El ros­tro es nues­tra car­ta de pre­sen­ta­ción y siem­pre desea­mos que expre­se lo mejor de noso­tros. Sin embar­go, la piel de la cara refle­ja muchas veces el estrés que sufri­mos, el can­san­cio y el paso del tiem­po. En esta edi­ción de Moda, habla­mos con Adria­na Jofré, direc­to­ra médi­ca de Be Esté­ti­ca y Ciru­gía Plás­ti­ca, que nos comen­tó que las con­sul­tas sue­len rea­li­zar­se por arru­gas, man­chas, fla­ci­dez y fal­ta de elas­ti­ci­dad. Si sen­tís que algu­na de estas pro­ble­má­ti­cas hace que tu piel luz­ca poco salu­da­ble, esta nota es para vos.

Man­chas

Si bien no exis­te un tra­ta­mien­to úni­co para las man­chas de la piel, hay algu­nas solu­cio­nes con las que pode­mos apla­car­las a lo lar­go de los años. Para empe­zar, debe­mos hacer una con­sul­ta y des­car­tar que no exis­ta nin­gún pro­ble­ma médi­co que las esté gene­ran­do. A con­ti­nua­ción, el espe­cia­lis­ta nos pedi­rá uti­li­zar cre­mas y exfo­lian­tes bajo rece­ta que pre­pa­ren la piel para la micro­der­moa­bra­sión median­te pun­ta de dia­man­te, que es la exfo­lia­ción con­tro­la­da, pre­ci­sa y pro­gre­si­va de la capa cór­nea de la piel. Es un tra­ta­mien­to físi­co de arras­tre no inva­si­vo median­te el cual las célu­las muer­tas son remo­vi­das y aspi­ra­das para dar lugar a una rege­ne­ra­ción celu­lar. Lo fun­da­men­tal es com­ple­men­tar este tra­ta­mien­to con el uso de pan­ta­lla solar todos los días. Pue­de rea­li­zar­se en cual­quier épo­ca del año.

Arru­gas

Ni todas las arru­gas son igua­les, ni se tra­tan de la mis­ma mane­ra. Pue­den ser finas o grue­sas, de expre­sión o pro­vo­ca­das por el foto­en­ve­je­ci­mien­to. Para cada una de ellas exis­te una alter­na­ti­va de tra­ta­mien­to.

Ni todas las arru­gas son igua­les, ni se tra­tan de la mis­ma mane­ra. Pue­den ser finas o grue­sas, de expre­sión o pro­vo­ca­das por el foto­en­ve­je­ci­mien­to (acu­mu­la­ción de sol que la piel con­ser­va en su memo­ria). Las del ter­cio supe­rior del ros­tro, del ojo para arri­ba, se tra­tan por lo gene­ral con bótox, un méto­do ino­cuo, con pocas con­tra­in­di­ca­cio­nes, hipo­aler­gé­ni­co, rápi­do, efi­caz y rever­si­ble -ya que dura 5 meses-. Lo que gene­ra es una atro­fia mus­cu­lar, por lo que el múscu­lo se pone más fino y el sur­co pro­vo­ca­do por el ges­to se eli­mi­na. Pre­vio a esto, pue­de ser nece­sa­ria una rege­ne­ra­ción del colá­geno, cuyo tra­ta­mien­to se expli­ca más ade­lan­te.

De los ojos para aba­jo, se reco­men­da­rá un tra­ta­mien­to para las arru­gas ges­tua­les pro­fun­das y otro para las arru­gas finas (foto­en­ve­je­ci­mien­to). El pri­mer gru­po inclu­ye los sur­cos naso­ge­nia­nos, los del bor­de del labio, deba­jo de los labios, o bien cual­quier arru­ga bien mar­ca­da. En estos casos, el relleno de áci­do hia­lu­ró­ni­co de alto volu­men es el indi­ca­do. Se tra­ta de un gel que se apli­ca median­te micro-inyec­cio­nes direc­ta­men­te en la piel y, ade­más de repo­ner el áci­do hia­lu­ró­ni­co per­di­do, per­mi­te remo­de­lar for­mas y con­tor­nos del ros­tro y labios, y otor­gar volu­men en las áreas modi­fi­ca­das por el pro­ce­so de enve­je­ci­mien­to. Se apli­ca cada un año o dos.

Para las arru­gas finas, que pue­den estar alre­de­dor de los ojos, en los pómu­los, en las oje­ras, en los esco­tes, en el cue­llo, se uti­li­za la meso­te­ra­pia de áci­do hia­lu­ró­ni­co, que se dife­ren­cia de los relle­nos en que el áci­do apli­ca­do es de muy baja inten­si­dad y deben hacer­se, por lo menos, 3 sesio­nes por año, depen­dien­do de la zona y la necesidad del pacien­te.

Elas­ti­ci­dad de la piel

A medi­da que enve­je­ce­mos, los nive­les de colá­geno y elas­ti­na dis­mi­nu­yen, que en la piel joven ayu­dan a man­te­ner la piel fir­me y sua­ve. Para reju­ve­ne­cer­la es ideal la radio­fre­cuen­cia, que a tra­vés de la trans­fe­ren­cia de ener­gía en for­ma de calor a los estra­tos más pro­fun­dos de la der­mis, logra la esti­mu­la­ción de la pro­duc­ción de colá­geno, eli­mi­nan­do los sig­nos del enve­je­ci­mien­to de la piel y devol­vién­do­le una apa­rien­cia juve­nil y loza­na.

En el mun­do de la medi­ci­na esté­ti­ca, exis­ten opcio­nes en cuan­to a la cali­dad de los equi­pos de radio­fre­cuen­cia. Mien­tras mejor sea el equi­po, mejo­res serán los resul­ta­dos, por lo que se reco­mien­da el Venus Legacy.

La meso­te­ra­pia de áci­do hia­lu­ró­ni­co es ideal para las arru­gas finas que pue­den estar alre­de­dor de los ojos, en los pómu­los, en las oje­ras, en los esco­tes o en el cue­llo.

Fla­ci­dez

Para corre­gir la fla­ci­dez del ángu­lo del maxi­lar y de los pómu­los, se ha lan­za­do un nue­vo méto­do con exce­len­tes resul­ta­dos a cor­to y lar­go pla­zo. Es el sis­te­ma HIFU, una emi­sión ultra­só­ni­ca de alta inten­si­dad, capaz de con­cen­trar su ener­gía en las estruc­tu­ras de pro­fun­di­dad selec­cio­na­das, sin afec­tar teji­dos super­fi­cia­les como la epi­der­mis. El pri­mer sín­to­ma será notar la den­si­dad del teji­do. El colá­geno ten­drá un tiem­po de rees­truc­tu­ra­ción apro­xi­ma­do de 21 días y lue­go irá en aumen­to. El resul­ta­do com­ple­to se ve a los 2-3 meses, y con bue­nas expec­ta­ti­vas de resul­ta­dos inclu­so des­pués de 6 meses.

Es lo que lla­man un “lif­ting sin ciru­gía”, sien­do una alter­na­ti­va efi­caz a pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos. Es no inva­si­vo y media­na­men­te dolo­ro­so. Se rea­li­za una vez al año y la sesión dura una hora y media.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here