Avan­za­mos con la pri­me­ra ela­bo­ra­ción de com­post pro­pio reci­clan­do los resi­duos vege­ta­les de verano, esto es muy impor­tan­te por ser el pri­mer paso hacia la auto sus­ten­ta­bi­li­dad de la huer­ta.

Mejo­ra­mos el sue­lo incor­po­ran­do una mez­cla espe­cial de mate­ria­les orgá­ni­cos como tur­ba, com­post de oru­jo, pol­vi­llo de cás­ca­ra de almen­dras, tie­rra de dia­to­meas alta en mine­ra­les y tie­rra de dia­to­meas micro­ni­za­da. Esto es un avan­ce fun­da­men­tal en el con­cep­to de huer­ta bio­in­ten­si­va, de alta pro­duc­ción en espa­cios redu­ci­dos.

Dise­ña­mos cada huer­to con el apor­te de los pro­pie­ta­rios apli­can­do las téc­ni­cas de rota­ción y aso­cia­ción fun­da­men­ta­les en esta tarea tan gra­ti­fi­can­te que es el cul­ti­vo de ali­men­tos sin agro­quí­mi­cos y en armo­nía con la natu­ra­le­za.

Com­par­ti­mos la siem­bra y plan­ta­ción en fami­lia de una mane­ra muy orde­na­da y res­pon­sa­ble, con nues­tro apo­yo téc­ni­co, en un apren­di­za­je com­par­ti­do don­de cada uno apor­tó su ener­gía y mejor pre­dis­po­si­ción.

Des­de nues­tro equi­po, hici­mos una eva­lua­ción posi­ti­va de lo hecho has­ta el momen­to, dis­fru­tan­do de los éxi­tos y toman­do seria nota de los erro­res para capi­ta­li­zar lo apren­di­do y for­ta­le­cer­nos en cada paso.

Con mucha satis­fac­ción les con­ta­mos que todos los huer­tos exis­ten­tes están con­tra­ta­dos, lo que impul­sa la cons­truc­ción de la segun­da eta­pa.

Agra­de­ce­mos muchí­si­mo la pre­sen­cia cons­tan­te y pacien­te de los pro­pie­ta­rios, que reco­rren con sus fami­lias este nue­vo camino con tan­to asom­bro y cari­ño. ¡Los invi­ta­mos a seguir sem­bran­do para el pre­sen­te y el futu­ro!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here