­res como­di­da­des o esca­par­le a la leja­nía del aero­puer­to El Palo­mar podrán con­fiar­les su tras­la­do a las aero­lí­neas comer­cia­les que arri­ban a Aero­par­que. Los más aven­tu­re­ros opta­rán por salir a la ruta y apro­ve­char de los pri­me­ros calo­res de la pri­ma­ve­ra rodan­do por el asfal­to.

Esta nota pre­ten­de hacer las veces de una guía en la cual el lec­tor de ÚNICO pue­de ins­pi­rar­se para reco­rrer Bue­nos Aires. El obje­ti­vo de este artícu­lo es acer­car­le, ade­más de las opcio­nes turís­ti­cas por todos cono­ci­das, un aba­ni­co de pro­pues­tas que tras­cien­dan lo popu­lar. Rin­co­nes ocul­tos, gemas de la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y pie­zas arqui­tec­tó­ni­cas entra­ña­bles com­po­nen algu­nas de las alter­na­ti­vas que se vol­ca­rán aquí.

Bue­nos Aires, con y sin furia

Soda Ste­reo la bau­ti­zó como “la ciu­dad de la furia” en su memo­ra­ble can­ción del dis­co “Doble vida”. Con ese mix de pala­bras, la mayo­ría de los via­je­ros anun­cia por redes socia­les su esta­día en ese pun­to del terri­to­rio argen­tino. Es cier­to, empren­der un reco­rri­do por este dis­tri­to escon­de algu­na for­ma de furia, por el rit­mo ver­ti­gi­no­so con que se enca­ra la vida allí. Si se cuen­ta con pocos días para cami­nar por sus calles y visi­tar sus atrac­ti­vos, el fre­ne­sí se incre­men­ta, ya que es mucho lo que hay para ver. Sin embar­go, tam­bién es posi­ble empren­der un paseo más sereno y minu­cio­so. Es una cues­tión de gus­tos y tiem­pos.

A con­ti­nua­ción, se ofre­ce­rá un com­bo turís­ti­co pen­sa­do espe­cial­men­te para el fin de sema­na lar­go que va del vier­nes 11 al lunes 14 de octu­bre, inclu­si­ve.

Reco­rri­do

Para el dise­ño de este via­je de cua­tro días y tres noches, se pen­só en quie­nes el vier­nes pue­den empren­der su tra­ve­sía una vez que hayan cum­pli­do con sus com­pro­mi­sos labo­ra­les. Por tal moti­vo, se da por des­car­ta­do que estos turis­tas ten­gan la maña­na libre para rea­li­zar algu­na acti­vi­dad. Inclu­so, se pre­vé la posi­bi­li­dad de que arri­ben a des­tino recién en horas de la noche. ÚNICO pen­só en alter­na­ti­vas para cada caso, sin resig­nar los prin­ci­pa­les pun­tos de inte­rés que ofre­ce la Capi­tal Fede­ral.

Quie­nes pue­dan pisar sue­lo por­te­ño en la sies­ta o cer­ca de este hora­rio pue­den fijar como pri­me­ra para­da el Café Tor­to­ni (Av. de Mayo 825), qui­zás el más emble­má­ti­co del país. Si bien cuen­ta con una amplia car­ta de tor­tas y bebi­das calien­tes, su insig­nia es el cho­co­la­te con chu­rros. Los via­je­ros noc­tur­nos tam­bién pue­den pasar por este míti­co espa­cio y pro­bar la sidra tira­da, su otro caba­lli­to de bata­llas.

Cer­ca­na a la míti­ca cafe­te­ría, se encuen­tra la Av. Corrien­tes, don­de cada segun­do vier­nes de mes (como es el caso del 11 de octu­bre) el Gobierno por­te­ño rea­li­za una visi­ta guia­da noc­tur­na. El pun­to de encuen­tro es en la esqui­na de Av. Lean­dro N. Alem, fren­te al Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner. El reco­rri­do comien­za a las 20:00 e inclu­ye los íco­nos de la cul­tu­ra por­te­ña: cines, tea­tros, libre­rías, piz­ze­rías y tan­go. Los intere­sa­dos debe­rán reser­var pre­via­men­te su lugar en el sitio web turismo.buenosaires.gob.ar.

TIP #1
A una cua­dra del CCK, en la esqui­na de Av. Corrien­tes y Bou­chard, se empla­za el Luna Park.

El repa­so por la cul­tu­ra piz­ze­ra de la Capi­tal Fede­ral vuel­ve casi inevi­ta­ble no ten­tar­se con pro­bar algu­na inter­pre­ta­ción local de este tra­di­cio­nal pla­to ita­liano. En la mis­ma Av. Corrien­tes, se encuen­tran dos esta­ble­ci­mien­tos de gran popu­la­ri­dad: Güe­rrín y Ken­tucky. Sin embar­go, exis­ten otras alter­na­ti­vas cuya cali­dad nada tie­ne que envi­diar­les, como Pin Pun, Las Cuarte­tas, Ban­che­ro y Nápo­les. En otros pun­tos de la ciu­dad, tam­bién se le hace honor a esta deli­cia en El Cuar­ti­to, Hell’s Piz­za, La Mez­zet­ta y Cin­cin­na­ti. Para los vega­nos, Bue­nos Aires Ver­de, Piz­za Vega­na e Il Giar­dino.

Des­pués de la cena, pue­de dis­fru­tar­se de algún cóc­tel en los exclu­si­vos bares de Paler­mo. En el Soho, las opcio­nes más acla­ma­das se encuen­tran en Pla­za Serrano o en Pla­za Arme­nia. En el Holly­wood, en la calle Gorri­ti esqui­na Fitz Roy. Los via­je­ros que desean una pro­pues­ta que se corra de lo tra­di­cio­nal pue­den optar por los bares ocul­tos. En la zona, se des­ta­can Vic­to­ria Brown, La Calle Bar y Uptown, mien­tras que en Villa Cres­po lo hace 878. Uno de los mejo­res en su espe­cie es Flo­re­ría Atlán­ti­co, ubi­ca­do entre Reco­le­ta y Reti­ro. Otro plan noc­turno fue­ra de lo común es pre­sen­ciar una obra en el Tea­tro Cie­go.

Teatro Ciego

Direc­ción:
Bor­ges 1974, Paler­mo

Hora­rios:
Lunes a jue­ves, de 19:00 a 21:30.
Vier­nes, de 17:00 a 00:00.
Sába­dos, de 16:00 a 00:00.
Domin­gos, de 16:00 a 21:30.

Lue­go de este vier­nes car­ga­do, la maña­na del sába­do pue­de arran­car con un reco­rri­do por la Pla­za de Mayo, ya que se encuen­tra rodea­da por la Casa Rosa­da, la Cate­dral Metro­po­li­ta­na y el Cabil­do. Hacia el este de este míti­co pun­to, se encuen­tran el Puen­te de la Mujer y el Buque Museo Fra­ga­ta Sar­mien­to. Si el ham­bre apre­mia, Chi­la, Rëd Res­to & Loun­ge, Bis­tro Sur y Osa­ka son res­tau­ran­tes a con­si­de­rar en el exclu­si­vo Puer­to Made­ro. Aquí tam­bién pue­den hallar­se opcio­nes más eco­nó­mi­cas y adap­ta­bles al pala­dar de los niños, ya que las prin­ci­pa­les cade­nas de comi­da rápi­da cuen­tan con loca­les en este barrio. Si sobra un poco de tiem­po, ÚNICO reco­mien­da pasar por la Fuen­te Monu­men­tal de las Nerei­das (Av. Dr. Tris­tán Achá­val Rodrí­guez 1401), obra de la reco­no­ci­da escul­to­ra argen­ti­na Lola Mora.

Tea­tro Colón

Con el almuer­zo ase­gu­ra­do, pue­de cru­zar­se el río a la altu­ra de la Av. Corrien­tes para enca­rar hacia el Obe­lis­co, ubi­ca­do sobre la impo­nen­te Av. 9 de Julio. Dado que toda­vía rei­na­rá la luz del día, el paso por aquí será ideal para lle­var­se la tra­di­cio­nal foto con el monu­men­to y el BA Ver­de de fon­do. Cami­nan­do hacia el sur, una de las arte­rias más anchas del mun­do es inter­se­ca­da por la Av. de Mayo, que desem­bo­ca en la Pla­za del Con­gre­so, don­de fun­cio­na el Par­la­men­to argen­tino. Por ser fin de sema­na, la Casa de las Leyes no ten­drá sus puer­tas abier­tas al públi­co, pero quien desee visi­tar­la pue­de hacer­lo lunes, mar­tes, jue­ves y vier­nes.

Casa Rosa­da

Con la caí­da de la tar­de, la pró­xi­ma para­da pue­de ser San Tel­mo, uno de los barrios más anti­guos y tra­di­cio­na­les de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. En esta por­ción de la Capi­tal Fede­ral, se encuen­tra el Paseo de la His­to­rie­ta, un reco­rri­do calle­je­ro que les rin­de home­na­jes a per­so­na­jes como Mafal­da, Susa­ni­ta y Mano­li­to, del reco­no­ci­do cari­ca­tu­ris­ta men­do­cino Quino. Allí tam­bién podrá visi­tar­se la feria de anti­güe­da­des que se extien­de des­de la Pla­za Dorre­go has­ta la Calle La Defen­sa. Una vez que los comer­cian­tes se reti­ran de la pla­za, lle­gan los músi­cos y bai­la­ri­nes de tan­go, una alter­na­ti­va dis­tin­ta para apre­ciar un buen núme­ro de la dan­za del abra­zo.

TIP #2
Todos los sába­dos, de 10:00 a 18:00, se ofre­cen visi­tas guia­das gra­tui­tas por la Casa Rosa­da. Los intere­sa­dos debe­rán reser­var su lugar con 15 días de anti­ci­pa­ción en el por­tal visitas.casarosada.gob.ar.

Si que­rés visi­tar el Cabil­do por tu cuen­ta, podés hacer­lo a par­tir de las 10:30 y has­ta las 18:00 los sába­dos, domin­gos y feria­dos. En caso de que­rer cono­cer en mayor pro­fun­di­dad su his­to­ria, podés sumar­te a las visi­tas guia­das gra­tui­tas, que comien­zan a las 11:00, 12:30, 14:00, 15:30 y 16:45 en el hall del edi­fi­cio.

Este barrio cuen­ta con intere­san­tes pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas para cenar. Para los aman­tes de la comi­da ita­lia­na, los reco­men­da­dos son Ami­ci Miei, Café San Juan La Can­ti­na, Trat­to­ria Da Vin­ci e Il Sor­pas­so. San Tel­mo Sho­du­ko, Come­dor Nik­kai Comi­da Japo­ne­sa y Suki­ya­ki sor­pren­den con su pro­pues­ta de pla­ti­llos nipo­nes. En la cúpu­la de las parri­lla­das del lugar, se ubi­can Gran Pari­lla del Pla­ta, La Bri­ga­da, Babie­ca y Des­ni­vel. La noche pue­de con­cluir bai­lan­do una milon­ga en La Cum­par­si­ta Tan­go Bar o El Tacua­rí Tan­go.

Los sucu­len­tos desa­yu­nos del domin­go son inne­go­cia­bles. Lo que sí pue­de nego­ciar­se es salir de las cua­tro pare­des y tras­la­dar­se a un espa­cio ver­de para incor­po­rar la pri­me­ra comi­da del día. Las bue­nas pana­de­rías abun­dan en la capi­tal argen­ti­na, pero el obje­ti­vo aquí es la prac­ti­ci­dad, por lo que se reco­mien­da optar por las deli­cias de Boû­lan y Pan­Si­to, ubi­ca­das en las inme­dia­cio­nes de los Bos­ques de Paler­mo, la pri­me­ra para­da del día. Tam­bién pue­de optar­se por desa­yu­nar en el mis­mo par­que en algu­na de las con­fi­te­rías que alber­ga el pre­dio. Los atrac­ti­vos del lugar son por todos cono­ci­dos, pero nun­ca está demás recor­dar el Rose­dal, el Puen­te Blan­co y el Patio Anda­luz.

Reco­rri­dos los bos­ques, el pró­xi­mo des­tino pue­de ser el Jar­dín Japo­nés, que abre sus puer­tas a las 10:00. Con­ti­nuan­do con el espí­ri­tu de man­te­ner­se ale­ja­do de los espa­cios cerra­dos, pue­de visi­tar­se lue­go el Pla­ne­ta­rio Gali­leo Gali­lei, de 12:00 a 19:30. Dada la pro­xi­mi­dad de ambos atrac­ti­vos, el orden en el cual se visi­ten que­da libra­do a elec­ción pro­pia. Como podrá notar­se, toda­vía no se ha habla­do de algún lugar don­de almor­zar. Y es que el domin­go la elec­ción de dón­de comer que­da libra­da a gus­to del lec­tor de ÚNICO.

TIP #3
Los intere­sa­dos en el arte pue­den apro­ve­char el domin­go para reco­rrer dos de las ins­ti­tu­cio­nes más reco­no­ci­das de Bue­nos Aires por el peso de sus obras. El MALBA, ubi­ca­do a pocas cua­dras del Jar­dín Japo­nés, ofre­ce dos visi­tas guia­das los domin­gos. La pri­me­ra comien­za a las 16:00 y abar­ca la colec­ción per­ma­nen­te. La segun­da lo hace a las 17:00 e inclu­ye las expo­si­cio­nes tem­po­ra­rias. Por su par­te, el Museo Nacio­nal de Bellas Artes, situa­do fren­te a la Facul­tad de Dere­cho de la UBA, tie­ne sus puer­tas abier­tas has­ta las 20:00.

La visi­ta de la Flo­ra­lis Gené­ri­ca duran­te las pri­me­ras horas de la sies­ta depo­si­ta­rá al turis­ta en el pom­po­so barrio de Reco­le­ta, don­de se encuen­tran la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, la Pla­za Ita­lia y el Par­que Thays, que alber­ga las escul­tu­ras del pai­sa­jis­ta fran­cés Car­los Thays. Quie­nes deseen visi­tar el cemen­te­rio podrán hacer­lo has­ta las 18:00, por lo que se reco­mien­da orga­ni­zar el cro­no­gra­ma de acti­vi­da­des pre­vien­do este tope de hora­rio.

Cemen­te­rio de la Reco­le­ta

Con todas estas acti­vi­da­des, el domin­go que­da­rá col­ma­do y habrá deja­do exhaus­to al via­je­ro. Lógi­ca­men­te, pue­den obviar­se algu­nos pun­tos de este reco­rri­do en base a los intere­ses per­so­na­les o las expec­ta­ti­vas que se ten­ga en torno a esta esca­pa­da. Sin embar­go, si que­da toda­vía algu­na piz­ca de ener­gía, la cena pue­de dejar­se en manos de algu­nos de los afa­ma­dos carri­tos de la Cos­ta­ne­ra, que delei­tan con sus cho­ri­pa­nes empa­pa­dos en chi­mi­chu­rri. El Coca­co­le­ro, fren­te a Aero­par­que, se lle­va el pre­mio a la opción más clá­si­ca. Sin embar­go, El Pues­ti­to del Tío, en Av. Dorre­go al 3000, le da pelea como el más popu­lar.

Las acti­vi­da­des del lunes que­da­rán supe­di­ta­das a la hora a la que deba empren­der­se el regre­so a Men­do­za. Si se arran­ca bien tem­prano por la maña­na, pue­de visi­tar­se el Tea­tro Colón, ya que ofre­ce visi­tas guia­das des­de las 09:00. El reco­rri­do tie­ne una dura­ción apro­xi­ma­da de 50 minu­tos, por lo que que­da un buen mar­gen para apro­ve­char la maña­na y visi­tar El Ate­neo Grand Splen­did, la majes­tuo­sa libre­ría de la Ave­ni­da San­ta Fe. El tiem­po es oro, por lo que el via­je hacia el colo­ri­do barrio de La Boca debe ini­ciar­se con pri­sa, a fin de poder lle­gar a des­tino antes del almuer­zo.

Cami­ni­to y los con­ven­ti­llos sumer­gi­rán al turis­ta en un sub­mun­do den­tro de la Ciu­dad de Bue­nos Aires que retro­trae al arri­bo de los inmi­gran­tes euro­peos. Este barrio es la meca del fút­bol azul y ama­ri­llo, ya que allí se encuen­tran La Bom­bo­ne­ra y el Museo de la Pasión Boquen­se. Allí tam­bién se empla­zan la Usi­na del Arte y el Museo de Bellas Artes de La Boca Quin­que­la Mar­tín. El almuer­zo pue­de rea­li­zar­se en res­tau­ran­tes pin­to­res­cos como El Obre­ro, Gran Paraí­so o La Glo­rie­ta de Qui­que. Habien­do comi­do, aho­ra sí, es momen­to de regre­sar a Men­do­za.

Outsi­de the box

Segu­ra­men­te, muchos de los atrac­ti­vos men­cio­na­dos ante­rior­men­te ya hayan sido tran­si­ta­dos por el lec­tor de ÚNICO, pero no podían dejar de men­cio­nar­se en una guía de via­je por Bue­nos Aires. Tenien­do en cuen­ta esta posi­bi­li­dad, se men­cio­na­rán a con­ti­nua­ción acti­vi­da­des e intere­san­tes luga­res que que­dan fue­ra de un tour tra­di­cio­nal.

El Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires cuen­ta con una amplia pro­pues­ta de visi­tas guia­das gra­tui­tas. Al ya men­cio­na­do tour noc­turno por los íco­nos de la cul­tu­ra por­te­ña de la Av. Corrien­tes, duran­te el fin de sema­na lar­go que va del 11 al 14 de octu­bre tam­bién podrá dis­fru­tar­se de las siguien­tes pro­pues­tas:

Arte urbano en La Boca: el segun­do sába­do de cada mes, se rea­li­za un repa­so por los artis­tas plás­ti­cos y pin­to­res que habi­ta­ron este barrio, así como por los mura­les que lo deco­ran. El pun­to de encuen­tro es la esqui­na de las ave­ni­das Beni­to Pérez Gal­dós y Almi­ran­te Brown, a las 11:00.

Arqui­tec­tu­ra ferro­via­ria en Reti­ro: el segun­do domin­go de cada mes, se reco­rre la his­to­ria detrás de los tre­nes de anta­ño. La esta­ción Mitre es uno de los pla­tos fuer­tes de este tour, que par­te a las 15:00 de la Torre Monu­men­tal (Pla­za Fuer­za Aérea Argen­ti­na).

Visi­ta guia­da por San Tel­mo: el reco­rri­do ini­cia a las 15:00 en Defen­sa y Chi­le (Monu­men­to a Mafal­da).

Tran­vía his­tó­ri­co: visi­ta guia­da a bor­do del Tram­way His­tó­ri­co de Bue­nos Aires. Sába­dos y feria­dos fun­cio­na de 16:00 a 19:30. Los domin­gos se agre­ga un hora­rio diurno de de 10:00 a 13:00. Tie­ne una fre­cuen­cia de 25 minu­tos y par­te de la inter­sec­ción de Emi­lio Mitre y José Boni­fa­cio.

IMPORTANTE
Todas las visi­tas guia­das, sal­vo la del tran­vía, se rea­li­zan a pie, por lo que se sus­pen­den por llu­via. Se reco­mien­da lle­gar diez minu­tos antes.

Entre las alter­na­ti­vas pagas, se encuen­tran los tours de Bue­nos Aires Mis­te­rio­sa, que cuen­ta con tres pro­pues­tas dife­ren­tes, en tér­mi­nos de reco­rri­dos y pre­cios:

Bue­nos Aires Mis­te­rio­sa I: paseo en bus don­de se repa­sa­rán las his­to­rias de crí­me­nes y leyen­das urba­nas de los barrios de Mon­tse­rrat, San Tel­mo, La Boca, Barra­cas, Par­que de los Patri­cios, Cons­ti­tu­ción y San Cris­tó­bal.

Bue­nos Aires Mis­te­rio­sa II: reco­rri­do en bus don­de se narra­rán las his­to­rias de crí­me­nes y leyen­das urba­nas de los barrios de Mon­tse­rrat, San Nico­lás, Reti­ro, Reco­le­ta y Paler­mo.

Bue­nos Aires Mis­te­rio­sa III: paseo a pie por el Cemen­te­rio de la Reco­le­ta para cono­cer sus his­to­rias de crí­me­nes y leyen­das urba­nas.

Se reco­mien­da con­sul­tar en Inter­net el cos­to de estas tres visi­tas guia­das, dada la posi­bi­li­dad de que pue­dan variar para la fecha en que se reali­ce el via­je.

Edi­fi­cio Otto Wulff

Top 5 de rin­co­nes escon­di­dos

Edi­fi­cio No Hi Ha Som­nis Impos­si­bles,
Av. Riva­da­via 2000.
Pala­cio Baro­lo, Av. de Mayo 1370.
Zan­jón de Gra­na­dos, Defen­sa 755.
Edi­fi­cio Otto Wulff, Av. Bel­grano 609.
Pala­cio de Aguas Corrien­tes,
Rio­bam­ba 750.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here