La pintora mendocina Florencia Aise nos cuenta cómo se  proyecta su carrera 

Con la misma tónica realista que expresan sus cuadros, la pintora mendocina Florencia Aise está consolidando su carrera internacional en el mundo del arte. De hecho, en los próximos días viajará a Nueva York para ser parte de una reconocida feria artística que se realizará del 23 al 26 de abril próximo.

Lue­go de una exten­sa tra­yec­to­ria en nues­tro país, el año pasa­do Flo­ren­cia le dio una nue­va impron­ta a su carre­ra y se deci­dió a salir a con­quis­tar otros mer­ca­dos. En ese obje­ti­vo, su pri­me­ra esca­la fue nada menos que en el Art Basel Week de Mia­mi Beach, una de las movi­das artís­ti­cas más impor­tan­tes del mun­do. En ese mar­co, Aise se pre­sen­tó con su pro­pio stand y cau­ti­vó al públi­co con sus mega­rre­tra­tos hiper­rea­lis­tas y sus caba­llos de eterno galo­par. Más de 25 mil per­so­nas visi­ta­ron su espa­cio y qui­sie­ron cono­cer más deta­lles sobre su obra, que sor­pren­dió por su rea­lis­mo, al extre­mo de que muchos duda­ban que fue­ran óleos sobre tela. ¡Creían que eran fotos! Esta pri­me­ra incur­sión en el gran mun­do del arte tuvo una inme­dia­ta reper­cu­sión y la artis­ta men­do­ci­na no ha para­do de reci­bir invi­ta­cio­nes para exhi­bir su tra­ba­jo en dife­ren­tes ciu­da­des cómo Móna­co, Van­cou­ver (Cana­dá), San­ta Fe (EE.UU.), Dubai y en otras expo­si­cio­nes de EE.UU. Enton­ces, y con la inten­ción de cum­plir con estos nue­vos com­pro­mi­sos, Aise acep­tó sumar­se a Wyn­wood 28, una novel gale­ría que fun­cio­na en ese dis­tri­to artís­ti­co de Mia­mi y que tie­ne a su car­go la repre­sen­ta­ción de su tra­ba­jo en el exte­rior. Sin embar­go, y a pesar de esta atrac­ti­va agen­da inter­na­cio­nal, Flo­ren­cia no se olvi­da de sus raí­ces. Sin dudar­lo, empe­zó el 2015 en Men­do­za, la tie­rra que le ha dado todo y en la que sigue produciendo.De hecho, en la mues­tra “Arte en Ven­di­mia”, la tra­di­cio­nal exhi­bi­ción que orga­ni­za la Bol­sa de Comer­cio de Men­do­za para sumar­se a los fes­te­jos ven­di­mia­les, la pin­to­ra pre­sen­tó su más recien­te tra­ba­jo. En reali­dad, se tra­tó de cin­co dife­ren­tes exqui­si­tas visio­nes que esta Dise­ña­do­ra Grá­fi­ca tie­ne sobre las vides. “Me gus­ta pin­tar uvas por­que creo que son el pri­mer esla­bón, y tal vez el más impor­tan­te, de una lar­ga cade­na que fina­li­za en los vinos”.  Casi sin tiem­po para cele­brar el éxi­to de esta últi­ma exhi­bi­ción, Flo­ren­cia ha dedi­ca­do estas últi­mas sema­nas a cum­plir con tra­ba­jos por encar­go y a pre­pa­rar las obras que pre­sen­ta­rá en Nue­va York. Con sólo 31 años, esta artis­ta plás­ti­ca tam­bién se las inge­nia para no dele­gar sus tareas de mamá y espo­sa, pero con la mis­ma armo­nía que expre­sa su tra­zo en la tela. Tan­to en el atril, cómo en la vida, su misión es cap­tu­rar la belle­za de las peque­ñas cosas, de los míni­mos actos coti­dia­nos… “Estoy con­ven­ci­da que toda la belle­za del mun­do cabe, aún, en una peque­ña gota de agua”, es la máxi­ma que ins­pi­ra sus cua­dros, los que dejan una mar­ca inde­le­ble en los sen­ti­dos del espec­ta­dor.