Deja de per­der tu tiem­po con ejer­ci­cios o malos hábi­tos que sólo te per­ju­di­can. Aquí la mejor for­ma para aumen­tar tu masa mus­cu­lar en poco tiem­po.
1. No debes de ejer­ci­tar todos los días. Como lo lees, ejer­ci­tar­te dia­ria­men­te no te ayu­da­rá a desa­rro­llar tu masa mus­cu­lar. Lo que sí lo hará es dejar repo­sar a los múscu­los. No es reco­men­da­ble ejer­ci­tar la mis­ma zona más de dos veces a la sema­na. La úni­ca par­te de tu cuer­po en la que pue­des tra­ba­jar dia­ria­men­te es la pan­to­rri­lla. Por otra par­te, los múscu­los de los bra­zos se ago­tan fácil­men­te, por lo que debes tra­ba­jar­los con menor fre­cuen­cia.
2. El levan­ta­mien­to de peso muer­te con aga­rre supe­rior es el ejer­ci­cio que mayor resul­ta­dos te dará. Olví­da­te de las máqui­nas que esta­bi­li­zan el peso para ti. Si quie­res tra­ba­jar real­men­te tu cuer­po haz press de ban­ca, sen­ta­di­llas, domi­na­das o peso muer­to.
3. Dor­mir por 8 horas garan­ti­za que tus múscu­los se desa­rro­llen. No sólo bas­ta con ir al gym, el des­can­so tie­ne suma impor­tan­cia para que el cuer­po sus­ti­tu­ya las célu­las muer­tas y segre­gue célu­las de cre­ci­mien­to.
4. La ali­men­ta­ción es un pun­to cla­ve. De algu­na mane­ra debes recu­pe­rar las ener­gías con­su­mi­das. La car­ne roja te pro­por­cio­na vita­mi­nas y sobre todo pro­teí­nas, indis­pen­sa­bles para lograr volu­men. Eso sí, te reco­men­da­mos que no la comas más de dos veces a la sema­na. Evi­ta gra­sas, ya que estas no te ayu­da­rán a crear múscu­lo, sino pan­za.
5. Cla­ro pue­des con­sen­tir­te por un día. Es nece­sa­rio con­su­mir un poco de gra­sa. Por ello te acon­se­ja­mos que rom­pas la die­ta por un día y dis­fru­tes de tu pla­ti­llo favo­ri­to, siem­pre y cuan­do no sea junk food.
6. Para que una ruti­na fun­cio­ne, no tie­nes que pasar horas en el gim­na­sio. Pue­des ejer­ci­tar­te de 30 a 45 minu­tos. ¡Así es, menos de una hora! Muchas per­so­nas comen­ten el error de pasar mucho tiem­po entre­nan­do, lo que les cau­sa un ago­ta­mien­to mus­cu­lar. Lo mejor son las ruti­nas cor­tas, pero eso sí debes hacer que cada minu­to que pasas en el gim­na­sio val­ga la pena.
7. Pocas repe­ti­cio­nes con mucho peso es la cla­ve para aumen­tar la masa mus­cu­lar. Poco peso y muchas repe­ti­cio­nes sólo te ayu­da­rán a mar­car la zona que tra­ba­jes.
8. Cin­co racio­nes de fru­tas y ver­du­ras te darán gran can­ti­dad de anti­oxi­dan­tes que hacen que las pro­teí­nas lle­guen con mayor rapi­dez a los múscu­los. Debes mez­clar el con­su­mo de ambos.
9. Las pro­teí­nas son suple­men­tos que te pro­por­cio­na­ran los nutrien­tes nece­sa­rios para ganar múscu­lo. Nun­ca tomes pro­teí­na sin hacer ejer­ci­cio, ya que de hacer­lo, todos estos nutrien­tes se con­ver­ti­rán en gra­sa para tu cuer­po.
10. Hacer fle­xio­nes en el sue­lo con un solo bra­zo es mejor que hacer­las con dos. ¿Por­qué? Que­ma­rás más gra­sa mien­tras tra­ba­jas abdo­men, pecho, hom­bros, tron­co y trí­ceps.