No hay duda que es una estación de transición, de transformaciones, que tiende a provocar cambios en nuestro estado anímico y físico. Para estar saludable para el invierno tenga en cuenta estos tips.

El des­cen­so de la tem­pe­ra­tu­ra requie­re un mayor con­su­mo de ener­gía, ese es uno de los fac­to­res que in uyen en el des­cen­so de nues­tra capa­ci­dad de defen­sa. Estas son nues­tras reco­men­da­cio­nes para man­te­ner­se sanos:
Aumen­tar las defen­sas: es un con­se­jo vital que nos ayu­da­rá mucho para enfren­tar mejor no sólo al pro­pio cam­bio esta­cio­nal en sí, sino tam­bién a los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y de tiem­po pro­pios de esta épo­ca.
Dor­mir lo nece­sa­rio: des­can­sar bien es sinó­ni­mo de bue­na salud y nos ayu­da a afron­tar mejor el oto­ño.
Hacer ejer­ci­cio: es ideal para bene ciar­se de una vida sana y con él tam­bién pode­mos apre­ciar de la pro­pia belle­za de esta esta­ción.
Abri­gar­se: es nece­sa­rio usar ropa que con­tri­bu­ya a man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra uni­for­me duran­te todo el día, dadas las varia­cio­nes pro­pias de esta épo­ca.
Ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y salu­da­ble: en estos momen­tos es una bue­ní­si­ma idea dis­fru­tar de los ali­men­tos de tem­po­ra­da, como los higos o los hon­gos.
En esta épo­ca es pre­ci­so pre­pa­rar­se para estar salu­da­ble de cara a la lle­ga­da del invierno, sin olvi­dar­se de dis­fru­tar de las her­mo­sas pos­ta­les que el oto­ño nos rega­la. Estos son los prin­ci­pa­les con­se­jos a tener en cuen­ta para sen­tir­se bien; con algu­nos cui­da­dos y pre­cau­cio­nes esta­rá lis­to para vivir esta her­mo­sa esta­ción y estar pre­pa­ra­do para el frío que ven­drá.