Proba­ble­men­te sien­tas que no cono­cés tu pro­vin­cia a fon­do y que es una cuen­ta pen­dien­te. Subir al auto, poner tu músi­ca favo­ri­ta, des­co­nec­tar­te de la ruti­na y tomar la carre­te­ra para hacer turis­mo por las rutas men­do­ci­nas es un plan ape­te­ci­ble para cual­quie­ra. Más aún si este plan tie­ne un con­di­men­to espe­cial: hacer­lo sobre un auto clá­si­co.

Si sos faná­ti­co o faná­ti­ca de los autos clá­si­cos, esta nota es para vos: ¿sabías que exis­te un espa­cio que desa­rro­lla via­jes, com­pe­ten­cias y even­tos alre­de­dor de esta pasión? Se tra­ta de Autiq, un empren­di­mien­to de Pato y Leo Bou­lin, que orga­ni­za rallies de autos clá­si­cos en los que se mez­cla de for­ma per­fec­ta una expe­rien­cia turís­ti­ca con la adre­na­li­na de una com­pe­ten­cia. “Lo que bus­ca­mos es brin­dar una expe­rien­cia inte­gral, que tras­cien­da el mun­do de los autos para conec­tar­se con otras temá­ti­cas. Si bien se tran­si­ta en los autos clá­si­cos, el via­je tie­ne como des­tino varios pun­tos de inte­rés: pai­sa­jes, bode­gas, mon­ta­ñas, el encuen­tro con otros, lo social…”, expli­có Patri­cio Bou­lin ante las pre­gun­tas de ÚNICO. Y enfa­ti­za en lo más impor­tan­te: este pasa­tiem­po acer­ca a la gen­te que lo com­par­te; tam­bién gene­ra un espa­cio para diver­tir­se y unir a la fami­lia.

Lo que bus­ca­mos es brin­dar una expe­rien­cia inte­gral, que tras­cien­da el mun­do de los autos.

Autiq orga­ni­za una agen­da anual de acti­vi­da­des para que los due­ños de autos clá­si­cos pue­dan dis­fru­tar­lo al máxi­mo. “Al prin­ci­pio uno se mete por­que le gus­tan los autos, pero des­pués tras­cien­de y hay gen­te que ingre­sa por los via­jes que se hacen. Y los autos pasan a ser algo com­ple­men­ta­rio. Hoy nues­tro deseo es que la gen­te de Men­do­za se sume a 3 o 4 even­tos por año”. Nues­tra pro­vin­cia es una pla­za que se des­ta­ca por ori­gi­na­les pro­pues­tas como el reco­no­ci­do “Rally de las Bode­gas”, orga­ni­za­do des­de el 2003 por Ale­jan­dro Bover­man, en el que 80 autos reco­rren los cami­nos del vino en Ven­di­mia. Otra alter­na­ti­va es el “Win­ter Rally” los días 9, 10 y 11 de agos­to, don­de se vive la aven­tu­ra de reco­rrer en pleno invierno los increí­bles cami­nos de la cor­di­lle­ra de Los Andes, con el desafío de alcan­zar la base del icó­ni­co Cerro Acon­ca­gua, a car­go de Autiq. Este año lar­gan 45 autos clá­si­cos, con bino­mios pro­ve­nien­tes de Fran­cia, Ita­lia, Sui­za, Bra­sil, Colom­bia, Bue­nos Aires, Sal­ta, Cór­do­ba, Rosa­rio y, por supues­to, Men­do­za. Ade­más, duran­te el res­to año se orga­ni­zan algu­nas com­pe­ten­cias o even­tos por el día, como un Cru­ce a Chi­le a fin de año.

Ingre­sar al mun­do de los autos clá­si­cos no solo con­sis­te en adqui­rir una pie­za de colec­ción que gene­ra satis­fac­ción y sen­si­bi­li­za a su due­ño, sino que su uso con­lle­va un infi­ni­to mun­do de experiencias…hay aven­tu­ra, relax, con­fort, turis­mo. Y, por otro lado, el auto clá­si­co en sí tie­ne un aspec­to cul­tu­ral, his­tó­ri­co y nos­tál­gi­co; lleno de valo­res intan­gi­bles para su due­ño, que sur­gen tan­to de la iden­ti­dad de su mar­ca, de su país de ori­gen como de la épo­ca que repre­sen­ta, sus dise­ños, colo­res, mate­ria­li­dad, olo­res, etc. El mis­mo paso del tiem­po hace que el auto­mó­vil se lle­ne de his­to­ria.

Y más his­to­ria pue­de sumar si es un medio para que vos, jun­to a fami­lia y ami­gos, vivan nues­tra tie­rra de otra mane­ra. Como expre­san los faná­ti­cos, a veces en la “inco­mo­di­dad” del andar de un auto clá­si­co encon­tra­rás más vibra­cio­nes. “Mucha gen­te se sor­pren­de por­que no cono­cían varios luga­res y dicen “Che, mirá que lin­do camino, ¡qué lin­do dis­fru­tar Men­do­za des­de esta temá­ti­ca!” por­que el reco­rrer es otra expe­rien­cia. Y aun­que uno repi­ta los even­tos o los cami­nos, el con­tex­to cam­bia por­que hay cam­bio de gen­te, de pai­sa­jes, de cli­mas, enton­ces gene­ra un turis­mo úni­co, que has­ta para el men­do­cino es sor­pren­den­te y ori­gi­nal, y que es com­ple­tí­si­mo. En cada deta­lle nos gus­ta brin­dar una expe­rien­cia. A veces con­tra­ta­mos un hotel o res­tau­ran­te de alta cate­go­ría y des­pués hace­mos un pic­nic al lado de la mon­ta­ña, de una mane­ra mucho más sim­ple y más agres­te. Enton­ces, más que todo pro­cu­ra­mos que cada espa­cio y en cada para­da la gen­te viva un buen momen­to y que pue­de ser una pro­pues­ta cul­tu­ral, por­que los autos clá­si­cos han sido reco­no­ci­dos como patri­mo­nio his­tó­ri­co por la UNESCO. Bus­ca­mos des­ta­car cul­tu­ra, arte, gas­tro­no­mía, hote­le­ría y la expe­rien­cia de la natu­ra­le­za en Men­do­za y de nues­tra iden­ti­dad”, ter­mi­nó narran­do entu­sias­ma­do Pato.

Ingre­sar al mun­do de los autos clá­si­cos no solo con­sis­te en adqui­rir una pie­za de colec­ción sino que su uso con­lle­va un infi­ni­to mun­do de experiencias…hay aven­tu­ra, relax, con­fort, turis­mo.

¿En qué con­sis­ten estos rallies?

Es una com­pe­ten­cia que se basa en un sis­te­ma de regu­la­ri­dad y pre­ci­sión. En un deter­mi­na­do pre­dio aco­ta­do, se ponen a deter­mi­na­da dis­tan­cia unas “man­gue­ras”, que detec­tan el segun­do exac­to en que las rue­das del auto las tocan. De una pos­ta a la otra, el auto tie­ne que atra­ve­sar el camino en un tiem­po deter­mi­na­do por la orga­ni­za­ción. Cuan­do ter­mi­na una prue­ba, empie­za otra. La maes­tría depen­de del domi­nio del auto, ya que tie­ne cier­tas varia­bles y esto lo com­ple­ji­za. El rol del copi­lo­to es muy impor­tan­te por­que tie­ne un reloj espe­cial que cro­no­me­tra los tiem­pos. La habi­li­dad de taquear al mis­mo tiem­po que se pisan las man­gue­ras es fun­da­men­tal, ya que si taquea antes o des­pués ya se comien­za la com­pe­ti­ción con un error.

¿Es peli­gro­so?

No, por­que hay que res­pe­tar las nor­mas de trán­si­to y las prue­bas son en luga­res cerra­dos o calles que no se usan. Vale acla­rar que no son prue­bas de velo­ci­dad, sino de regu­la­ri­dad sport y pre­ci­sión. Ade­más, un ser­vi­cio de asis­ten­cia que acom­pa­ña todas las acti­vi­da­des.

¿Cual­quie­ra pue­de rea­li­zar esta acti­vi­dad?

Sí, sola­men­te se requie­re prác­ti­ca ¡y un buen copi­lo­to!

Autiq
Face­book: comu­ni­dad autiq
contacto@autiqcars.com
+54 9 261490003
Mitre 521 Of. 19. Men­do­za, Argen­ti­na.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here