Su nombre es Begoña Labandeira, pero en el medio es popularmente conocida como Bego. Nacida en España, se define como esposa, madre y economista. A pesar de su profesión, el destino le tenía preparada una sorpresa. Casada con un mendocino, llegó a Mendoza hace casi 22 años. Aquí nacieron y se criaron sus hijos.

Mien­tras rea­li­za­ba esa tarea, des­cu­brió que coci­nar era su pasión. Bego nos comen­ta: “Si hay algo que me gus­ta más que coci­nar, es comer, des­cu­brir res­tau­ran­tes nue­vos, reco­rrer mer­ca­dos de dis­tin­tas cul­tu­ras y paí­ses y explo­rar nue­vos sabo­res”.  Por pedi­do de algu­nas ami­gas, empe­zó a dar cla­ses de coci­na hace poco más de 3 años. “Al prin­ci­pio, no éra­mos muchas pero, a lo lar­go del tiem­po, COCINOTERAPIA  ha ido cre­cien­do y las  chi­cas han ido reco­no­cien­do mi tra­ba­jo y me han hecho soñar al ver como iba aumen­tan­do el núme­ro de alum­nas”.
Coci­no­te­ra­pia
En COCINOTERAPIA nos jun­ta­mos a coci­nar y a COMPARTIR MOMENTOS. Ela­bo­ra­mos una entra­da, un pla­to prin­ci­pal y un pos­tre y des­pués con un vini­to pro­ba­mos todo!!!.  Hay alum­nas de todas las eda­des, pro­ce­den­cia, pro­fe­sio­nes, esta­dos civi­les y reli­gio­nes; esto es lo mara­vi­llo­so : la diver­si­dad enri­que­ce, las char­las cam­bian y uno se renue­va !!! Como todos, ella tam­bién ha crea­do en Face­book una pági­na (Bego Laban­dei­ra Coci­na), como un medio para docu­men­tar y com­par­tir todas sus expe­rien­cias de coci­na y rece­tas con el res­to del mun­do. Esta pági­na es el con­jun­to de todo lo que ha ido apren­dien­do sobre la coci­na a lo lar­go de su vida, en la cual vier­te rece­tas here­da­das de su madre con otras opcio­nes más inter­na­cio­na­les des­cu­bier­tas en sus via­jes.
Otros pro­yec­tos
Des­de hace un tiem­po jun­to con Gabrie­la San­chez Nie­to, comen­za­ron a hacer reali­dad un ori­gi­nal pro­yec­to lla­ma­do Zoco, el cual defi­nen como una feria de obje­tos y mue­bles usa­dos, anti­guos y reci­cla­dos La mis­ma se rea­li­za­rá el 25 y 26 de abril en la Bode­ga Los Tone­les. Por últi­mo, y a modo de cie­rre, Bego nos comen­ta: “Quie­ro trans­mi­tir a todos que, a cual­quier edad, uno debe poner en mar­cha sus sue­ños, su pasión y ver que la vida es bas­tan­te más sen­ci­lla, sólo debe­mos VIVIRLA!”
Seguí a Bego en Face­book