EN PRIMAVERA… ALIMENTACIÓN SANA

0

El invierno está quedando atrás y se vienen las temperaturas elevadas; Tené en cuenta estos consejos para llegar de la mejor manera.

Una adecuada combinación de cambios en tu dieta y actividad física será fundamental para llegar en forma al verano. A continuación te mostramos por dónde empezar.

Un desayuno consistente

Las sustancias como el café o el té se pueden sustituir por los equivalentes sin cafeína. Los alimentos como el pan o derivados son básicos, es mejor optar por integrales que aportan más fibra y mayor densidad nutritiva. Además consumí frutas frescas ricas en vitamina C que te ayudará a combatir la fatiga propia del cambio de estación.

Las comidas, muy verdes

Comenzar cada comida con una ensalada variada es una buena elección. Continuarla con verduras frescas y legumbres hará que los alimentos proteicos como carnes, pescados o huevos, sean el mejor complemento y terminar las comidas con una ración de frutas es todo un acierto.

Cenas, ligeras y tempranas

Las cenas pueden ser menos calóricas que en invierno. Es sugerible que comás EN PRIMAVERA… al menos dos horas antes de acostarte para que la digestión no interfiera con el sueño, y éste pueda ser reparador. Una cena a base de un caldo vegetal o puré, una ensalada completa junto con un postre constituye una alternativa saludable para varios días. Se puede preparar una sabrosa y nutritiva ensalada a base de hojas de lechugas diversas, escarola, espinacas, cebolla, pepino, ajo espolvoreado, zanahoria, remolacha, tomate, espárragos, vegetales germinados, entre otros. Cuanta más variedad de hortalizas y verduras incluya tu ensalada, mayor es la riqueza nutritiva, esto se traduce en mayor vitalidad y energía. Como complemento de la condimentación, son bienvenidas la levadura de cerveza, las semillas de sésamo u otros suplementos dietéticos que además de enriquecer en vitaminas y minerales a los platos, proporcionan agradables sabores.

Beber agua y “picotear” entre horas

Mantener el cuerpo bien hidratado es fundamental para contribuir al buen desarrollo de las distintas funciones orgánicas. De esta manera, se favorece la función renal e intestinal y el organismo no se sobrecarga de sustancias de desecho. Disponer de una botella de agua en un lugar fresco y bien visible es la mejor forma de obligarse a tomar la cantidad deagua necesaria, lo podés combinar con infusiones y jugos. Entre horas optá por alimentos de mayor densidad en vitaminas y minerales: frutas diversas, jugos de hortalizas o de frutas, frutos secos, sandwich de vegetales, macedonia de frutas con yogur, batidos de fruta y leche, etc. En ocasiones el consumo de una dieta variada no es suficiente, es preciso recurrir a un aporte vitamínico o a un mineral complementario. Siempre debe hacerse bajo el asesoramiento de un profesional.

Colores saludables

Verde: Alto contenido de clorofila, minerales, fibra, hierro, potasio, ácido fólico y glucosinolatos, ayuda a prevenir el cáncer (Lechugas, acelgas, espinacas o berros).

Naranja: Favorecen la formación de vitamina A, cuida la vista, la piel, y fortalece el sistema inmune (calabaza, zanahoria y naranja entre otras).

Rojo: Contienen antioxidantes, previene el cáncer de próstata, enfermedades cardiovasculares y protege nuestra piel (Tomate, sandía, frambuesa o pimiento).

Blanco: Contienen fitoquímicos y potasio, especialmente beneficiosos para nuestro corazón (ajo, cebolla, puerro, banana).

 

En la actividad física

Caminá al menos 20 minutos cada día. Si sos una persona activa, intentá correr a velocidad moderada al menos 10 minutos diarios. Reemplazá ascensores por escaleras. Cada vez que puedas, no te subás al auto: mejor optá por trasladarte en bicicleta o caminando. Además de ejercicios aeróbicos que te ayuden a quemar calorías, lo ideal es tonificar los músculos para que luzcan más firmes. Podés realizar abdominales, flexiones de tronco para trabajar la parte recta del abdomen, trabajá también los oblicuos, glúteos en posición de cuadrupedia, además podés trabajar biceps y triceps para estilizar tus brazos, incluso, algo de baile con estos ejercicios realizados al menos 3 veces por semana, podrás quemar algunas calorías y tonificar tus músculos al mismo tiempo.

En invierno es normal aumentar unos kilitos, por eso si querés llegar en excelente forma al verano no olvidés estos consejos. Pero recordá, no hay recetas milagrosas, estar bien y en forma es una tarea de todos los días. Lo importante es mantenerse en actividad durante todo el año sin descuidar la salud. Espero que estos consejos te sean útiles para que disfrutés la temporada primavera-verano con todo! 

 

 

Share.

Comments are closed.