Los aplau­sos de este mes se los lle­va Han­nah Gadsby con su impre­sio­nan­te “stand up” Nanet­te. Las comi­llas mati­zan el géne­ro por­que la come­dian­te aus­tra­lia­na logró rom­per, majes­tuo­sa­men­te, los lími­tes de stand up comedy para dar­le muchí­si­ma más con­tun­den­cia a su show. Es que, des­pués de hacer esta­llar en risas a su audien­cia, con­fe­só que pla­nea­ba dejar la come­dia por­que ya no quie­re some­ter su dolor -y el de todas las muje­res y per­so­nas LGBTQ- a la risa. Expli­ca que una bro­ma está com­pues­ta por un momen­to de ten­sión segui­do de un momen­to de rela­ja­ción que pro­vo­ca la car­ca­ja­da. A par­tir de aho­ra, bus­ca­rá que esa ten­sión lle­ve a la refle­xión y al cam­bio. Para­dó­ji­ca­men­te, este es su mayor éxi­to pro­fe­sio­nal has­ta el momen­to. “He cons­trui­do una carre­ra a par­tir de reír­me de mí mis­ma y ya no quie­ro hacer eso”, dice en el espe­cial. “Por­que ¿entien­den uste­des lo que sig­ni­fi­ca reír­se de sí mis­ma cuan­do lo hace alguien que ya está mar­gi­na­da? No es humil­dad. Es humi­lla­ción”.

El bri­llan­te acto se desa­rro­lla en torno a temas de géne­ro como nun­ca antes fue­ron abor­da­dos: empe­zan­do por gra­cio­sas anéc­do­tas, pasan­do por la crí­ti­ca sagaz y lle­gan­do a las pro­fun­das con­fe­sio­nes de quien sufrió, per­so­nal­men­te, trau­mas per­so­na­les y abu­sos. El show cie­rra con risas, pero que­da den­tro calan­do cada gra­mo de nues­tra huma­ni­dad.

Nanet­te se ha vuel­to una sen­sa­ción inter­na­cio­nal y, como decla­ró la come­dian­te Tig Nota­ro: “Debe ser un requi­si­to, algo que tie­nes que ver si eres un ser humano”.

Mirá el avan­ce:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here