NATACIÓN Y SUS BENEFICIOS 
Por Juan Pablo Anfu­so | Triatlo­nis­ta

Uno de los ejer­ci­cios más com­ple­tos para tra­ba­jar tu men­te y cuer­po es la nata­ción; te man­tie­ne en for­ma, for­ta­le­ce tus múscu­los y tu memo­ria, por lo que es reco­men­da­ble que se prac­ti­que a cual­quier edad.

1. Tu cali­dad de vida mejo­ra: La nata­ción te per­mi­te retra­sar la eta­pa del enve­je­ci­mien­to; tu capa­ci­dad motriz aumen­ta, al igual que tu memo­ria, ya que se requie­re mayor con­cen­tra­ción y coor­di­na­ción.
2. Hace que estés más aler­ta: Con más equi­li­brio y que ten­gas un tiem­po de reac­ción com­ple­jo más efi­cien­te y rápi­do; las heri­das tar­dan menos en sanar.
3. Que­mas mayor núme­ro de calo­rías: En el agua tus múscu­los tra­ba­jan de cin­co a seis veces más que en tie­rra fir­me.
4. La nata­ción aumen­ta tu masa mus­cu­lar y la toni­fi­ca: Alar­ga tus múscu­los y mejo­ra tu silue­ta. Una hora de este ejer­ci­cio te per­mi­te que­mar has­ta 600 calo­rías.
5. Tu cuer­po se hace más resis­ten­te, ya que la nata­ción aumen­ta el gro­sor de tus hue­sos.
6. Tu orga­nis­mo adquie­re mayor movi­li­dad y elas­ti­ci­dad: La nata­ción per­mi­te ejer­ci­tar las arti­cu­la­cio­nes, aumen­ta su fle­xi­bi­li­dad y el ran­go de movi­mien­to.
7. Favo­re­ce la acti­vi­dad del sis­te­ma car­dio­rres­pi­ra­to­rio.
8. Aumen­ta la fle­xi­bi­li­dad de la colum­na y eli­mi­na los dolo­res y moles­tias exis­ten­tes.
9. Mejo­ra tu cir­cu­la­ción: Cuan­do nadas, le das un masa­je a cada órgano de tu cuer­po, la san­gre se reac­ti­va y de esta mane­ra comen­zás a sen­tir­te mejor pau­la­ti­na­men­te.
10. Al nadar rela­jas no sólo los múscu­los del cuer­po, sino tam­bién tu men­te, por lo que tu estrés dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te.
AQUAGYM
5 bue­nos moti­vos para comen­zar!  Por Prof. Pau­la Mayor­gaaquagym

Con­sis­te en prac­ti­car gim­na­sia den­tro del agua. Una acti­vi­dad depor­ti­va com­ple­ta, sua­ve y fácil que actúa efi­caz­men­te sobre el cuer­po, el cora­zón y el áni­mo. Una silue­ta armo­nio­sa y una men­te rela­ja­da.

Bueno para la línea
Una vez sumer­gi­do den­tro del agua, el cuer­po tan sólo pesa la sex­ta par­te de su peso y todos los movi­mien­tos resul­tan más fáci­les de rea­li­zar, inclu­so si el agua crea una resis­ten­cia supe­rior a la del aire y si requie­re un mayor esfuer­zo por par­te de los múscu­los. Es este prin­ci­pio el que hace del aquagym, el alia­do per­fec­to para mode­lar tu silue­ta. Los múscu­los tra­ba­jan con mayor inten­si­dad sin que una se dé cuen­ta.
La varie­dad de los movi­mien­tos hace tra­ba­jar toda la mus­cu­la­tu­ra. Afi­nar la talla, toni­fi­car el pecho y los glú­teos, mus­cu­lar la espal­da y los abdo­mi­na­les, escul­pir los bra­zos y los hom­bros. En cuan­to a las calo­rías gas­ta­das, el aquagym tam­bién gana la par­ti­da. ¿Sabías que 30 minu­tos de aquagym per­mi­ten que­mar unas 600 calo­rías, es decir el equi­va­len­te a una hora y media de gim­na­sia en el sue­lo? ¡Demos las gra­cias al agua por ofre­cer­nos esta resis­ten­cia tan bene­fac­to­ra!
Final­men­te, y siem­pre gra­cias a este fenó­meno de resis­ten­cia al agua, cada movi­mien­to rea­li­za­do efec­túa en la super­fi­cie de la piel, un masa­je dre­nan­te efi­caz para esti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea, luchar con­tra la reten­ción de líqui­dos y eli­mi­nar la celu­li­tis.
Bueno para la salud
El aquagym per­mi­te refor­zar el sis­te­ma mus­cu­lar, esti­mu­lar el rit­mo car­dio­vas­cu­lar, mejo­rar la toni­ci­dad res­pi­ra­to­ria y la cir­cu­la­ción san­guí­nea. El aquagym pre­sen­ta la ven­ta­ja de ser una acti­vi­dad «no trau­má­ti­ca», a dife­ren­cia de muchos depor­tes terres­tres, los ries­gos de lesio­nes son ínfi­mos.
Los cho­ques son amor­ti­gua­dos, no hay impac­tos con el sue­lo. Los movi­mien­tos son sua­ves y flui­dos. Resul­ta­dos: las arti­cu­la­cio­nes tra­ba­jan con sua­vi­dad y se fle­xi­bi­li­zan sin esfuer­zos vio­len­tos. Las con­tra­in­di­ca­cio­nes al aquagym son raras, pero al igual que todas las demás prác­ti­cas depor­ti­vas, antes de lan­zar­te, con­sul­ta a tu médi­co.
Bueno para el áni­mo
¡Ante todo, elo­gio a los bene­fi­cios del agua! Nos lle­va y nos ofre­ce una sen­sa­ción de lige­re­za, que nos hace olvi­dar los kilos de más. ¡Par­tien­do de ahí, el áni­mo tam­bién se encuen­tra mejor! Pero el agua tam­bién tie­ne vir­tu­des rela­jan­tes, como si nos recor­da­ra nues­tra vida intra­ute­ri­na.
Resu­mien­do, el medio acuá­ti­co ya es de por sí, una fuen­te de rela­ja­ción y de bien­es­tar.
Lue­go, el aquagym, al igual que cual­quier otro depor­te, pro­vo­ca una secre­ción de endor­fi­na, la hor­mo­na del pla­cer. Al cabo de unos minu­tos de esfuer­zo, uno se sien­te natu­ral­men­te bien. Otra ven­ta­ja del aquagym: cuan­do se prac­ti­ca colec­ti­va­men­te, per­mi­te pasar un buen rato.
Bueno de 7 a 77 años
Por­que el aquagym es una acti­vi­dad sua­ve y sin peli­gro alguno, es acce­si­ble a todas/os, sea cual sea el esta­do físi­co, el peso, la edad… ¡Muje­res emba­ra­za­das inclui­das! No es indis­pen­sa­ble saber nadar pues­to que nume­ro­sos ejer­ci­cios se prac­ti­can en el bor­de de la pis­ci­na, ahí don­de todo el mun­do hace pie.
 

NATACIÓN ADULTOS (Prof. Juan Pablo  Anfu­so)
Mar­tes y Jue­ves 19 a 20 hs (ini­cia­ción).
Mar­tes y jue­ves 20 a 21hs (avan­za­do)
NATACIÓN  NIÑOS
Lun., Mie. y Vie 17.15 a 18hs (4 a 6 años)
Lun., Mie. y Vie. 18 a 19 hs (7 a 12 años)
COSTO $200
AQUAGYM (Prof a car­go: Pau­la Mayor­ga)
Mar­tes y Jue­ves 18 a 19 hs
COSTO $150