AMBIENTACIÓN
Nue­va cara para un espa­cio cono­ci­do. Sin modi­fi­car la arqui­tec­tu­ra apro­ve­cha­ron el lugar para crear espa­cios moder­nos y muy con­for­ta­bles. Se tra­ta de un espa­cio ambien­ta­do con una onda muy orien­tal, con bus­tos y sím­bo­los pro­pios de la cul­tu­ra hin­dú, chi­na y tam­bién cató­li­ca. En sus pare­des encon­tra­mos ins­crip­cio­nes opti­mis­tas que nos invi­tan a dis­fru­tar la vida, refle­xio­nar, conec­tar­nos espi­ri­tual­men­te y rela­jar­nos.
La deco­ra­ción se com­ple­ta con techos bor­dó, pare­des de made­ra rús­ti­ca pin­ta­da con colo­res a tono y ven­ta­na­les amplios que conec­tan con una terra­za orien­ta­da hacia la pile­ta y la vege­ta­ción del Club Hou­se.
LA MESA
El res­tau­ran­te nos ofre­ce amo­bla­dos para todo los gus­tos. Mesas de made­ra laquea­da, con indi­vi­dua­les símil cue­ro y vaji­lla impe­ca­ble. Sillo­nes rús­ti­cos con mesa rato­na del mis­mo esti­lo, para los que pre­fie­ren lle­var sus dis­po­si­ti­vos móvi­les y dis­fru­tar un buen tra­go o una pica­da.
CARTA Y COCTELERÍA
Es des­ta­ca­ble la amplia varie­dad de bebi­das ofre­ci­das por el res­tau­ran­te. Al entrar se obser­va la pared reves­ti­da de bote­llas de toda índo­le y pro­me­ten traer aún más para degus­tar.
Cada pla­to se carac­te­ri­za por su abun­dan­te pre­sen­ta­ción. Se sugie­re ir con ape­ti­to, pues las por­cio­nes son gran­des y muy varia­das.
Belén Farrah es la chef encar­ga­da de delei­tar­nos con pla­tos de exce­len­te rea­li­za­ción, exqui­si­tas tex­tu­ras y pre­sen­ta­ción.  En esta opor­tu­ni­dad nos pro­por­cio­nó tres pla­tos com­pues­tos por una pale­ta de colo­res tan varia­da que delei­ta­ba nues­tra vis­ta al mis­mo tiem­po que nues­tro pala­dar.
Apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad, Belén tam­bién nos ofre­ce la rece­ta para la ela­bo­ra­ción de uno de los pla­tos más intere­san­tes de la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca.

ENSALADA TIBIA DE ÑOQUIS CON VINAGRETA DE MENTA Y ALBAHACA

MASA DE ÑOQUIS: 1 kg papas, 1 hue­vo, 300 gr hari­na 0000, 200 gr que­so ralla­do, sal fina, nuez mos­ca­da.
PARA LA VINAGRETA: 1/2 ata­do men­ta, 1/2 albaha­ca fres­ca, jugo limón, ralla­du­ra 2 limo­nes, 500 cc acei­te de oli­va. Mixar todo.
PARA LA BASE: 4 ata­dos de rúcu­la, 1/2 ata­do men­ta fres­ca, 1/2 ata­do albaha­ca fres­ca, 1 kg toma­te.
PREPARACIÓN
Her­vir las papas con cás­ca­ra. Se dejan enti­biar, se pelan y se hacen puré. Colo­car el puré jun­to con el hue­vo ape­nas bati­do. Incor­po­rar la hari­na de a poco. Unir los ingre­dien­tes ama­san­do lo menos posi­ble has­ta obte­ner un bollo liso. Tomar por­cio­nes de masa y esti­rar sobre la mesa­da espol­vo­rea­da con hari­na. For­mar boli­tas. Tener en una cace­ro­la agua hir­vien­do y vol­car los ñoquis, cuan­do suben… ¡Están lis­tos! Ter­mi­nar sal­teán­do­los en la Vina­gre­ta. Ser­vir sobre la rúcu­la y las hojas de albaha­ca, men­ta y gajos de toma­te.