Atra­ve­sa­mos una dura eta­pa en lo eco­nó­mi­co y social, que nece­sa­ria­men­te influ­ye en nues­tros sis­te­mas fami­lia­res y labo­ra­les, situa­ción que se reite­ra y nos acom­pa­ña de mane­ra habi­tual, ésta moda­li­dad de con­vi­vir con la adver­si­dad, sue­le con­tri­buir a pen­sa­mien­tos dis­pa­ra­do­res de mayor dis­cor­dia y des­en­cuen­tros, nos qui­tan con­ten­ción y dis­cer­ni­mien­to, poder para gene­rar el sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad para aus­cul­tar la reali­dad que nos toca con sen­ti­do de apren­di­za­je y sen­ti­do de cre­ci­mien­to como per­so­na.

Tan­to es así, que nues­tra pro­pia potes­tad de auto-sus­ten­ta­bi­li­dad nos man­tie­ne des­pier­tos y agu­di­zan­do el inge­nio o acti­vos en la bús­que­da de solu­cio­nes. Tam­bién, la expe­rien­cia de vida nos da sapien­cia y nos seña­la el camino para encon­trar alter­na­ti­vas u opcio­nes que nos conec­tan con algo que está más allá del pro­ble­ma, con­flic­to o como que­ra­mos lla­mar­le… de ese conec­tar­se devie­ne la res­pues­ta, podría­mos lla­mar­le encon­trar la brú­ju­la para no tam­ba­lear, no caer.

En tal sen­ti­do nos damos la BIENVENIDA, en ésta nue­va edi­ción de ÚNICO en la con­vic­ción de seguir con paso fir­me y bra­zos abier­tos para coope­rar y con­so­li­dar la uni­dad veci­nal en pro­tec­ción del Bien Común, la segu­ri­dad (por­que la hace­mos entre todos), la ale­gría y tran­qui­li­dad de dis­fru­tar espa­cios abier­tos valo­rán­do­los con sen­ti­do de per­te­nen­cia, pen­san­do en el uni­ver­so de ser­vi­cios que goza­mos en fami­lia y entre veci­nos deseo­sos de rela­cio­nar­nos para com­par­tir con res­pe­to y ayu­da mutua.

Esta­mos a dis­po­si­ción y pres­tos al ser­vi­cio, con vita­li­dad y opti­mi­zan­do nues­tro andar.. por Usted vecino, Uste­des, los niños, jóve­nes, fami­lia, papá, mamá, abue­los.

Un fra­ter­nal abra­zo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here