Ali­cia, veci­na de Dal­vian ¿Hace cuán­to es resi­den­te del com­ple­jo?

Soy veci­na de Dal­vian des­de prin­ci­pios de noviem­bre del pasa­do año.

¿Cómo se sien­te en Dal­vian?

Me sien­to como en mi casa!, por­que me reen­con­tré con ami­gas de la ado­les­cen­cia y es el gru­po con el que yo sal­go, la pasa­mos muy lin­do. La ver­dad que en Dal­vian he encon­tra­do mi fuen­te de reju­ve­ne­ci­mien­to!.

¿Cómo es un día en la vida de Ali­cia?

Me levan­to muy tem­prano, ten­go muchas acti­vi­da­des…. todos los días es dife­ren­te, no podría dar­te una ruti­na espe­cí­fi­ca.

¿Cómo está for­ma­da su fami­lia?

Soy viu­da, ten­go 3 hijos mayo­res y 7 nie­tos, la mayor tie­ne 22 años. Dos de mi hijos viven acá y uno vive en el exte­rior des­de hace ya un tiem­po.

¿Cómo la acom­pa­ñan?

Cada uno tie­ne su trabajo…aunque siem­pre bus­ca­mos el momen­to para com­par­tir. Es duro acom­pa­ñar­me, no me siguen el paso! (son­ríe), hace tiem­po deja­ron de hacer­lo, soy muy acti­va.

¿Quién era su padre?

Mi padre Arman­do, falle­ció en el año 1950 de una nefri­tis, (en ese tiem­po no se cono­cían aún los anti­bió­ti­cos, comen­za­ron a ven­der­se un tiem­po des­pués.). Mi madre que­da viu­da con 3 niños peque­ños, Mario tenía 3 años, Arman­do 3 meses, y yo 7 años. Algo que siem­pre me que­do muy pre­sen­te y es que gra­cias a la for­ta­le­za de mi madre pudi­mos salir ade­lan­te, logró ser una  gran empre­sa­ria al fren­te de una pele­te­ría muy reco­no­ci­da de Men­do­za, lla­ma­da Holly­wod.  Ella falle­ce a los 86 años en febre­ro de 1997, 6 meses des­pués de su mari­do.

¿Qué le diría a su padre si hoy estu­vie­ra vivo?

No sé, pero sien­to que siem­pre me acom­pa­ña, sigue  vivo den­tro mío.

Tie­ne un gru­po de ami­gas que la acom­pa­ñan siem­pre, ade­más son todas muy des­ta­ca­das en nues­tra socie­dad.

Mis ami­gas son Sil­via March, Mir­ta, Este­la Onti­ve­ros, Móni­ca Pes­car­mo­na, Raquel Sevilla…la ver­dad que ten­go ami­gas des­de los 5 años y que toda­vía las con­ser­vo. Ten­go 72 años pero 30 años de espí­ri­tu (risas), se me siguen suman­do ami­gos por el tra­ba­jo. Todas las oca­sio­nes son pro­pi­cias para hacer de una amis­tad,  real­men­te los con­ser­vo, ten­go muchí­si­mos ami­gos. Si nom­bro a todos segu­ro me esta­ría olvi­dan­do de alguien. Ten­go ami­gos de la pri­ma­ria, (Escue­la Patri­cias Men­do­ci­nas), secun­da­ria (Escue­la Supe­rior de Magis­te­rio), y mnu­chos de la facul­tad.

¿Qué nos pue­des con­tar de tus apor­tes a la cul­tu­ra?

Cuan­do se rodó en Men­do­za la pelí­cu­la “7 años en el Tibet” (Sie­te años en el Tíbet, cuyo títu­lo ori­gi­nal es Seven Years in Tibet, es una pelí­cu­la esta­dou­ni­den­se del géne­ro dra­má­ti­co roda­da en 1997. Basa­da en el libro del alpi­nis­ta aus­tría­co Hein­rich Harrer de 1953, en el que se narran las expe­rien­cias de H. Harrer en el Tíbet entre 1944 (Segun­da Gue­rra Mun­dial) y 1950 (entra­da del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Popu­lar de Chi­na). Fue diri­gi­da por Jean-Jac­ques Annaud y con­tó con las actua­cio­nes de Brad Pitt yDa­vid Thew­lis. La músi­ca fue com­pues­ta por John Williams y pro­du­ci­da por Man­da­lay Enter­tain­ment Pro­duc­tions, Aun­que ambien­ta­da en el Tíbet, muchas de sus esce­nas, entre otros luga­res, fue­ron fil­ma­das en Men­do­za, Argen­ti­na).

Logré con toda la pro­duc­ción, una gran rela­ción de amis­tad debi­do que los tuve de inqui­li­nos en una pro­pie­dad mía.  Dias antes de enta­blar una gran rela­ción con todas estas per­so­nas, falle­ce mi mari­do, un momen­to muy difí­cil, pero estas gran­des per­so­nas supie­ron acompañarme…siempre digo que tuve un due­lo de lujo, por­que me inte­gra­ron a ellos y me ense­ña­ron muchí­si­mo.

Fue una gran pro­duc­ción! Por ejem­plo, no sabía que las esce­nas se dibu­ja­ban, los movi­mien­tos, los ges­tos, todo va dibu­ja­do, la ver­dad que fue un lujo ara Men­do­za. Esta pro­duc­ción uti­li­zo un pre­su­pues­to 70.000.000 usd que­dan­do usd 34.000.000 en la pro­vin­cia. Ellos me pro­pu­sie­ron for­mar una film com­mis­sion.

¿Qué son las film com­mis­sion?

Son ONG que fun­cio­nan en com­bi­na­ción con el gobierno, el obje­ti­vo es apo­yar a los pro­duc­to­res  nacio­na­les y extran­je­ros de la indus­tria del audio­vi­sual en la logís­ti­ca de sus pro­duc­cio­nes., Asi­mis­mo pro­mue­ven la difu­sión de nues­tra Comu­ni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal­men­te y la cali­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad de los ser­vi­cios del sec­tor audio­vi­sual de nues­tra pro­vin­cia.

Jun­to a  María Vic­to­ria Gomez de Eri­ce logra­mos armar un pro­yec­to (diri­gi­do por ella), para armar  la Facul­tad de Cine, tuvi­mos algu­nos pro­ble­mas, para lograr con­cre­tar­lo. nos pusie­ron muchas tra­bas, pero hubie­ra sido un gran apor­te a la pro­vin­cia ya que es un bien expor­ta­ble, es una indus­tria sin humo y repre­sen­ta­ba  el ascen­so social de muchí­si­ma gen­te. Todo lo que se nece­si­ta para hacer un film es impor­tan­tí­si­mo, se desa­rro­llan muchos ofi­cios artís­ti­ca­men­te  (pelu­que­ría, car­pin­te­ría, herre­ría, etc.).

Tuve la gran opor­tu­ni­dad de ver la crea­ción y desa­rro­llo de los  esce­na­rios. Una gran expe­rien­cia que duró 10 meses, en la que par­ti­ci­pa­ron ingle­ses, cana­dien­ses y una pro­duc­to­ra nacio­nal a car­go de Ana Aizen­berg (una gran ami­ga mía), quien cola­bo­ró para que for­ma­ra la Film Com­mis­sion.

Des­pués de muchas idas y vuel­tas logré for­mar la ONG (me lle­vo 10 años este tra­ba­jo). Fue decla­ra­da de inte­rés legis­la­ti­vo, y allí pidie­ron que fue­ra decla­ra­da de inte­rés pro­vin­cial,  pero ahí se fre­nó. El gobierno de Jaque nun­ca lo fir­mó, y con el gobierno actual tam­po­co se logró, espe­ro que el pró­xi­mo gobierno lo lle­gue a fir­mar. Igual­men­te fui a los muni­ci­pios ( Mai­pú y Godoy Cruz) y no logré que fir­ma­ran el pro­yec­to como de inte­rés muni­ci­pal, por­que des­de ahí iría a la Film Com­mis­sion de Los Ánge­les, pre­via capa­ci­ta­ción y así lograr hacer figu­rar esta film com­mis­sión a nivel mun­dial.

Bási­ca­men­te la idea es que se gene­re una orga­ni­za­ción que pro­mue­va los recur­sos natu­ra­les y huma­nos que ofre­ce nues­tra pro­vin­cia.

¿Qué se sien­te hacer una carre­ra uni­ver­si­ta­ria a su edad?

Estu­diar de gran­de me actua­li­zó, lo pue­de hacer cual­quie­ra, ten­go ami­gas que no habían ter­mi­na­do la secun­da­ria, y no solo ter­mi­na­ron la secun­da­ria sino que están en cuar­to año de Comu­ni­ca­ción Social. Cual­quie­ra pue­de hacer­lo, es cues­tión de deci­dir­se, sen­tar­se a estu­diar y lue­go todo flu­ye. Al prin­ci­pio iba a cla­ses, toma­ba apun­tes, y los tira­ba a la basu­ra -era inen­ten­di­ble lo que escri­bía, leía una pági­na y no sabía lo que esta­ba leyen­do-. Des­pués de 38 años, es difí­cil reto­mar los estu­dios, pero poco a poco la men­te se ejer­ci­ta y todo se vuel­ve más flui­do. Me reci­bí de Licen­cia­da en Cien­cias Polí­ti­cas y Admi­nis­tra­ción Públi­ca en el año 2008, fui beca­da por la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cuyo del 2003 al 2004 para cur­sar en la  Escue­la de Gobierno de Fran­cia, en Tou­lou­se (don­de viví 1 año), apren­dí el idio­ma Fran­cés y en el 2009, la Uni­ver­si­dad de Sala­man­ca me otor­ga un pos­gra­do en Cri­men Orga­ni­za­do, Corrup­ción y Terro­ris­mo.

¿Por qué te deci­dis­te por las Cien­cias Polí­ti­cas?

Mi voca­ción siem­pre fue Arqui­tec­tu­ra, carre­ra en la que cur­se  has­ta segun­do año. Me casé y me fui a vivir a Bue­nos Aires, ahí estu­dié 4 años de Dise­ño de Inte­rio­res. Cuan­do vol­vi­mos  A MENDOZA me tuve que poner a tra­ba­jar jun­to a mi mari­do, Des­pués de viu­da seguí CON MIS ACTIVIDADES, pero comen­zó a vol­ver­se muy ruti­na­rio mi día a día y dije: “Quie­ro otra cosa en mi vida, quie­ro seguir una carre­ra”. Para Arqui­tec­tu­ra sen­tía que era  para gen­te muy joven y no me con­ven­cía. Una ami­ga, pro­fe­so­ra de la facul­tad, creó el “alumno oyen­te”. Enton­ces comen­cé a ir de oyen­te todo ese año,  tomé cla­ses de compu­tación y otras cosas que me ayu­da­ron muchí­si­mo a  poner­me en órbi­ta. Lue­go de ese año de pre­pa­ra­ción, ren­dí el ingre­so, apro­ban­do con el 97% y así comen­cé la carre­ra. Los estu­dian­tes  me toma­ron como una más, fue­ron divi­nos! ( te res­pe­tan, quie­ren y admi­ran).

Sabe­mos que te han con­vo­ca­do para ser par­la­men­ta­ria del Mer­co­sur ¿Cuá­les serían las medi­das a imple­men­tar en caso de que esto suce­da?

Pri­me­ro cum­plir el com­pro­mi­so que asu­mí bajo acta nota­rial; Renun­ciar a los fue­ros para ser tra­ta­da como una ciu­da­da­na común, y redis­tri­buir el 100% de la die­ta en las cla­ses más vul­ne­ra­bles (ancia­nos aban­do­na­dos y niños des­pro­te­gi­dos). Eso va a ser pues­to en un sitio web, con todos los reci­bos corres­pon­dien­tes y toda la docu­men­ta­ción  for­mal, para que cual­quier ciu­da­dano pue­da infor­mar­se de lo que sea nece­sa­rio. UNA VEZ ASUMIDAS MIS FUNCIONES, redis­tri­bui­ré el 10% de la die­ta para dar­le con­ti­nui­dad a ese acto volun­ta­rio.

¿Cómo estás lle­van­do este impor­tan­te momen­to de la can­di­da­tu­ra?

Yo estoy tran­qui­la. No me gus­ta con­fron­tar,  lo estoy lle­van­do con mi esti­lo, bus­co la fle­xi­bi­li­dad, la con­ver­sa­ción, tra­tan­do de unir, de sumar. Ya asu­mí el com­pro­mi­so para mi poten­cial car­go, me pare­ce que es una ins­ti­tu­ción muy impor­tan­te y que debe fun­cio­nar; tene­mos el pará­me­tro de la Comu­ni­dad Euro­pea. A ellos les cos­tó mucho, a noso­tros la UE nos sir­ve como mar­co de refe­ren­cia.

¿Esto la hace feliz?

Yo no sé si me hace feliz pero me revi­ta­li­za. Estoy muy entre­te­ni­da y muy ocu­pa­da. Todo lo hago con ale­gría y pasión. Me plan­teo obje­ti­vos y tra­ba­jo para alcan­zar­los, lo cual me lle­na de satis­fac­ción.

¿Qué opi­nas de la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la polí­ti­ca?

Yo creo que todos somos ani­ma­les polí­ti­cos, y lógi­ca­men­te  la mujer tie­ne que par­ti­ci­par,  somos cul­pa­bles por acción o por omi­sión. Creo que es fun­da­men­tal el rol de la mujer en la polí­ti­ca actual, ya que por natu­ra­le­za nues­tro gene­ro tien­de a la pro­tec­ción, el cui­da­do y la unión, aun­que como todo… exis­ten excep­cio­nes.

Tie­nes una fra­se que se  ve a tra­vés de las redes socia­les:  “72 años de expe­rien­cia y 30 de espí­ri­tu”.

Eso es lo que  sien­to, creo y es mi com­bus­ti­ble. Sé dón­de estoy ubi­ca­da. Si  me vis­tie­ra como una mujer de 30 años sería una des­qui­cia­da. Estoy con­ten­ta con mis 72 años,  por­que son de expe­rien­cia. Adqui­rís una visión muy dife­ren­te a cuan­do tie­nes 30 años, res­ca­to ese espí­ri­tu para vivir. Creo que cuan­do hay  amor a lo que haces y a las per­so­nas, ese es el com­bus­ti­ble más gran­de.

¿Qué le dirías a los jóve­nes de hoy?

Que par­ti­ci­pen en todo, que sean trans­pa­ren­tes con sus idea­les, que el tra­ba­jo dig­ni­fi­ca, que el estu­dio es un com­ple­men­to muy impor­tan­tes. Pero prin­ci­pal­men­te que sean acto­res, y no espec­ta­do­res.

¿Un libro que te haya impac­ta­do?

El país de las som­bras lar­gas de un escri­tor sui­zo Hans Ruesch. La lec­tu­ra de este libro me mar­có. Es increí­ble cómo viven sus vidas con tan­ta nor­ma­li­dad con un cli­ma tan inhós­pi­to y  es ejem­plar como han supe­ra­do todas las hos­ti­li­da­des de la natu­ra­le­za.

¿Un Momen­to de la vida?

Cuan­do tenía 5 años, me man­da­ban a una escue­la pri­va­da. Siem­pre ter­mi­na­ba la tarea de mate­má­ti­cas rápi­do e iba de ban­co en ban­co hacien­do socia­les, enton­ces por esto la Direc­to­ra me puso en peni­ten­cia. Mis padres me vinie­ron a bus­car y les dije­ron que más tar­de me lle­va­ban, que esta­ba en peni­ten­cia. Cuan­do vol­ví a mi casa les pedí que me cam­bia­ran de escue­la, que que­ría ir  ir a la escue­la Patri­cias Men­do­ci­nas”. Ellos me res­pon­die­ron que me envia­rían  a la escue­la que ellos deci­die­ran y asi . En el aula me sen­ta­ba muda, todo el tiem­po y estu­ve toda una sema­na A la siguien­te sema­na hice lo mis­mo. La Direc­to­ra lla­mó a mi madre para avi­sar­le que me debían enviar a una escue­la espe­cial por­que con­si­de­ra­ban que tenia pro­ble­mas de apren­di­za­je. En con­clu­sión, a la otra sema­na esta­ba en la escue­la Patri­cias Men­do­ci­nas. Sen­tí haber logra­do mi obje­ti­vo con solo hacer silen­cio.