Lo que más me ha ins­pi­ra­do es lo refe­ri­do a nues­tra tie­rra Men­do­za: pai­sa­jes, viñas, flo­res sil­ves­tres”.

Gra­cie­la Mari­ne­lli tie­ne una impor­tan­te tra­yec­to­ria en el cam­po de las artes visua­les, espe­cial­men­te en la téc­ni­ca de la acua­re­la, téc­ni­ca ésta que para trans­for­mar­se en poe­sía hecha color e imá­ge­nes que susu­rran y encan­tan a los sen­ti­dos, nece­si­ta muchos años para per­fec­cio­nar­la y enten­der el capri­cho­so com­por­ta­mien­to del agua y los pig­men­tos. Un lar­go camino que Gra­cie­la ha tran­si­ta­do no con pocos esfuer­zos y sí con mucha dedi­ca­ción.
Estu­dió con el artis­ta plás­ti­co Eduar­do Gon­zá­lez y con la artis­ta plás­ti­ca espe­cia­li­za­da en acua­re­la San­dra Alon­so, ambos de reco­no­ci­da tra­yec­to­ria en el mun­do del arte de Men­do­za. Ha par­ti­ci­pa­do en nume­ro­sas expo­si­cio­nes tan­to colec­ti­vas como indi­vi­dua­les y sus obras se encuen­tran en colec­cio­nes pri­va­das de Esta­dos Uni­dos, Espa­ña y Argen­ti­na.
Según pala­bras de la artis­ta “la belle­za más pro­fun­da de cada  ser, es una con­di­ción inse­pa­ra­ble de la crea­ción, de la natu­ra­le­za, sólo hay que saber per­ci­bir­la y es mi desafío cap­tar la esen­cia de estas y vol­car­la al papel, apro­ve­chan­do las cua­li­da­des exclu­si­vas de la ACUA­RE­LA-suti­le­za, trans­pa­ren­cia, luz- para que la obra  hable por sí mis­ma con un len­gua­je sua­ve, holís­ti­co, inun­da­do de paz, cau­ti­van­do de este modo, tan­to al artis­ta como  al espec­ta­dor”.
SOBRE LA MUESTRA


“Lo que más me ha ins­pi­ra­do para esta mues­tra, en las ofi­ci­nas tan gene­ro­sa­men­te ofre­ci­das por DOSSA, es lo refe­ri­do a nues­tra tie­rra men­do­ci­na, por ello se encuen­tran obras de caba­llos tan­to de sal­to como crio­llos, de cam­po, pai­sa­jes, viñas, flo­res sil­ves­tres”, expre­só Mari­ne­lli. El reco­no­ci­do artis­ta Raúl Cas­tro­mán afir­ma “Asis­tir a una mues­tra de Gra­cie­la Mari­ne­lli es abrir las puer­tas para dig­ni­fi­car la acua­re­la, tra­tán­do­se de una téc­ni­ca con­si­de­ra­da como muy pre­ci­sa, que no admi­te erro­res. Vale decir que esta­mos en  pre­sen­cia de una de las gran­des acua­re­lis­tas de Men­do­za, en cons­tan­te cre­ci­mien­to. Lo acre­di­tan sus nume­ro­sos pre­mios logra­dos y el reco­no­ci­mien­to en el mun­do del arte”.