Por Rosa­na Con­te / Pro­duc­to­ra y Ase­so­ra de ima­gen

UN ESTILO QUE VAS A AMAR

¿Nun­ca has oído qué es el effortless chic? Todas cono­ce­mos a alguien que con un jean, cha­tas o flats, una lin­da car­te­ra y reme­ra o cami­sa blan­ca, está tan per­fec­ta que podría ir así a cual­quier lado. Pero, ¿por qué vos no? Te voy a dar las cla­ves para lograr­lo.
¿Cómo son las celebs cuan­do salen a la calle como el res­to de las mor­ta­les? Pues algu­nas se equi­vo­can estre­pi­to­sa­men­te y otras hacen gala del effortless chic. ¿Y esto qué es? Nada más ni nada menos que estar per­fec­ta, ele­gan­te e ideal con unos sim­ples jeans y cami­se­ta blan­ca. Como el como­dín bási­co de este esti­lo, a lo que podés agre­gar­le siem­pre tu toque per­so­nal. Si, se pue­de y te vamos a demos­trar cómo.
El con­jun­to por exce­len­cia del “chic sin esfuer­zo” (effortles chic) se basa en unos bue­nos jeans, chu­pi­nes o rec­tos en azul oscu­ro, celes­te o has­ta los des­troy (tam­bién sir­ve uno negro) y que que­de muy bien, una cami­se­ta bási­ca blan­ca o mari­ne­ra, un swea­ter liviano o de lana bási­co y un trench o abri­go más pesa­do. En los pies: unas cha­tas o cal­za­do flat, tam­bién sti­let­tos (nun­ca pla­ta­for­mas o zapa­tos gro­tes­cos), moca­si­nes o inclu­so unas Con­ver­se serán váli­das. Los colo­res siem­pre en blan­co, negro, camel, gris, azul y todos los neu­tros, la nota de color en rojo en algún acce­so­rio. ¿Fácil? Cla­ro que sí, cual­quier pren­da la tenés en tu arma­rio, solo poné tu crea­ti­vi­dad en mar­cha y crea tu pro­pio esti­lo effortles.
 

Claves del Effortless Chic

  1. No se nece­si­ta ser estri­den­te para estar bien.
  2. Sofis­ti­ca­ción sutil, arre­gla­da pero des­preo­cu­pa­da.
  3. Natu­ra­li­dad. Se refle­ja en pei­na­dos sim­ple y en make up sutil.
  4. NO” a los exce­sos. Si es enca­je, es negro, la mono­cro­mia favo­re­ce.
  5. Armar looks con pren­das bási­cas y saber mez­clar. Se pue­de com­bi­nar un jean des­troy con unos sti­let­tos y un trench.
  6. Ella siem­pre es más impor­tan­te, nun­ca opa­car­se por la ropa uti­li­za­da.
  7. Mez­clar low cost (bara­ta) con high cost (caras). Siem­pre tener una bue­na car­te­ra com­bi­na­da con pren­das bási­cas.

Por Rosa­na Con­te

Pro­duc­to­ra y ase­so­ra de ima­gen. Perio­dis­ta de moda.Lic. en Mar­ke­ting, espe­cia­li­za­da en Comu­ni­ca­ción de Imagen.Ex mode­lo reconocida.Jurado en impor­tan­tes even­tos de moda. Pre­sen­ta­do­ra del ciclo de moda de un medio local.