Es posi­ble que algu­na vez te hayas pre­gun­ta­do por qué no tener tu pro­pio huer­to en casa. Debes saber que cul­ti­var tus pro­pios ali­men­tos pue­de apor­tar­te muchos bene­fi­cios que qui­zás no cono­cías.

No es nece­sa­rio vivir en medio del cam­po o tener un gran jar­dín. La Huer­ta de Dal­vian cuen­ta con todos los ele­men­tos para que pue­das dis­fru­tar cada uno de ellos y esta idea se haga reali­dad.

Un miem­bro más de la fami­lia.

La cons­truc­ción y el cui­da­do de la huer­ta pue­de ser el espa­cio de unión de la fami­lia. Pode­mos sem­brar las semi­llas jun­to a nues­tros hijos, regar y cose­char. La huer­ta es un espa­cio ideal de diver­sión y apren­di­za­je para pasar lar­gas horas en fami­lia.

Pasas tiem­po al aire libre
Ocu­par­te de tu pro­pia huer­ta te per­mi­ti­rá pasar tiem­po al aire libre y evi­tar el seden­ta­ris­mo. Tra­ba­jar la tie­rra impli­ca movi­mien­to, por eso for­ta­le­ce los múscu­los y dis­tien­de ten­sio­nes. Ade­más, te ayu­da­rá a con­cen­trar­te, esti­mu­lar tu crea­ti­vi­dad, des­pe­jar la men­te y ali­viar el estrés.

Con­su­mes pro­duc­tos loca­les
Al cul­ti­var y cose­char tus pro­pios ali­men­tos evi­tas el trans­por­te, con lo cual no solo redu­ces gas­tos, inter­me­dia­rios y emi­sio­nes a la atmós­fe­ra a cau­sa de los trans­por­tes, sino tam­bién que con­ser­vas la cali­dad nutri­ti­va de los vege­ta­les que muchas veces, debi­do a los tras­la­dos (y las for­mas de con­ser­va­ción en ellos) pue­den alte­rar­se.

Cui­das el ambien­te
En la mayor par­te de los casos, los ali­men­tos que lle­gan a los mer­ca­dos pue­den via­jar lar­gos kiló­me­tros, pasan­do por dis­tin­tos méto­dos y pro­ce­so de con­ser­va­ción, alma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción; lo que gene­ra un aumen­to de cos­tos: no solo a nivel eco­nó­mi­co sino tam­bién ambien­tal (pro­du­ce una mayor hue­lla de car­bono).

Comes orgá­ni­co

La Huer­ta de Dal­vian es 100% orgá­ni­ca, es decir impli­ca una pro­duc­ción sus­ten­ta­ble, un mane­jo racio­nal de los recur­sos natu­ra­les, y la pro­tec­ción de la diver­si­dad natu­ral redu­cien­do el uso de agro-quí­mi­cos, pes­ti­ci­das dañi­nos y con­ser­van­tes, y los vege­ta­les van direc­to de la huer­ta a tu mesa.

Ayu­das a crear comu­ni­dad
Si cul­ti­vas orgá­ni­co y no con­su­mes todo lo que cose­chas pue­des inter­cam­biar con otros que tam­bién lo hagan. Ade­más, con­ta­gias a otros, inclu­so al inte­rior de tu fami­lia o gru­po de ami­gos. Con­ta­gias bue­nos hábi­tos e inci­tas a otros a tomar con­cien­cia de la ali­men­ta­ción que lle­va­mos.

Estos son algu­nos de los tan­tos bene­fi­cios que La Huer­ta Dal­vian ofre­ce a sus resi­den­tes. ¡No te que­des sin tu par­ce­la!

Más infor­ma­ción:
Dosa | Cº De La Que­bra­da 86
444 0847/444 4628 Int. 202 y 261.
dossa@dalvian.com.ar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here