Basa­do en un pro­gra­ma real de lucha de media­dos de los 80, GLOW (Gor­geus Ladies of Wrestling) revi­ve lo que fue un fenó­meno tele­vi­si­vo, famo­so por rom­per récords de audien­cia  y empo­de­rar al géne­ro feme­nino en un depor­te has­ta enton­ces rea­li­za­do sola­men­te por hom­bres. Pro­duc­to de la cari­ca­tu­ri­za­ción, la sexua­li­za­ción y este­reo­ti­pa­ción de las muje­res, este show daba rien­da suel­ta a lo peor de la cul­tu­ra del espec­tácu­lo. Net­flix pre­sen­ta el otro lado de la mone­da: las luchas inter­nas de las pro­ta­go­nis­tas, sus vidas fue­ra del ring, los con­flic­tos que enfren­tan con el mun­do que les tocó vivir y la rela­ción sal­va­do­ra que cons­tru­yen jun­to a sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo.

Pro­du­ci­da por la crea­do­ra de Oran­ge is The New Black, esta serie es un des­plie­gue de color, mallas, glit­ter y pei­na­dos con altu­ra. Aho­ra lle­gó a la pla­ta­for­ma strea­ming su segun­da tem­po­ra­da, que no tie­ne nada que envi­diar a la pri­me­ra: se pro­fun­di­za sobre la vida de los pro­ta­go­nis­tas y el espec­ta­dor lle­ga a cono­cer­los más.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here