La investigación sobre Creacionismo que llevará a nuestro vecino a la cúspide científica.

Juan Manuel es un filósofo colum­nis­ta reco­no­ci­do en el mun­do ente­ro por sus ensa­yos sobre bioquímica, física, genética y también, es uno de nues­tros veci­nos! Este mes, com­par­ti­mos una nota con el tema que lo lle­vó a ganar una beca en Seattle: El Crea­cio­nis­mo.

Juan, interiorizanos en tu vida profesional, sabemos que sos todo un filósofo!

Soy doc­tor en Filosofía, espe­cia­li­za­do en Filosofía de las Cien­cias Médicas y de las Cien­cias de la Biología. En el caso de la medi­ci­na, pasé 30 años de mi vida inves­ti­gan­do el cam­bio del con­cep­to de salud, a raíz de la aparición de los lla­ma­dos ser­vi­cios genéticos. Y en el caso de la Biología, des­de hace 40 años estoy inves­ti­gan­do la vali­dez e inva­li­dez de la nom­bra­da Teoría de la Evolución, mani­fes­ta­da en una discusión actual entre evo­lu­cio­nis­tas y crea­cio­nis­tas.

¿En qué momento te involucraste con el Creacionismo?

Has­ta los ’90 tra­ba­jé en un mar­co Evo­lu­cio­nis­ta, pero por mi natu­ra­le­za de epistemólogo empe­cé a ver algu­nas fallas e ini­cié una investigación sobre otras teorías evo­lu­cio­nis­tas no dar­wi­nia­nas. Más tar­de, estan­do como pro­fe­sor en Lis­boa, lle­gó a mis manos un artículo sobre el Diseño Inte­li­gen­te (DI) de Step­hen Meyer que demos­tra­ban la debi­li­dad del dar­wi­nis­mo y del evo­lu­cio­nis­mo en gene­ral. De esta mane­ra, fui explo­ran­do has­ta que en el 2011 tomé par­ti­do defi­ni­ti­va­men­te por la Teoría del Diseño Inte­li­gen­te. Dia­rio Clarín publi­có una página com­ple­ta don­de demos­tré la razo­na­bi­li­dad de la hipótesis de que hay una mano inte­li­gen­te en la formación de la vida, de las for­mas y del hom­bre.

¿Puntualmente, cómo surge la Teoría del Diseño Inteligente?

Comien­za en los años 80’s en Esta­dos Uni­dos, cuan­do se empie­za a ana­li­zar la com­ple­ji­dad de los seres vivos des­de la Genética. Intui­ti­va­men­te, pode­mos dedu­cir que exis­te una com­ple­ji­dad en tal o cual ele­men­to, pero no pode­mos des­cri­bir qué tan com­ple­jo es. Sin embar­go, la Genética vuel­ve cuan­ti­fi­ca­ble esta com­ple­ji­dad en los seres vivos a través de un código (el código genético). Según esta medición, los tiem­pos de creación del ser vivo no con­di­cen con los tiem­pos impues­tos por el Evo­lu­cio­nis­mo. Gran­des biólogos, como Michael BG, William Dembs­ki y Step­hen Meyer, nos ade­lan­ta­ron esto.Gracias a ellos fue que pasé a ser de un “Evo­lu­cio­nis­ta Dar­wi­niano”, a un crea­cio­nis­ta.
“Hay que enten­der que tan­to como en el fútbol el tema cen­tral es Mes­si, en el mun­do de las ideas HOY el tema de discusión es el DI

¿Hemos sido criados con la Teoría Evolutiva, en qué se diferencian con el DI?

La Teoría del Diseño inte­li­gen­te es una hipótesis fun­da­da que dice que en la construcción de la vida y de sus for­mas estu­vo pre­sen­te una inte­li­gen­cia tras­cen­den­te. La dife­ren­cia es que el Evo­lu­cio­nis­mo par­te de que Dios no creó al hom­bre y a todas sus for­mas, mien­tras que el DI par­te de la cien­cia, y lle­ga como conclusión a afir­mar la racio­na­li­dad de un ser trans­cen­den­te. Es un pun­to de lle­ga­da… Es obser­var la vida, des­de la biología, la medi­ci­na, y dedu­cir que “alguien ayu­dó”.
El Dis­co­very Ins­ti­tu­te de la Uni­ver­si­dad de Seattle (Washing­ton) es la sede mun­dial del Diseño Inte­li­gen­te. Es como nues­tro Vati­cano. Hace un tiem­po, abrie­ron con­cur­so para asis­tir a un con­jun­to de semi­na­rios inter­na­cio­na­les de inves­ti­ga­do­res del Diseño Inte­li­gen­te. Me pre­sen­té y gané. Además de suer­te, se debía demos­trar a través de publi­ca­cio­nes, que era par­ti­da­rio de esta Teoría. Así es que en Julio nos reuni­re­mos con más de 40 inves­ti­ga­do­res de todo el mun­do para dis­cu­tir los avan­ces y retro­ce­sos que tie­ne esta gran Teoría.

Para cerrar, ¿qué le dirías a los inexpertos en Creacionismo?

Que no hay teorías pro­ba­das, sino con­fir­ma­das que se pue­den des­con­fir­mar en cual­quier momen­to, como el Evo­lu­cio­nis­mo de Dar­win que ya per­dió su confirmación con el Diseño Inte­li­gen­te. Y que se debe com­pren­der que no se habla de todas las Teorías Evo­lu­ti­vas, hay tres más que aún no se han des­con­fir­ma­do: Autoorganización, la Neu­tra­lis­ta y Los Equi­li­brios Pun­tea­dos.