Maravillate con la geografía y la arquitectura de esta pintoresca ciudad de Turquía.


Des­plie­gue de pai­sa­jes, for­ma­cio­nes roco­sas pro­pias de un cuen­to de hadas, ciu­da­des que podrían ser la esce­no­gra­fía de una pelí­cu­la de fan­ta­sía y casas talla­das en la roca como si se tra­ta­ra de un cuento…Cappadocia está en la región cen­tral de la penín­su­la de Anato­lia, en Tur­quía. 
En un área de unos cin­cuen­ta kiló­me­tros de diá­me­tro,  los pai­sa­jes, con infi­ni­dad de valles, caño­nes, coli­nas y algu­nas de las más extra­ñas for­ma­cio­nes roco­sas del pla­ne­ta, sor­pren­den por sus for­mas capri­cho­sas. Un sitio his­tó­ri­co de gran valor cul­tu­ral reco­no­ci­do como Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad por la Unes­co.
Cap­pa­do­cia com­pren­de un pai­sa­je mode­la­do por miles de años por las llu­vias y los vien­tos. Pero a cau­sa de la com­po­si­ción del terreno, un depó­si­to de lava entre mon­ta­ñas vol­cá­ni­cas cuya acti­vi­dad está extin­ta des­de hace unos 2 millo­nes de años, die­ron como resul­ta­do una for­ma­ción geo­ló­gi­ca úni­ca en el mun­do. Los pai­sa­jes de Cap­pa­do­cia se ase­me­jan a “pos­ta­les luna­res” gra­cias a la com­po­si­ción de la tie­rra, lla­ma­da toba cal­cá­rea, una sus­tan­cia lo sufi­cien­te­men­te débil como para ser mode­la­da con for­mas capri­cho­sas por la ero­sión natu­ral y por el hom­bre.
A lo lar­go de millo­nes de años las cade­nas mon­ta­ño­sas se ele­va­ron for­man­do nume­ro­sos barran­cos, caño­nes y depre­sio­nes que ter­mi­na­ron for­man­do un alti­plano.
Las Ciu­da­des de Cap­pa­do­cia
Los pai­sa­jes de toba cal­cá­rea resul­ta­ron idea­les para que los huma­nos tuvie­ran faci­li­dad al cons­truir sus casas en las rocas, en for­mas de cue­vas y caver­nas. A lo lar­go de miles de años, se mode­la­ron ciu­da­des ente­ras en medio de enor­mes pro­mon­to­rios roco­sos.
Las ciu­da­des son increí­bles: las casas, tem­plos y has­ta monas­te­rios de algu­nas de ellas, están cava­dos en la roca, e inclu­so, algu­nas mora­das com­par­ti­das por varias fami­lias, se encuen­tran en dis­tin­tos nive­les den­tro de una roca, como si se tra­ta­ra de un edi­fi­cio.
Entre las ciu­da­des más impor­tan­tes se cuen­tan a Aksa­ray, Nevşehir, Kay­se­ri, Ürgüp, Uçhi­sar, Niğ­de y Gülşehir, aun­que son muy reco­men­da­bles, la ciu­dad de Göre­me, un museo a cie­lo abier­to que es casi un emble­ma de la región. Ade­más, hay impre­sio­nan­tes ciu­da­des sub­te­rrá­neas como Kay­ma­kli y Derin­ku­yu.
Las casas y tem­plos talla­dos en la roca
Las casas de las ciu­da­des y pobla­dos de Cap­pa­do­cia, cava­das en las rocas, fue­ron el hogar de los habi­tan­tes de la región, y se pare­cen a esce­no­gra­fías de muchas pelí­cu­las de fic­ción. En vez de cons­truir edi­fi­cios, sim­ple­men­te se apro­ve­cha­ban las bon­da­des del terreno para cavar y mode­lar habi­ta­cio­nes en las rocas. Des­de casas, has­ta tem­plos y monas­te­rios, muchas de las caver­nas de  Cap­pa­do­cia con­ti­núan habi­ta­das en la actua­li­dad.
Las pobla­cio­nes están cer­ca­nas unas a otras, y es difí­cil encon­trar los lími­tes de cada lugar. Cami­nar por Cap­pa­do­cia, nos enfren­ta­rá a cada paso con una nue­va sor­pre­sa: las mon­ta­ñas tie­nen ven­ta­nas, y lo que des­de lejos pare­ce un pai­sa­je desola­do, es en reali­dad una ciu­dad com­ple­ta­men­te talla­da en la mon­ta­ña.
Las Chi­me­neas de las hadas
Como si se tra­ta­ra de torreo­nes de pie­dra ero­sio­na­dos por la llu­via, las chi­me­neas de hada son torres con “som­bre­ro” con altu­ras que pue­den sobre­pa­sar los 40 metros, una for­ma­ción muy común en el pai­sa­je de Cap­pa­do­cia.
En algu­nas zonas, la con­cen­tra­ción de chi­me­neas de hadas es tan alta, que se trans­for­man en pun­tos de inte­rés turís­ti­co, cono­ci­do sim­ple­men­te como Valles de las Chi­me­neas.
ISC Via­jes, te acom­pa­ña en tu aven­tu­ra de cono­cer Tur­quía. Con­sul­ta paque­tes en pro­mo­ción!
ventas@iscviajes.com.ar