Tener una huer­ta, aun­que sea peque­ña, trae gran­des bene­fi­cios tan­to para nues­tra salud y la de nues­tra fami­lia, como para el entorno y el pla­ne­ta. Con esto en men­te, Dal­vian plan­tea su idea de desa­rro­llar den­tro del pre­dio una huer­ta orgá­ni­ca, aggior­nán­do­se a las ten­den­cias mun­dia­les en cuan­to a esti­lo de vida.

En estos tiem­pos, la mono­to­nía de los colo­res gri­ses de la ciu­dad, el seden­ta­ris­mo de nues­tra ruti­na y de nues­tros hob­bies y el rit­mo ace­le­ra­do de las exi­gen­cias labo­ra­les no dejan lugar para que nos conec­te­mos con la natu­ra­le­za ni para que nos des­in­to­xi­que­mos de los quí­mi­cos y sin­té­ti­cos que con­su­mi­mos dia­ria­men­te en nues­tros ali­men­tos. Se vuel­ve nece­sa­rio, enton­ces, vol­ver a las raí­ces, a nues­tra esen­cia como habi­tan­tes de este pla­ne­ta y al armo­nio­so tiem­po de la natu­ra. Dicho de otro modo, esta pro­pues­ta repre­sen­ta mucho más que un sim­ple pasa­tiem­po: es un espa­cio de cam­bio, de reno­va­ción men­tal y de cui­da­do de nues­tra salud físi­ca y psí­qui­ca. Cul­ti­var nues­tra pro­pia huer­ta nos per­mi­te incre­men­tar nues­tra crea­ti­vi­dad a tra­vés del dise­ño de nues­tro cul­ti­vo, des­pe­jar nues­tra men­te, tener el pla­cer y la segu­ri­dad de comer ali­men­tos cul­ti­va­dos por noso­tros mis­mos (libres de pes­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes sin­té­ti­cos y demás pro­duc­tos per­ju­di­cia­les para la salud) e inter­ac­tuar con la natu­ra­le­za de una mane­ra direc­ta, adqui­rien­do más cono­ci­mien­to sobre sus ciclos.

¿Cómo fun­cio­na­rá la Huer­ta Orgá­ni­ca de Dal­vian?

  • Se desa­rro­lla­rá en un sec­tor de apro­xi­ma­da­men­te una hec­tá­rea, ubi­ca­do en la Calle Cerro Cris­to, a 100 m del Bou­le­vard Las Cor­ta­de­ras, selec­cio­na­do por ser acce­si­ble, pro­te­gi­do y sufi­cien­te­men­te ais­la­do para faci­li­tar el cul­ti­vo orgá­ni­co.
  • El sis­te­ma de rie­go será por goteo y bor­bo­teo, ya que este meca­nis­mo evi­ta la pér­di­da de agua y es con­si­de­ra­do el méto­do más sus­ten­ta­ble.
  • Las par­ce­las de cul­ti­vo de ver­du­ras y hor­ta­li­zas serán indi­vi­dua­les por fami­lia con una medi­da de 1,2 m x 10 m, con la posi­bi­li­dad de acce­der a más par­ce­las de acuer­do a sus gus­tos y nece­si­da­des.
  • Dal­vian apor­ta­rá la mano de obra, insu­mos, maqui­na­ria y la con­tra­ta­ción de pro­fe­sio­na­les, jun­to a los cua­les los pro­pie­ta­rios ten­drán la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par de las dis­tin­tas eta­pas de cul­ti­vo y de cose­cha.
  • Exis­ti­rá un sec­tor de pro­duc­ción de fru­tas, aro­má­ti­cas y flo­res comes­ti­bles que será con­jun­ta para toda la huer­ta.
  • Se inclui­rán sec­to­res de pro­duc­ción de com­post y humus de lom­briz con el doble obje­ti­vo de pro­ce­sar los resi­duos y a su vez bajar el cos­to de man­te­ni­mien­to y mejo­rar la cali­dad del sue­lo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here