La importancia de sentir INTELIGENCIA EMOCIONAL

0

Las emociones juegan un rol vital en nuestro día a día, saber cómo manejarlas tiene un papel muy importante en nuestra realización personal.

 Con inteligencia emocional nos referimos a nuestra capacidad para dirigirnos con efectividad a los demás y a nosotros mismos, de conectar con nuestras emociones, de gestionarlas, de automotivarnos, de frenar los impulsos y de vencer las frustraciones para lograr una mejor vida.

Si pensamos detenidamente en la trascendencia de nuestras emociones en nuestra vida diaria nos daremos cuenta rápidamente que son muchas las ocasiones en que éstas influyen decisivamente en nuestra vida, aunque no nos demos cuenta para lograr estar más en control sobre nuestra vida hay que saber cuales son elementos que debemos trabajar para mejorar la forma en la que vivimos:

Autoconciencia emocional

Es reconocer cómo nuestro estado anímico afecta al comportamiento, cuáles son nuestras capacidades y cuáles son nuestros puntos débiles. Debemos saber exactamente qué nos ocurre en el cuerpo y qué sentimos. Este es el primer paso y sólo se da cuando la información afectiva entra en el sistema perceptivo.

Autorregulación

Nos permite reflexionar y dominar nuestros sentimientos o emociones, para no dejarnos llevar por ellos ciegamente, es saber detectar las dinámicas emocionales, saber cuáles son efímeras y cuáles son duraderas.

Automotivación

Enfocar las emociones hacia objetivos y metas nos permite mantener la motivación y establecer nuestra atención en las metas en vez de en los obstáculos.

Empatía

El reconocer las emociones y sentimientos de los demás es el primer paso para compren- der e identi carnos con las personas que los expresan.

habilidades sociales

Es saber tratar y comunicarse con aquellas personas que nos resultan simpáticas o cerca- nas, pero también con aquellas con las que naturalmente no tenemos a nidad.

IE en empresas

Se ha descubierto que una de las claves del éxito comercial y de la venta de sus productos está en el grado en que sus trabajadores son capaces de reconocer y controlar sus emociones, así como las de sus clientes. Es casi impensable concebir un comercial de ventas que carezca de habilidades en el trato con los clientes, un empresario sin motivación para la dirección de su compañía o un negociador que no sepa capaz de controlar sus impulsos y emociones.

En lo anteriormente mencionado radica la importancia de tomar consciencia sobre nuestras emociones y cómo in uencian en nuestra vida tanto afectiva como laboral.

Share.

Comments are closed.