Un gul, según una creen­cia ára­be, es un demo­nio necró­fa­go que habi­ta en luga­res inhós­pi­tos y fre­cuen­ta cemen­te­rios; son mons­truos “vivos” que pro­fa­nan tum­bas y secues­tran niños para devo­rar­los. Fue la exi­to­sa pro­duc­to­ra Blum­hou­se, de India, la que se hizo eco de esta mito­lo­gía para crear una serie que esta­rá dis­po­ni­ble en Net­flix a par­tir del 24 de agos­to. Su sinop­sis sigue la his­to­ria de una inte­rro­ga­do­ra mili­tar inex­per­ta que lle­ga a un cen­tro de deten­ción clan­des­tino y des­cu­bre que, entre los terro­ris­tas cau­ti­vos, hay engen­dros de otro mun­do. Está pro­ta­go­ni­za­da por Rad­hi­ka Apte, Manav Kaul, Rat­na­ba­li Bhat­ta­char­jee y cuen­ta con la direc­ción de Patrick Graham.

Es el segun­do titu­lo indio en la pla­ta­for­ma strea­ming y el CEO de Blum­hou­se, Jason Blum, dijo: “Esta es la pri­me­ra incur­sión de Blum­hou­se en el géne­ro de terror en India y esta­mos entu­sias­ma­dos de com­par­tir este pro­yec­to con aman­tes del terror de todo el mun­do”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here