Seguramente no sabías todas las ventajas nutricional de las lentejas. En esta nota te las contamos y te dejamos una exquisita receta.

Con­tie­nen fibra, impor­tan­te para favo­re­cer el trán­si­to intes­ti­nal y evi­tar estre­ñi­mien­to, pero ade­más ayu­da a dis­mi­nuir los nive­les de glu­co­sa en san­gre.

Posee Vita­mi­nas del gru­po B, como la B2, B3, B6, B9 (áci­do fóli­co), las cua­les par­ti­ci­pan en la for­ma­ción de gló­bu­los rojos, célu­las y hor­mo­nas, ayu­dan a pre­ve­nir la anemia, pro­ble­mas en el desa­rro­llo del feto, inter­vie­nen en el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so y del inmu­no­ló­gi­co, esta­bi­li­zan el nivel de azú­car en san­gre duran­te el emba­ra­zo, com­ba­ten el can­san­cio men­tal y físi­co, son exce­len­tes para cui­dar la vis­ta. Los hidra­tos de car­bono de las len­te­jas son los que nos apor­tan ener­gía para que nues­tro orga­nis­mo pue­da seguir lle­van­do a cabo todas sus fun­cio­nes vita­les y ade­más nos per­mi­ten desa­rro­llar nues­tra acti­vi­dad físi­ca y cog­ni­ti­va coti­dia­na. El hie­rro par­ti­ci­pa en el trans­por­te de hie­rro a todas las célu­las del orga­nis­mo, pero tam­bién for­ta­le­ce el sis­te­ma inmu­ni­ta­rio, tam­bién par­ti­ci­pa en la regu­la­ción de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y de la glán­du­la tiroi­des, pre­vie­ne la anemia y el can­san­cio, ade­más de man­te­ner la piel, cabe­llo y uñas en buen esta­do. El Mag­ne­sio es impres­cin­di­ble para que nues­tro sis­te­ma ner­vio­so y mus­cu­lar fun­cio­ne correc­ta­men­te. Ade­más for­ta­le­ce los hue­sos y hace que el rit­mo car­dia­co del cora­zón sea regu­lar, pro­te­ge la pared de los vasos san­guí­neos. Tam­bién inter­vie­ne en el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co para que nues­tras defen­sas nos pro­te­jan ante pató­ge­nos. El Sodio y el Pota­sio equi­li­bran las can­ti­da­des de agua en nues­tro orga­nis­mo, lo cual influi­rá en el buen fun­cio­na­mien­to de nues­tro sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

pastel de papa

El Fós­fo­ro par­ti­ci­pa en el desa­rro­llo de los hue­sos y dien­tes, en la for­ma­ción de múscu­lo, mejo­ra las capa­ci­da­des inte­lec­tua­les y la memo­ria, así como la secre­ción de leche mater­na. El Zinc que con­tie­nen tie­ne gran acción anti­oxi­dan­te, tam­bién va a cola­bo­rar en la for­ma­ción de hue­so y de los órga­nos repro­duc­to­res, ade­más favo­re­ce la absor­ción de la Vita­mi­na A, inter­vie­ne en el desa­rro­llo en el feto y el niño, man­tie­ne un cabe­llo sano y cui­da la vis­ta. Las Pro­teí­nas con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de múscu­lo y su fun­cio­na­mien­to, en la for­ma­ción de enzi­mas, hor­mo­nas y en el sis­te­ma inmu­ni­ta­rio. Las Vita­mi­nas A y E actúan como anti­oxi­dan­tes pro­te­gién­do­nos ante el ata­que de pató­ge­nos y retra­san­do la apa­ri­ción de enfer­me­da­des dege­ne­ra­ti­vas, pro­te­gen la visión, favo­re­cen la correc­ta cir­cu­la­ción de la san­gre y son impres­cin­di­ble para un correc­to desa­rro­llo duran­te la eta­pa de cre­ci­mien­to.

Por últi­mo, el cal­cio de las len­te­jas par­ti­ci­pa en los impul­sos ner­vio­sos y el buen fun­cio­na­mien­to de los múscu­los, en la secre­ción de hor­mo­nas, en el rit­mo car­dia­co, la for­ma­ción de hue­sos y dien­tes, y es impor­tan­te para la coa­gu­la­ción de la san­gre. A comer Len­te­jas, la pode­mos con­su­mir en ham­bur­gue­sas, pica­di­llo, ensa­la­das, en relle­nos…

Chef Carla García | Diplomado en Gerenciamiento Gastronómico | Especializada en cocina Vegetariana
CURSOS INDIVIDUALES Y/O GRUPALES: Cocina, pastelería, panadería, talleres de cocina para cumpleaños, asesoramiento integral gastronómico. Informes y consultas. 155-530675