No podés dejar de probar cocinar estas opciones originales de tallarines y ravioles de remolacha, aptas veganos.

No hay muchas más cosas en este mun­do mejo­res que las pas­tas fres­cas y case­ri­tas hechas en casa. Si te ani­más, podes crear infi­ni­tas posi­bi­li­da­des más ricas y salu­da­bles que las com­pra­das en el súper. Dos opcio­nes, dos opor­tu­ni­da­des de cam­biar. 

A- Pas­ta Fres­ca de Remo­la­cha Sin Hue­vo

Para la pas­ta de remo­la­cha
-1 remo­la­cha media­na
– 1 cucha­ra­da de acei­te de oli­va
– 290 gra­mos de semo­li­na
-1 cucha­ra­di­ta de sal
-1 cucha­ra­di­ta de acei­te de oli­va
-80 ml agua
Para la sal­sa
– 1/2 cucha­ra­da de acei­te de oli­va
– 1 dien­te de ajo, pica­do
– 60 ml vino blan­co
– 1/2 cucha­ra­da de hari­na
– 1 cucha­ra­da de acei­te de oli­va
– 120 ml cal­do de ver­du­ras
– 1/4 cucha­ra­di­ta de hier­ba a ele­gir
– Sal y pimien­ta, al gus­to
– Puré de remo­la­cha sobran­te (opcio­nal)
– 1 a 2 cucha­ra­di­tas de bal­sá­mi­co (opcio­nal)
– Albaha­ca o cebo­llin fres­co (opcio­nal).

1-  Coci­nar la remo­la­cha al gus­to. Pelar, cor­tar en cuar­tos y her­vir has­ta que esté blan­da. Una vez coci­da, usar un pro­ce­sa­dor de ali­men­tos con una cucha­ra­da de acei­te de oli­va para hacer puré.
2– En la enci­me­ra, mez­clar la hari­na y la sal. Hacer un hue­co en el cen­tro de la hari­na y aña­dir la cucha­ra­di­ta de acei­te de oli­va y 3 cucha­ra­das del puré de remo­la­cha.
3- Aña­dir un poco de agua y usar un tene­dor para mez­clar con un poco de hari­na. Seguir aña­dien­do agua y mez­clan­do poco a poco con la hari­na has­ta que la masa for­me una pelo­ta y pue­das ama­sar­la con las manos.
4– Ama­sar duran­te 10-15 minu­tos y lue­go envol­ver la masa en plás­ti­co y dejar repo­sar duran­te una hora. Cor­tar la masa en cua­tro y esti­rar la masa en la enci­me­ra sal­pi­ca­da con hari­na lo más fino que pue­das. Usar un cuchi­llo para cor­tar­la en la for­ma que quie­ras. Lle­ga­dos a este pun­to col­gar la pas­ta para que se seque.
Para la sal­sa

  • Calen­tar un sar­tén gran­de a fue­go medio. Aña­dir la media cucha­ra­da de acei­te de oli­va. Aña­dir el ajo y  aña­dir el vino blan­co y her­vir has­ta redu­cir a la mitad.
  • Aña­dir la hari­na y mez­clar bien para que no que­den gru­mos. Coci­nar duran­te un minu­to y aña­dir la cucha­ra­da de acei­te de oli­va res­tan­te, cal­do de ver­du­ras, sal y pimien­ta.
  • Her­vir la sal­sa a fue­go len­to has­ta lograr la con­sis­ten­cia que quie­ras.

Her­vir la pas­ta duran­te 2 o 3 minu­tos. La pas­ta fres­ca se coci­na rápi­da­men­te así que pro­bar­la con fre­cuen­cia has­ta que ten­ga la con­sis­ten­cia desea­da. Escu­rrir y aña­dir a la sal­sa direc­ta­men­te. Ser­vir­la deco­ra­da de albaha­ca fres­ca si se quie­re.

 
B- Ravio­les de Remo­la­cha – rece­ta express- 

  • Lavar bien 5 remo­la­chas , cor­tar­las en cuar­tos y pro­ce­sar con la ayu­da de un poco de agua has­ta que lar­guen todo su jugo.
  • Lue­go colo­car en un bol: 200g de hari­na + 2 hue­vos + las remo­la­chas pro­ce­sa­das y 1 cucha­ra­da de acei­te de oli­va
  • Guar­dar la masa en la hela­de­ra por 1 hora
  • Esti­rar la masa de medio milí­me­tro de espe­sor y colo­car el relleno: acel­ga pro­ce­sa­da + cebo­lli­ta de ver­deo + rico­ta

Colo­car la otra par­te de la masa y hacer la for­ma de los ravio­les. Coci­nar­los en una olla a fue­go alto y vói­la!