Para desa­rro­llar una edi­fi­ca­ción en este sec­tor debe­rán tener en cuen­ta los siguien­tes linea­mien­tos esta­ble­ci­dos tan­to por las nor­mas muni­ci­pa­les como las rea­li­za­dos por Dal­vian.
Nor­mas espe­cia­les de cons­truc­ción.
Dis­pues­to a comen­zar la cons­truc­ción, el pro­pie­ta­rio del caso debe tener los siguien­tes pun­tos en cuen­ta:

  • Haber pre­sen­ta­do a la admi­nis­tra­ción y obte­ner visa­ción defi­ni­ti­va de la Comu­na corres­pon­dien­te, de toda la docu­men­ta­ción téc­ni­ca de la edi­fi­ca­ción pre­ten­di­da y, hallar­se auto­ri­za­do para ini­ciar la eje­cu­ción de obras.
  • Obte­ner auto­ri­za­ción e indi­ca­ción de núme­ro de acce­so, para el ingre­so de pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos de la cons­truc­ción, maes­tros mayo­res de obra, obre­ros, mate­ria­les y pro­vee­do­res, cum­plien­do los requi­si­tos para el pos­te­rior y coti­diano con­trol de barre­ra.
  • Tener su perí­me­tro cerra­do con alam­bre teji­do rom­boi­dal. Sólo habrá un por­tón enmar­ca­do, cerra­do con cade­na y can­da­do, que debe­rá per­ma­ne­cer cerra­do en horas de inac­ti­vi­dad. El cie­rre fron­tal debe­rá ubi­car­se a una dis­tan­cia de un metro del cor­dón de calle. Cuan­do una cons­truc­ción sea colin­dan­te a una vivien­da habi­ta­da o en eta­pa de ter­mi­na­cio­nes exter­nas, el due­ño de la obra debe­rá colo­car un cie­rre con table­ros de fenó­li­co para evi­tar el con­tac­to visual con los habi­tan­tes de la vivien­da veci­na.
  • La obra debe con­tar con un obra­dor con puer­ta, can­da­do y alar­ma don­de estén depo­si­ta­dos los ele­men­tos a res­guar­dar. Debe estar cons­trui­do con mate­ria­les que no gene­ren impac­to visual des­agra­da­ble, que­dan­do prohi­bi­da su cons­truc­ción con ladri­llos api­la­dos sin mor­te­ro.
  • La obra debe­rá con­tar con un baño pro­vi­so­rio para el uso de los ope­ra­rios. El mis­mo podrá ser quí­mi­co o cons­trui­do con ladri­llo asen­ta­do con mor­te­ro o con fenó­li­cos nue­vos y conec­ta­do a la red de cloa­cas.
  • Los obre­ros deben ingre­sar y reti­rar­se, de lunes a sába­do, den­tro del hora­rio que se esta­blez­ca, según la épo­ca del año.
  • Está prohi­bi­do el ingre­so de parien­tes de ope­ra­rios que no tra­ba­jen tam­bién en la obra. Si se hicie­ren pre­sen­tes por algu­na emer­gen­cia, se dará inme­dia­to avi­so a la per­so­na indi­ca­da, median­te agen­tes de vigi­lan­cia.
  • La admi­nis­tra­ción pue­de san­cio­nar al vecino si en sus edi­fi­ca­cio­nes ingre­sa­ra ope­ra­rios o roda­dos con mate­ria­les, fue­ra de los hora­rios esta­ble­ci­dos; que se depo­si­ten mate­ria­les o escom­bros en la calle; que se pre­pa­ra­ren mez­clas u hor­mi­gón o se mani­pu­len mez­clas de ári­dos sobre el asfal­to de la calle. Así tam­bién que camio­nes u otras maqui­na­rias, suban sus rue­das o superen al cor­dón de la pro­pie­dad o de pro­pie­da­des veci­nas; que se ocu­pen sin auto­ri­za­ción terre­nos colin­dan­tes como obra­dor o, para otros fines. Que se depo­si­ten escom­bros den­tro del perí­me­tro del barrio.
  • Ins­ta­lar el arte­fac­to de ilu­mi­na­ción con foto­cé­lu­la obli­ga­to­rio en el fren­te de la obra, orien­ta­do hacia el inte­rior de la mis­ma.
  • Colo­car el car­tel de obra obli­ga­to­rio en el fren­te de la obra, res­pe­tan­do las medi­das de 0,50 x 0,70 m. Dicho car­tel, sólo debe con­te­ner datos pro­pios de la obra.

Carac­te­rís­ti­cas y des­tino de las cons­truc­cio­nes
Se esta­ble­cen dos situa­cio­nes con índi­ces de ocu­pa­ción del terreno. El pro­pie­ta­rio debe­rá optar por una de ellas, según sus nece­si­da­des de cons­truc­ción:

  • Ade­más de la pro­yec­ción sobre el sue­lo de las cons­truc­cio­nes cubier­tas, los ale­ros que superen los (0,60 m) sesen­ta cen­tí­me­tros y, las gale­rías semi cubier­tas, tam­bién compu­tan FOS. La super­fi­cie par­qui­za­da no pue­de ser infe­rior al cua­ren­ta por cien­to (40 %) de la super­fi­cie del lote. La super­fi­cie que ocu­pan las pér­go­las, no compu­tan en este por­cen­ta­je de los espa­cios par­qui­za­dos. Los pisos, vere­di­nes, sola­dos y decks, deben reti­rar­se como míni­mo cua­ren­ta cen­tí­me­tros (0,40 m) de la cara inter­na del muro de cie­rre peri­me­tral.
  • La super­fi­cie Cubier­ta míni­ma de la vivien­da es de 220 m2. En caso de cons­truir­se sub­sue­los, el techo del mis­mo no podrá supe­rar un metro en altu­ra el cor­dón este.
  • El/los techos de la vivien­da debe­rán con­si­de­rar­se y tra­tar­se como la quin­ta facha­da, no pudien­do ubi­car­se equi­pos de aire acon­di­cio­na­do, ni ins­ta­la­cio­nes de nin­gún tipo que que­den a la vis­ta. Las cubier­tas de los techos serán ter­mi­na­das con pie­zas cerá­mi­cas o de gres, pie­dra par­ti­da admi­tién­do­se sólo cubier­tas metá­li­cas de jerar­quía, tan­to gra­ni­lla­das símil teja, como tra­pe­zoi­da­les pre pin­ta­das color teja. No se admi­ti­rán techos cons­trui­dos con mate­ria­les eco­nó­mi­cos y de esca­so valor esté­ti­co. No está per­mi­ti­da la des­car­ga de desagües plu­via­les de los techos sobre la calle. Los mis­mos deben vol­car­se sobre los jar­di­nes de la vivien­da, con­si­de­ra­dos como sue­lo absor­ben­te.
  • Las edi­fi­ca­cio­nes podrán tener ale­ros en cual­quie­ra de sus caras. Los ale­ros no podrán cubrir más del 40 % de los reti­ros fron­ta­les ni, del 30 % de los reti­ros late­ra­les y pos­te­rio­res o de con­tra fren­te. El pro­yec­to y eje­cu­ción de los ale­ros, debe pre­ver que el agua pro­ve­nien­te de las pre­ci­pi­ta­cio­nes plu­via­les por des­bor­de de techos, no afec­te pro­pie­da­des colin­dan­tes.
  • Idén­ti­ca apa­rien­cia debe­rán pre­sen­tar los puen­tes pea­to­na­les y vehí­cu­la­res sobre los espa­cios ver­des resul­tan­tes, des­de la vere­da has­ta la línea del cor­dón de la cal­za­da y, la cober­tu­ra obli­ga­to­ria de las ocha­vas, que debe­rán desa­rro­llar­se con las lajas ya indi­ca­das, dis­pues­tas en for­ma de aba­ni­co, siguien­do el arco del cor­dón de las res­pec­ti­va esqui­na.
  • Dal­vian pro­ce­de­rá a la colo­ca­ción de árbo­les al fren­te de cada pro­pie­dad, sien­do a car­go del pro­pie­ta­rio el man­te­ni­mien­to y res­tau­ra­ción de sus vere­das y depó­si­tos de basu­ra, en caso que las raí­ces o ramas de los árbo­les, oca­sio­nen su levan­ta­mien­to o rup­tu­ra. Así tam­bién el pro­pie­ta­rio esta a car­go de la repa­ra­ción del cor­dón, la ban­qui­na y repa­vi­men­ta­ción de la calle

 
Reti­ros
En lo refe­ren­te a los reti­ros de lo edi­fi­ca­do, res­pec­to a los lími­tes del terreno, regi­rán los siguien­tes inci­sos y tablas:

  • Los lotes no: 2,3,4,5,6,7,8,9,10,11 y 12 de la man­za­na 101 y no: 2,3,4, y 5 de la man­za­na 98, ten­drán reti­ros pos­te­rio­res de 4,00 metros.
  • La super­fi­cie afec­ta­da por los reti­ros esti­pu­la­dos, podrá ser inclui­da en el por­cen­ta­je de super­fi­cie libre exi­gi­da y, en tales super­fi­cies, no podrá rea­li­zar­se nin­gún tipo de cons­truc­ción, con­for­me lo nor­ma­do por la Ley Pro­vin­cial 3.776, orde­nan­zas muni­ci­pa­les vigen­tes sobre el tema y, las pre­sen­tes nor­mas espe­cia­les de cons­truc­ción. Es regla que las ven­ta­nas de Plan­ta Alta y bal­co­nes deban ubi­car­se a 3m como míni­mo del lími­te colin­dan­te. Sin embar­go, en los casos en que por regla­men­to se per­mi­te una dis­tan­cia menor, el vidrio de la ven­ta­na no debe­rá ser trans­pa­ren­te y las aber­tu­ras, deben ser sólo para ilu­mi­na­ción y no para ven­ti­la­ción. Debe­rán cons­truir­se y colo­car­se en paños fijos o en su defec­to, osci­lo batien­tes supe­rio­res o infe­rio­res, que per­mi­tan sólo una peque­ña ven­ti­la­ción que no supere el 25 % de aber­tu­ra. Sólo podrán exis­tir ven­ta­nas en muros media­ne­ro si, entre los veci­nos invo­lu­cra­dos se pac­ta y apli­ca la nor­ma­ti­va dis­pues­ta por el Códi­go Civil res­pec­to de media­ne­ría y otras res­tric­cio­nes o lími­tes al domi­nio.

Cie­rres
Los cie­rres peri­me­tra­les debe­rán ajus­tar­se a las siguien­tes carac­te­rís­ti­cas:

  • El cie­rre Fron­tal, si se opta por cons­truir­lo, debe­rá ser rea­li­za­do con pie­dras úni­ca­men­te natu­ral de una cara vis­ta y que no supere la altu­ra de un metro sobre el nivel del piso de la vere­da, en cual­quier pun­to de ésta, ya sea que se acom­pa­ñe la pen­dien­te del terreno en for­ma para­le­la o se esca­lo­ne para con­se­guir tal resul­ta­do.
  • En caso de nece­si­tar cons­truir un cie­rre sobre el muro, el mis­mo debe­rá cons­truir­se con malla metá­li­ca artís­ti­ca elec­tro­sol­da­da a una altu­ra tal que en for­ma com­bi­na­da con el muro no supere 1.60m sobre el nivel de vere­da, que­dan­do prohi­bi­do el uso de tela media som­bra. Cons­ti­tu­ye tam­bién el con­cep­to de cie­rre fron­tal, aquel que se dis­pon­ga sobre la línea de edi­fi­ca­ción legal u opta­ti­va en los late­ra­les de la edi­fi­ca­ción.
  • El cie­rre ver­de en este caso, podrá lle­gar has­ta los 2,50 m sobre el nivel de vere­da.
  • Los cie­rres late­ra­les, pos­te­rior y con­tra fren­te debe­rán ser de pie­dras tipo Dal­vian.

Altu­ra de las cons­truc­cio­nes

  • Los pro­pie­ta­rios deben pre­fe­rir el desa­rro­llo de sus cons­truc­cio­nes en una sola plan­ta, tra­tan­do de apro­ve­char al máxi­mo la topo­gra­fía del terreno natu­ral. A fin de garan­ti­zar una correc­ta visual en toda la zona de Bal­co­nes, cada lote en par­ti­cu­lar con­ta­rá con una altu­ra máxi­ma dada por la TABLA 3-A.
  • En caso de cons­truir más de un apla­ta sobre el lado oes­te del lote, la plan­ta infe­rior que­da­rá limi­ta­daa una altu­ra máxi­ma de 3,50m y la supe­rior debe­rá dis­po­ner­se de for­ma tal de no ocu­par más del 50% del ancho del lote menos los 2 reti­ros late­ra­les, que­dan­do el otro 50 % limi­ta­do a una altu­ra­má­xi­ma esta­ble­ci­da por la TABLA 3-A, de for­ma tal de per­mi­tir visua­les a los lotes ubi­ca­dos pos­te­rior­men­te.
  • Las cons­truc­cio­nes que se reali­cen en las man­za­nas 98, 100 y 101 no podrán exce­der los 3.50 metros de altu­ra res­pec­to a la cota cero, la cual se deter­mi­na­rá sobre el cor­dón de la calle en que la pro­pie­dad ten­ga su ingre­so y en el pun­to medio del lote.
  • En caso de cons­truir una plan­ta alta, debe­rá dis­po­ner­se de for­ma tal de no ocu­par más del 50% del ancho del lote menos los reti­ros late­ra­les, de for­ma tal de per­mi­tir visua­les a los lotes ubi­ca­dos pos­te­rior­men­te. La altu­ra máxi­ma final admi­si­ble será de 6 metros des­de la cota cero. Como excep­ción el lote 01 de la man­za­na 101, debi­do a las carac­te­rís­ti­cas espe­cia­les de este terreno, la altu­ra máxi­ma se deter­mi­na­rá con­si­de­ran­do como cota cero el nivel de terreno natu­ral sobre el que se fun­da­rá la cons­truc­ción.
  • No podrá ini­ciar­se la eje­cu­ción de la obra, que no cum­pla en su docu­men­ta­ción téc­ni­ca con la altu­ra máxi­ma esta­ble­ci­da, lo que per­mi­ti­rá que la tota­li­dad de las cons­truc­cio­nes del Bal­cón no inci­dan sobre las demás cons­truc­cio­nes e impi­dan una visual del pai­sa­je con vis­ta al este de la Ciu­dad de Men­do­za.

Tra­ta­mien­to de Facha­das: 
Los reti­ros esta­rán dados por el siguien­te cua­dro:

 
 
 
 
 

  • En caso de nece­si­tar rea­li­zar muros de cie­rre de mayor altu­ra, los mis­mos debe­rán rea­li­zar­se en for­ma esca­lo­na­da hacia el inte­rior del terreno, dejan­do can­te­ros y super­fi­cies de ver­de que sua­vi­cen dicha super­fi­cie y altu­ra.
  • En caso de cons­truir una más de una plan­ta sobre el lado oes­te del lote, la plan­ta infe­rior que­da­rá limi­ta­da a una altu­ra máxi­ma de 3,50m y la supe­rior debe­rá dis­po­ner­se de for­ma tal de no ocu­par más del 50% del ancho del lote menos los 2 reti­ros late­ra­les, que­dan­do el otro 50 % limi­ta­do a una altu­ra máxi­ma esta­ble­ci­da por la TABLA 3-A, de for­ma tal de per­mi­tir visua­les a los lotes ubi­ca­dos pos­te­rior­men­te.