CABERNET FRANC

0

La diversidad es la ventaja más signi cativa del vino argentino y si bien el Malbec es el abanderado indiscutido, cada vez son más los que lo eligen para realizar vinos premium.

Algo sucede en la industria vitivinícola, si bien el consumo per cápita ha disminuido levemente, cada vez existen más vinotecas que se abren en cada barrio. Esto se debe a que esta bebida está generando un público más exigente, con mayores conocimientos y que se toma su tiempo a la hora de elegir un espécimen para descorchar. Esto produce un merca­ do perfecto para la comercialización de vinos de superior calidad y de diferentes variedades.

Hoy, el terruño es lo más importante para lograr vinos de alta gama. Pero lograr vinos con sentido de pertenencia es un camino totalmente aparte. Por eso, actualmente se apuesta por la fama de nuestros varietales, sacándole el jugo a la diversidad que ofrecen los viñedos argentinos. Entonces, si tenemos a un público cada vez más exigente, que pide calidad e innovación, sumado a mejores técnicas de producción y estrategias comerciales nos lleva al auge de diferentes varietales como es el caso del Cabernet Franc.

Es una variedad de uva tinta originaria de la región del Médoc francés, es más ligera que el Cabernet Sauvignon, produce un luminoso y claro tinto de mediana acidez y con un cuerpo medio que nos deja un aroma a pimienta al mezclarse con uvas más robustas. Dependiendo de la región en la que crece y del estilo del vino, puede tener aromas adicionales como tabaco, frambuesa, pimiento, grosella negra y violetas.

Cabernet Franc se ha adaptado muy bien a nuestra tierra y si bien hay muchas buenas zonas para cultivarlo, el valle de Gualtallary, ubicado en el departamento de Tupungato, es un sitio propicio para la crianza de estas vides. Gracias a su pronunciada amplitud térmica y la mineralidad calcárea del suelo genera un sabor único para este producto.

Otra zona ideal para su cultivo es la de Agrelo y Perdriel en Luján de Cuyo; este terruño cuenta con una buena pendiente y un sustrato pedregoso, el cual le da una mezcla interesante de pirazinas y frutos del bosque. A su vez, tenemos a Vista Flores ubicado en Tunuyán, que representa un lugar exquisito para la crianza del Cabernet Franc, debido a su suelo franco­arenoso­pedregoso y su clima que intensi ca los aromas con suaves notas a hierbas. De estas micro regiones mencionadas se obtiene expresión aromática, frescura, estructura y elegancia en nuestro paladar.

Y si de maridar se trata, este espécimen va muy bien con carnes magras asadas, vacunas o de caza. Las verduras asadas son ideales para disfrutar­ lo: se puede acompañar con berenjenas, ajo, ají o tomate, para completar la ensalada criolla con pimientos rojos y verdes. Además, cabe destacar que se trata de un vino importante, en el que se perciben gran cantidad de nos detalles. Por lo tanto debemos poner atención en esto: las salsas especiadas y en base a hierbas aromáticas son fundamentales. Es un vino de gran expresión que nos desafía a disfrutar­ lo en un amplio abanico de opciones.

TE PRESENTAMOS LAS TRES ETIQUETAS DESTACADAS DEL 2017 PROVENIENTES DE ESTAS REGIONES:

Gran Enemigo Cabernet Franc Gualtallary 2010 Bodega Aleanna
Es el más famosos de los exponentes varietales, cali có más allá de los mejores Malbec. De delicados aromas, paladar fresco, con buen músculo y uidez. Este ejemplar cuenta con buen cuerpo, algo contundente pero muy armónico por su juventud.

Guarda, Selección de Viñedos Cabernet Franc 2012 Bodega Lagarde

Un Cabernet Franc de aromas algo apretados y modernos, muy com­ pacto. De buena frescura, con taninos nos, y un dejo herbal que no se despega, aporta frescura en el nal de boca. Un vino moderno y de ím­ petu que busca el impacto, no como sus pares de variedades más clásicas.

Bodega Cavas Rosell Boher Vista Flores
A pesar de ser muy reciente, es un varietal que esconde mucha experiencia. Es un tinto equilibrado y completo en su expresión. Cuenta con la fres­ cura típica del cepaje y un cuerpo amable. De carácter frutado y sutil, su nal de boca resulta muy agradable, pero lo más destacable es su agarre, asegurándole una guarda de al menos dos años más.

Estos son los mejores ejemplos de un varietal que que no podés dejar de probar. Así que cuando estés con una botella de Cabernet Sauvignon en una mano y una de Malbec en la otra, soltá ambas y escogé un Franc que te va a sorprender.

Share.

Comments are closed.