BLOCKCHAIN REVOLUCIÓN FINANCIERA

0

Silicon Valley tiene su propia agenda sobre el futuro del capitalismo: quiere que sea 100% digital, móvil, ágil y transparente. También proponen que las plataformas que las hacen posibles estén disponibles 24 horas al día.

Desde la ciudad ubicada al sur de la Bahía de San Francisco se está gestando y fomentando un nuevo sistema financiero, el Blockchain, una base de datos distribuida que evita manipulaciones y duplicados.

Al encontrarse dividida en millones de computadoras que se actualizan constantemente, resulta muy difícil hackearla o manipularla al no estar centralizada en ninguna parte en concreto. Por otro lado, evita duplica­dos, simplemente porque los archivos no pueden reproducirse. Es como transferir dinero de una cuenta corriente a otra, en la cual no nos pode­mos quedar con ninguna parte de lo que hemos enviado.

La principal ventaja y el uso más frecuente que se le puede dar a este nuevo sistema, es la llamada conciliación bancaria, que es lo que ocurre cuando las entidades nancieras de todo el mundo ponen en común la información que poseen de sus distintas bases de datos para asegurarse de que las operaciones queden registradas correctamente y corregir los errores.

El sistema de Blockchain vuelve mucho más fácil y eficaz esa comuni­cación, sumado a la rectificación de fallos de una mejor manera, porque se comparte al mismo tiempo múltiples bases de datos, manteniéndolos conectados y actualizados.

Otra ventaja que presenta frente a las entidades financieras tradicionales es la agilización y abaratamiento de las transferencias internacionales, logrando entre un 33% y un 60% de reducción de costos. Además, hay otra ventaja muy importante, los tokens; son productos digitales que se parecen a una moneda, pero su valor depende únicamente de los activos que representan.

Pueden representar desde dinero hasta materia prima. Las empresas pueden utilizarlos como medio de pago o cobro sin recurrir necesaria­mente a una entidad financiera y sin tener que abrir una cuenta en ella.

Una nueva utilidad se presenta con esta modalidad financiera, los contratos inteligentes, estos son archivos digitales construidos sobre blockchain los cuales son inmodificables y quedan almacenados en una base de datos distribuida y compartida por los firmantes. Asimismo la ejecución de las obligaciones se produce automáticamente.

De igual forma, blockchain, monedas digitales, tokens y contratos inteli­gentes necesitan de la confianza de las grandes empresas y de la población general que aún mantienen sus dudas por los posibles fallos de seguridad.

Pero blockchain sólo será una realidad cuando el Internet de las cosas se materialice, conectando a 50.000 millones de dispositivos. Por el momen­to vivimos el ensayo de una revolución financiera gestada en la ciudad de las grandes mentes.

Share.

Comments are closed.