La luz tie­ne un pro­ta­go­nis­mo espe­cial en las cele­bra­cio­nes pas­cua­les, así como el hue­vo de pas­cua repre­sen­ta el ini­cio de la vida y el cone­jo es sím­bo­lo de la fer­ti­li­dad, ya que en el hemis­fe­rio nor­te, fina­li­zan­do el invierno, comien­zan a apa­re­cer los ani­ma­les con sus crías, recor­dan­do el rena­cer de la tie­rra…

Ilu­mi­ne­mos nues­tros  hoga­res dan­do con­te­ni­do a la tra­di­ción.

Ofren­de­mos los dul­ces con sen­ti­do de “ini­cio de vida”, con fer­ti­li­dad en las vir­tu­des que enal­te­cen a los seres huma­nos: Soli­da­ri­dad, Bon­dad, Com­pa­sión, Espe­ran­za y, por sobre todas las cosas, infi­ni­ta Gra­ti­tud por rena­cer cada lumi­no­sa auro­ra.

Así tam­bién, y en con­so­nan­cia con este Rena­ci­mien­to, se recrea, una y otra vez, el cele­brar la vida.

La Natu­ra­le­za ha toma­do sus pre­vi­sio­nes para el man­te­ni­mien­to de la vida vege­tal y encar­gó a la semi­lla la tarea de per­pe­tuar la espe­cie. Una plan­ta tie­ne los pro­ce­sos exter­nos e inter­nos que dejan muchas semi­llas capa­ces de for­mar nue­vas plan­tas, las que la pro­pia Natu­ra­le­za cola­bo­ra en dis­per­sión o dise­mi­na­ción… lle­va­das por el vien­to, el agua y las aves para trans­por­tar­la a otros luga­res, don­de otros fac­to­res como la hume­dad, el oxí­geno y la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da con­tri­bu­yen para un nue­vo des­per­tar.

El mes de abril nos pro­di­ga con­me­mo­ra­cio­nes con los tin­tes oto­ña­les que hacen de nues­tra tie­rra men­do­ci­na un oasis soña­do. . .

Lle­guen a vues­tros cora­zo­nes y a cada hogar las Ale­grías que pro­yec­ta­mos des­de el sin­ce­ro Salu­do, no sólo cor­dial… sino, ¡con sumo afec­to!

Julio Cor­tés

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here