Si el avión será su medio de transporte para desplazarse a su lugar de vacaciones, es importante que Ud. conozca qué es el Síndrome de la clase Turista o Trombosis venosa profunda (TVP).

Un pro­ble­ma que pue­de ser gra­ve si no se cono­ce al res­pec­to y se toman medi­das pre- ven­ti­vas nece­sa­rias. Este síndrome debe su denominación, al hecho que al prin­ci­pio se pre­sen­ta­ba en per­so­nas que ocu­pa­ban los asien­tos de la cla­se económica de los avio­nes comer­cia­les, sepa­ra­dos por poco espa­cio y don­de los pasa­je­ros per­ma­ne­cen sen­ta­dos duran­te lar­go tiem­po. Pero se ha demos­tra­do que también pue­de afec­tar a los pasa­je­ros de pri­me­ra cla­se e inclu­si­ve a la tripulación que no toma medi­das pre­ven­ti­vas y cuan­do los vue­los supe­ran las cua­tro horas de duración.
La pro­lon­ga­da inmo­vi­li­dad de las pier­nas­du­ran­te estos via­jes, pue­de faci­li­tar la formación de coágulos sanguíneos en las venas,lo que pro­vo­ca la trom­bo­sis veno­sa pro­fun­da, si este coágulo se detie­ne en las piernas,dará síntomas a ese nivel como dolor, ede­ma (hinchazón de la pier­na) e impo­ten­cia fun­cio­nal del miem­bro afec­ta­do. Aho­ra si el trom­bo o coágulo no se detie­ne en las pier­nas, pue­de emi­grar hacia el pulmón y pro­vo­car una embo­lia. Mayor­men­te este cua­dro de embo­lia, se pro­du­ce al movi­li­zar­se en el aero­puer­to o en los días sub­si­guien­tes, los síntomas que pro­du­ce este cua­dro y a los que se debe esta­ra­ten­to e infor­ma­dos, es la dis­nea (fal­ta de aire) de for­ma súbita, taqui­car­dia, dolo­res de pecho, pérdida de con­cien­cia, obnubilación,también pue­de mani­fes­tar­se casos de alte­ra­cio­nes de memo­ria o len­gua­je, con cual­quie­ra de estos síntomas es una emer­gen­cia y Ud. debe ser aten­di­do por un médi­co en for­ma urgen­te, ya que pue­de correr ries­go su vida, al ser blo­quea­do el pulmón por lo coágulos.
Usted está en ries­go cuan­do:
-Sufre de vari­ces, obe­si­dad, seden­ta­ris­mo o estrés. -Con­su­me medi­ca­men­tos (hor­mo­nas, anti- con­cep­ti­vos) o alcohol en exce­so. -En los tres meses ante­rio­res al vue­lo ha sido some­ti­do a una cirugía de cade­ra o rodi­lla.
Fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes:
-Deshidratación o abu­so de alcohol duran­te el vue­lo
– Inmo­vi­li­dad
– Reduc­ción del nivel de oxí­geno o alte­ra­ción de la pre­sión atmos­fé­ri­ca en la aero­na­ve. 
Diez con­se­jo pre­ven­ti­vos
1- Pre­fie­ra los asien­tos del pasi­llo, per­mi­ten mayor liber­tad de movi­mien­to.
2- No colo­que equi­pa­je deba­jo del asien­to delan­te­ro, así podrá mover mejor sus pier­nas
3- Si quie­re dor­mir en el vue­lo, tra­te de hacer­lo con las pier­nas esti­ra­das y rela­ja­das.
4- Evi­te ropa ajus­ta­da.
5- Beba abun­dan­te agua. Antes y des­pués del vue­lo.
6- No se sien­te con las pier­nas cru­za­das, aumen­ta la presión en las venas de las pier­nas.
7- Reali­ce paseos cor­tos por la cabi­na cada tres horas.
8- Si ha sido some­ti­do a una cirugía mayor o a sufri­do un trau­ma­tis­mo o acci­den­te recien­te, con­sul­te a su médico antes de via­jar.
9- Si pade­ce de una enfer­me­dad veno­sa o se le hin­chan las pier­nas, con­sul­te con su fle­bo- logo sobre el uso de medias elásticas para el via­je o uso de medicación pre­ven­ti­va.
10- Reali­ce ejer­ci­cios duran­te el vue­lo, algu­nos pue­den ser:
– Sen­ta­do apo­ye toda la plan­ta del pie y lue­go levan­te las rodi­llas sin des­pe­gar los dedos del pie del sue­lo, esto rea­li­za­rá una con­trac­ción de la masa mus­cu­lar de la pan­to­rri­lla, hacien­do una expre­sión de la san­gre acu­mu­la­da.
– Reali­ce masa­jes ascen­den­tes en sus pan­to­rri­llas para ayu­dar a subir la san­gre.
– En la mis­ma posi­ción de via­je, esti­re sus pier­nas y fle­xio­nes el pie hacia arri­ba.
Por Dr. Daniel Rubio
Direc­tor Médi­co Cen­tro Terra de Fle­bo­to­mía y Lin­fo­lo­gía | Jefe Ser­vi­cio de Fle­bo­to­mía Hos­pi­tal Espa­ñol de Men­do­za